BIBLIOTECADocumentos

Theo van Doesburg, La transformación de la Aubette en Estrasburgo

Theo van Doesburg, The transformation of the Aubette in Strasbourg, tecnne

Theo van Doesburg, The transformation of the Aubette in Strasbourg (1926-1928)

La estructura de la plaza Kléber de Estrasburgo, llamada “Aubette”, es el vestigio de un gran complejo monástico, aunque rezagado, que data del siglo XIII; la mayoría de los edificios fueron demolidos en el siglo XVI (1552). Los restantes fueron adaptados a un uso militar. En 1764, en relación con la construcción de nuevas carreteras, se encargó al arquitecto francés Blondel la construcción de una estructura en la plaza Kléber que sirviera de modelo para el estilo de la época.

Blondel, apodado “El Enderezador”, abarcaba todo el complejo rezagado de la enorme fachada, que aún hoy ocupa casi toda la parte norte de la Place Kléber. Este complejo fue llamado “Obet”, más tarde “Aubette”. Durante casi un siglo el edificio fue utilizado con fines militares, hasta que en 1845 se estableció allí un café (Café Cade), al que en 1867 se añadió una sala de conciertos, que sirvió durante bastante tiempo como escuela de música. En 1869 la Aubette fue adquirida por la ciudad, que la convirtió en parte en un museo en el que se albergaban cuadros de famosos maestros. Un año después fue quemada por los alemanes, sin que se salvara ni una sola obra de arte. Sólo sobrevivió la fachada de Blondel.

En 1911, la plaza Kléber sería objeto de una importante renovación en la que participarían nada menos que 46 arquitectos. Sin embargo, los planos, que ahora se conservan en el archivo de la ciudad, nunca se ejecutaron y, por lo tanto, la Aubette siguió siendo un edificio indistinto y descuidado, que deshonró la plaza en lugar de realzarla.

Así como la Aubette de Estrasburgo se transformó con el tiempo de acuerdo con las circunstancias y las necesidades de la época, así el edificio actual ha tenido que ajustarse a las necesidades contemporáneas. La Aubette, y sobre todo el ala derecha, se ha convertido en un centro de diversión. En 1921 los promotores Horn y Heitz Brothers arrendaron el edificio a la ciudad por un período de noventa años. La ciudad estipuló, sin embargo, que no se podían hacer cambios esenciales en la fachada, siendo ésta un Monumento Histórico. Excepto la carpa sobre la terraza, de 53 m de longitud, que une los salones que dan a la plaza, y el moderno letrero de luz eléctrica de la fachada, no se cambió nada en el exterior. Sin embargo, los altos cristales de la Five O’clock y los cafés adyacentes, montados en finos marcos de hierro, dan a la fachada un aspecto moderno. Originalmente, yo quería que el letrero de neón se extendiera a lo largo de toda la fachada, pero el gobierno de la ciudad, que aún ahora está en litigio con los promotores porque la carpa estrictamente horizontal que domina la terraza no corresponde al estilo del siglo XVIII, le negó el permiso.

Los promotores -uno de ellos, el Sr. Paul Horn, es también arquitecto- no sabían en un principio qué hacer con las numerosas salas. Los proyectos diseñados durante los primeros cinco años con la ayuda de muchos arquitectos-decoradores no fueron ejecutados. Entre ellos había todo tipo de variaciones de estilo “moderno” y “clásico”, prevaleciendo el Biedermeier. Sobre el papel, la Aubette atravesó todos los estilos, desde el Imperio hasta el Jugendstil, y como se dice, la realización fue impedida principalmente por los altos costos y por la inestabilidad monetaria de la época. El Sr. Paul Horn se había ocupado de que los cimientos fueran reforzados y había combinado muchas habitaciones pequeñas en unas pocas grandes. En resumen, el trabajo en bruto ya había sido preparado cuando me involucré con la Aubette en septiembre de 1926. Los hermanos Horn me invitaron a venir a Estrasburgo y, animado por la posibilidad de realizar mis ideas sobre el diseño interior a gran escala y sin restricciones, acepté el encargo de transformar las salas principales en un sentido moderno, tanto arquitectónico como estético.

Theo van Doesburg, The transformation of the Aubette in Strasbourg, tecnne

La primera tarea fue el diseño de nuevos planos de acuerdo con la ubicación y el propósito de las distintas salas. Estos diseños fueron aprobados por la ciudad así como por los promotores sin cambios importantes. Aquí operé de la manera más funcional, pero ¿cómo se podría definir a priori toda la vida y actividades en un edificio de este tipo antes de aprender cómo se desarrollan realmente? Los planos de planta llevaban innegablemente la marca de las actividades metropolitanas, mientras que yo evitaba definir la función y el propósito de forma demasiado estricta.

Me propuse la tarea de crear una galería, con el objetivo de conectar los espacios, que permitiera al público ir y venir, sin necesidad de permanecer en ninguna de las salas durante mucho tiempo. La arcada existente, que separa el ala derecha de la izquierda, conectando la entrada principal de la plaza con una de las calles principales del centro, facilitaba esta tarea. Esta arcada da acceso a los espacios de la planta baja: cafeterías, restaurantes, la Five O’clock (con decoraciones de la Sra. Täuber-Arp), pastelería, bar y dependencias de servicio con ascensor.

También al hueco de la escalera, que conduce a la sala de baile Caveau y a los pisos superiores. Para ayudar al público a orientarse, he colocado una tabla informativa en la entrada principal de la galería. Cada sección tiene un número de forma y color definidos, mientras que este mismo signo es claramente visible en la entrada de cada habitación.

En la planta baja se encuentran la arcada, la cafetería-librería, la cafetería-restaurante, el salón de té, el bar Aubette y un área de servicio. En el sótano se encuentran las cabinas telefónicas, los aseos, los guardarropas, el bar americano y la sala de Cabaret-Dance, pintada por Hans Arp. En el entresuelo se encuentran: aseos, guardarropas y una sala de billar. En el primer piso sobre el nivel del suelo se encuentra el Cinéma-Dancing-Cabaret, una pequeña y una gran sala de funciones, y un área de servicio. En el nivel superior se encuentran los apartamentos del director y del personal permanente; también los almacenes para las provisiones. En las salas contiguas se encuentran las oficinas, mientras que las enormes cocinas y las instalaciones de refrigeración están en el entresuelo.

Los principales materiales utilizados para los interiores, de acuerdo con las exigencias modernas, son: hormigón, hierro, chapa de vidrio, aluminio, níquel, caucho duro (utilizado por primera vez por mí para las barandillas de las escaleras y las barras de las puertas), terrazo, rabitz, linóleo, parquet, azulejos, duraluminio, lincrusta, ripolín, vidrio esmerilado, caucho, cuero, esmalte, pan de plata, etc. Evité en lo posible el uso de la madera: las puertas están todas ejecutadas en hierro y chapa de vidrio sin subdivisiones. Las ventanas y puertas que dan a la arcada se extendieron hasta el techo, lo que permitió maximizar la luz, la transparencia y el orden. De esta manera se eliminó el molesto espacio entre el techo y la ventana y entre el techo y la puerta.

La iluminación, siendo diferente en cada sala de acuerdo con su propósito, requería un estudio especial. Buscábamos una iluminación uniforme, clara, pero suave, que suprimiera las sombras tanto como fuera posible. Las anticuadas fuentes de luz central fueron descartadas en todas partes, mientras que empleamos luz directa y reflejada, dependiendo del propósito. En la gran sala de cine y baile del primer piso sobre el nivel del suelo, la iluminación es indirecta, realizada por reflectores montados en barras de níquel, que se cuelgan en el espacio a lo largo de toda la sala. En el gran salón de banquetes hay una iluminación directa, mediante placas de esmalte normalizadas en las que están montadas lámparas de vidrio de leche. El mismo método de iluminación se empleó en el pequeño salón de actos y en el salón de té. Originalmente tenía la intención de iluminar la arcada, así como las diferentes salas mediante barras de luz de neón (lumière froide), pero tuve que renunciar a ese plan por falta de luz de neón blanca. En el café y el restaurante apliqué bombillas en enchufes orientados horizontal y verticalmente.

Las mesas, sillas, sofás y otros muebles están estandarizados en tamaño y forma. Estos muebles, en los que se ha descartado toda artisticidad, se producen en fábrica según mis diseños. Me ceñí a las formas más elementales. Aunque las piezas son lo suficientemente estables como resultado de una construcción lógica, evité la pesadez. Las sillas son del tipo Thonet, pero las proporciones se modificaron en la ejecución. Las patas de los sofás de cuero rojo y negro (en el café y el restaurante) fueron sustituidas por finas patas de níquel. Esto se hizo también con las tablas laterales y los armarios.

Hice que se ejecutaran los letreros de todo el edificio con la misma impresión, y usé el mismo tipo de letra sobria para el letrero eléctrico de la fachada y las transparencias de los toldos.

Theo van Doesburg, The transformation of the Aubette in Strasbourg, tecnne

Epílogo

Originalmente tenía la intención de construir todo el interior de la Aubette puramente arquitectónico y con el uso de materiales duraderos. Sin embargo, pronto descubrí que había caído en manos de los especuladores y que las autoridades de la ciudad y los promotores, por razones muy “personales”, presionaban todo el tiempo para economizar más. El dinero asignado por la ciudad a los promotores no se desperdició en materiales, ni en la instalación. Todo tenía que ser barato. Por lo tanto, me vi obligado a recurrir a materiales sustitutivos, que no podían beneficiar la apariencia, ciertamente no a largo plazo. Aunque no quiero estar en desacuerdo con los críticos que consideraban que muchos rasgos tenían mucho éxito tanto en el aspecto arquitectónico como en el pictórico (hasta el punto de que la aproximación a un ideal es del todo posible en una transformación utilizando el más simple de los medios), sin embargo, gran parte de la unidad plástica se perdió aquí debido al ahorro y a la excesiva prisa. La apariencia también se ve perjudicada por la total falta de mantenimiento y por los rudos caminos de los Estrasburgo.

En cualquier caso, este fue el primer intento, en contraste con el racionalismo, de combinar todo para crear la atmósfera de una arquitectura plástica.

Theo van Doesburg

Theo van Doesburg, “The transformation of the Aubette in Strasbourg (1926-1928)” Het Bouwbedrijf: Vol. 6, № 6 (1929), 116-122

Fotografías de la publicación

TECNNE | Arquitectura y contextos