BIBLIOTECAEscritos

Mary McLeod, del posmodernismo al deconstructivismo

Mary McLeod, del postmodernismo al deconstructivismo

Mary McLeod, del postmodernismo al deconstructivismo

Casi inevitablemente, cualquier ensayo sobre el postmodernismo debe enfrentar los problemas de definir este movimiento diverso y pluralista. Los intentos de definición han variado desde la periodización histórica a gran escala (Fredric Jameson), pasando por ecuaciones filosóficas (el posmodernismo como equivalente cultural del postestructuralismo), hasta tendencias o intenciones estilísticas específicas, abiertas a las diferencias de un campo a otro (la autonomía y el formalismo, por ejemplo, se consideran modernos en un campo, posmodernos en otro).

Mary McLeod, del postmodernismo al deconstructivismo

Mary McLeod “Architecture and Politics in the Reagan Era: From Postmodernism to Deconstructivism” Assemblage 8 (February 1989)

 

K. Michael Hays, Introducción a Mary McLeod From Postmodernism to Deconstructivism


Un relato del posmodernismo asocia los esfuerzos de recuperación de la memoria cultural a través de alusiones formales e históricas a la política neoconservadora, manteniendo la posición, como expresa Mary McLeod en su ensayo aquí, de que las formas de "fragmentación, dispersión, descentralización, esquizofrenia, [y] perturbación" pueden imbuir a la arquitectura de un poder "crítico" asociado a las prácticas teóricas postestructuralistas. Pero otro punto de vista entiende tanto el pastiche de las representaciones históricas como la crítica postestructuralista de las mismas como secundarios a la acelerada cultura de consumo que caracterizó a la década de 1980. Pues algo así como la lógica binaria del formalismo anterior, basada en la línea estructural, todavía sangra a través del tejido de las teorías posteriores que, por lo demás, reclaman una fuerza proliferante y desestabilizadora más radical. En la mayoría de las versiones de la llamada arquitectura postestructuralista o deconstructivista, la negatividad del modernismo se reconstituye como un sistema de signos específico por derecho propio, que luego se opone "críticamente", incluso "recientemente" (tales palabras prevalecieron en el decenio de 1980), al contexto en el que se inserta. La estridente frescura de la nueva arquitectura sigue tratando de desempeñar un papel esencialmente modernista en la renovación de la percepción, pero sustituye el paquete socio-estético-productivo totalizado del modernismo por una práctica de signos que comparte las mismas técnicas de producción y entrega de edificios con otra práctica de signos a la que se opone. Y a medida que se acercaban a su fin los años ochenta, surgieron dudas sobre si una arquitectura que no es más que una práctica de signos podría escapar alguna vez a la des-ministración de convertirse en una forma más degradada de la mercantilización de la información.

El discurso del postmodernismo arquitectónico puso en primer plano una lucha muy sentida en la teoría de la arquitectura progresiva. La depreciación total del posmodernismo como síntoma del capitalismo es tan reductora como los anteriores rechazos izquierdistas del modernismo (el ataque de Lukacs al expresionismo en el decenio de 1930, por ejemplo, o incluso la renuncia de Adorno al jazz); sin embargo, no se puede negar que la arquitectura posmoderna, en todas sus formas, está sólidamente anclada en la cultura de consumo. Cuando incluso esos experimentos (ya sean cínicos o sinceros) supuestamente dirigidos a socavar el sistema parecen inevitablemente extraer sus vidas del mismo tipo de deseo insaciable que mantiene el sistema de consumo en primer lugar, la teoría se enfrenta a la imposibilidad de imaginar otra cosa, de proyectar un espacio fuera de las estructuras de la mercantilización.

Como lo que para algunos fue la arquitectura más radical de los años 80 se estaba extendiendo a través de la máquina publicitaria de Philip Johnson y el Museo de Arte Moderno, la teoría arquitectónica tuvo que luchar con estos problemas. La atención de McLeod a las dinámicas específicas e históricas de la arquitectura en la era de la rendición universal a la ideología de mercado conforma un serio llamamiento para que la teoría arquitectónica se libere de su fijación en el poder crítico o liberador de la forma e incluya consideraciones sobre la producción de mercancías y las limitaciones institucionales junto con sus análisis formales. Aunque su ensayo no produce soluciones (tal vez no pudo hacerlo en 1989), tiene la ventaja de recordarnos que, para no convertirse en un mero moralismo o en un esfuerzo desesperado, las reflexiones críticas sobre la mercantilización y el consumo deben ofrecer la posibilidad de proyectar sistemas interpretativos alternativos al capitalismo -debe ofrecer, es decir, alguna proposición utópica-, algo que la teoría arquitectónica de los años ochenta no estaba generalmente acostumbrada a hacer.

K. Michael Hays

"La arquitectura postmoderna es la arquitectura del Reaganismo". Entre muchos arquitectos y críticos de izquierda, este tipo de declaración se ha convertido en un cliché. La nostalgia pseudohistórica, las tradiciones fabricadas, la complacencia a una clientela de nuevos ricos, la retórica populista que a menudo suena más paternalista que democrática, el abandono de cualquier visión social, todo parece relacionado de alguna manera con el giro conservador en la política americana. Por otra parte, los críticos neoconservadores Daniel Bell y Hilton Kramer han atacado con vehemencia el posmodernismo desde su perspectiva, afirmando que socava la estabilidad social y los valores espirituales fundamentales1. Este ataque en frentes dispares revela inmediatamente las dificultades de cualquier ecuación simple entre el posmodernismo y una posición política. La relación entre estilo e ideología siempre ha sido compleja, pero en el caso del posmodernismo el problema se agrava: en primer lugar, por la confusión que rodea a lo que es el posmodernismo y, en segundo lugar, por el ciclo de consumo cada vez más rápido que parece hacer que los significados políticos cambien cada vez más rápidamente, lo que plantea cuestiones más fundamentales sobre la naturaleza del poder político de la arquitectura.”

Mary McLeod