BIBLIOTECAEscritos

Terence Riley, Rem Koolhaas y el lugar de la arquitectura pública

Terence Riley, Rem Koolhaas y el lugar de la arquitectura pública, tecnne

Rem Koolhaas and the place of public architecture, Terence Riley

La Oficina de Arquitectura Metropolitana (O.M.A.), fundada por Rem Koolhaas con Elia y Zoe Zenghelis y Madelon Vriesendorp, ha perseguido durante dos décadas una visión dinamizada por la relación entre la arquitectura y la ciudad contemporánea. Además del ambicioso programa implícito en la formación del estudio, había y hay una misión distinta en la defensa de la ciudad como expresión legítima y positiva de la cultura contemporánea por parte de O.M.A./Koolhaas. La metrópoli -tanto una invención como una víctima de los últimos ciento cincuenta años de desarrollo urbano- es quizás la menos probable de las sobrevivientes.

Por su complejidad política, su espíritu técnico y su densidad a menudo abrumadora, la metrópoli ha llegado a reflejar las fuerzas que han dado forma a este siglo: la rápida industrialización, la expansión de los mercados de capitales y la prevalencia de una cultura de masas populista. Sin embargo, aun cuando estas fuerzas transformaron la ciudad, ésta se convirtió en objeto de burla y temor. La Broadacre City de Frank Lloyd Wright y el Plan Voisin de Le Corbusier no son más que dos de las innumerables propuestas presentadas en este siglo cuyo objetivo era resolver el “problema” de la metrópoli con modelos más espaciosos y ordenados.

OMA, Bibliotheque Nationale de France, tecnne
OMA, Bibliotheque Nationale de France

Los proyectos urbanos de O.M.A./Koolhaas perciben la ciudad como un superviviente, que no requiere ninguna justificación más allá de su propia existencia -su razón de ser se revela en la indestructibilidad de sus características de raíz, frente a la antipatía general del siglo XX hacia la cultura urbana. Pocos arquitectos o urbanistas contemporáneos han estado dispuestos a abrazar las gracias residuales de la metrópoli, la más evidente de las cuales es la artificialidad implacable de la ciudad. En un momento en que lo natural, lo no construido, está investido de un valor moral incuestionable, las visiones urbanas de Koolhaas y O.M.A. celebran descaradamente el entorno construido, incluso en su extremo.

Para O.M.A./Koolhaas, la mera escala de la presencia de la ciudad es una fuente de regocijo; la densidad que genera, un potencial a explotar. En su “manifiesto retroactivo” para Manhattan, Delirious New York, Koolhaas escribe:

“A través de la explosión simultánea de la densidad humana y la invasión de nuevas tecnologías, Manhattan se convirtió, a partir de 1850, en un laboratorio mítico para la invención y prueba de un estilo de vida revolucionario: La cultura de la congestión”.

OMA, Congrexpo Lille, tecnne
OMA, Congrexpo Lille

Mucho después de que las coherentes estructuras sociales y económicas de la City Beautiful se transfirieran a los suburbios, la metrópoli imaginada por Koolhaas sigue siendo una hetrotopía inconsciente y espontánea, un lugar de infinitas negociaciones.

La paradoja de planificar lo no planificado es evidente, aunque no mayor que la paradoja histórica representada en las continuas migraciones a la metrópoli de aquellos que buscan un sentido de libertad dentro de los múltiples confines de la cultura urbana.

La tensión entre este sentido de libertad y confinamiento, la identidad y el autodefinicionismo, el deseo y la restricción, es fundamental para la visión de O.M.A./Koolhaas de la metrópoli contemporánea. II. El “lugar de la arquitectura pública” se refiere tanto al papel de la arquitectura en la definición del ámbito público como, más literalmente, al lugar que se crea: el espacio en el que se activa lo que llamamos “público”.

OMA, Jussieu Library for the University of Paris, tecnne
OMA, Jussieu Library for the University of Paris

Los proyectos arquitectónicos de O.M.A./Koolhaas presentados aquí abordan específicamente cuestiones relativas al lugar de la arquitectura pública: la Bibliotheque Nationale de France, París (Concurso, 1989); el Zentrum fur Kunst und Medientechnologie, Karlsruhe (Ganador del Concurso, 1989); el Kunsthal, Rotterdam (terminado en 1992); la Biblioteca Jussieu de la Universidad de París (Ganador del Concurso, 1993); y Congrexpo, un gran centro de exposiciones y convenciones polivalente en Lille, Francia (terminado en 1994).

Los textos que acompañan a cada proyecto son, a menos que se indique lo contrario, de Rem Koolhaas en colaboración con Bruce Mau, S, M, L, XL (Nueva York: The Monacelli Press, 1995). Los programas arquitectónicos de estos proyectos son los típicamente asociados a los altos valores de la cultura urbana occidental: museos, bibliotecas y salas de congresos y exposiciones.

Además, detrás de cada una de las propuestas de O.M.A./Koolhaas está el reconocimiento de que estos programas tienen una dimensión pública intrínseca. Sin embargo, aunque los proyectos validan los placeres cosmopolitas del intelectual y del esteta, lo hacen sin nostalgia por las formas de la ciudad tradicional y su arquitectura monumental. De hecho, el marcado sentido de “ausencia de forma” celebra las tendencias de la cultura contemporánea hacia la fragmentación y la desestabilización.

La monumentalidad no triunfa: los valores humanistas intrínsecos a los programas se caracterizan menos como fundamentales que como residuales para la cultura de masas. Estas cualidades “informe” socavan muchas ideas actuales sobre el diseño arquitectónico y su papel en el ámbito público.

Los proyectos presentados aquí se caracterizan por un énfasis reducido en la forma, en relación con las otras cualidades que la arquitectura podría poseer. Hay una notable inclinación hacia un carácter genérico global, evidente, por ejemplo, en la sencilla concepción volumétrica de la Bibliotheque Nationale de France (BNF). Sin embargo, incluso cuando el exterior del Kunsthal se aproxima a una simplicidad miesiana general, confunde las expectativas con sus retorcidas geometrías internas y el carácter de pantalla de sus fachadas.

OMA, Kunsthal Rotterdam, tecnne
OMA, Kunsthal Rotterdam

El hecho de que una fachada no sea una fachada sino una membrana permeable se explota más literalmente en el proyecto del Zentrum fur Kunst und Medientechnologie (ZKM), en el que la elevación principal es una enorme pantalla de proyección de diez pisos. De forma menos explícita, pero igual de exitosa, el interior del BNF se “proyecta” a través de la piel translúcida que encierra la estructura.

El museo, la biblioteca y las salas de congresos y exposiciones se definen por la forma en que los requisitos funcionales específicos se cruzan con su dimensión pública. En la BNF, las interrelaciones son explícitas: el edificio se concibe como una sólida masa de programa (las pilas para los millones de documentos en los fondos de la biblioteca), con los espacios públicos existentes como vacíos en su interior.

La Biblioteca Jussieu y el Kunsthal activan de forma similar el espacio programático de la estructura con un aspecto público. En el Kunsthal, un pasaje público a través del edificio conduce a una enorme terraza cubierta. La circulación interna de ambos proyectos es una serie de rampas continuas que, como en el Museo Guggenheim de Nueva York, proporcionan un continuo continuo de programa y espacio público. Más que los modelos estables de la piazza y el cour d’honneur, los espacios públicos de Koolhaas recuerdan la transitoriedad del bulevar.

Las alargadas escaleras mecánicas llegan a través de seis pisos del monumental vestíbulo de entrada del ZKM, convirtiéndose en un símbolo de la potencial grandeza de la cultura de masas. Los diseños de O.M.A./Koolhaas del espacio público y la arquitectura monumental para la cultura de masas contemporánea no son ajenos a las implicaciones de su escala -específicamente el potencial para abrumar la presencia del individuo-, pero lo tratan de manera no sentimental. Por ejemplo, la terraza al aire libre del ZKM no da una falsa sensación de comodidad, pero fomenta una sensación de alegría en el espectáculo de la cultura de masas.

OMA, Zentrum fur Kunst und Medientechnologie, tecnne
OMA, Zentrum fur Kunst und Medientechnologie

Este regocijo es evidente en la escala física de Congrexpo, cuya huella cubre por sí sola casi 300.000 pies cuadrados, pero también en su propia identidad como un lugar de encuentro central para las decenas de millones de viajeros de Londres, Bruselas, París y sus regiones metropolitanas, todos ellos unidos por conexiones de tren de alta velocidad. O.M.A./Koolhaas da expresión pública a los valores culturales de finales del siglo XX, en el marco de una sociedad de masas internacionalizada, lo que constituye un momento significativo en el desarrollo de la metrópoli.

Esta expresión pública contrarresta el retiro del espacio real representado por las tecnologías cibernéticas, al mismo tiempo que milita contra el retiro del tiempo real representado por los intentos de simular las apariencias de la ciudad preindustrial. De este modo, O.M.A./Koolhaas argumenta positivamente el papel continuo del arquitecto en la definición del ámbito público.

Terence Riley

Riley, Terence, “Rem Koolhaas and the place of public architecture” en O.M.A. at MoMA: Rem Koolhaas and the place of public architecture, Catálogo de exposición: November 3,1994 – January 31,1995, (New York: Museum of Modern Art, 1994)

Imágenes: OMA

TECNNE | Arquitectura y contextos ©Marcelo Gardinetti. Todos los derechos reservados