Tecnne | arquitectura y contextos

Contenidos de arquitectura, artículos de indagación teórica y análisis crítico, con imágenes, escritos y biblioteca documental.

BIBLIOTECAEscritos

Mary McLeod, Sobre la crítica

McLeod, On Criticism, tecnne

On Criticism

Antes de hablar de las categorías y técnicas específicas relevantes para el análisis de los lugares públicos en contraposición a los edificios individuales, debemos considerar primero la siguiente cuestión: ¿escribimos la crítica para explicar o dilucidar el entorno construido, o la escribimos con fines explícitamente instrumentales u operativos, es decir, para cambiar el entorno? Las diferencias entre la crítica explicativa y la operativa no siempre son claras, ya que incluso cuando intentamos ser lo más objetivos posible aplicamos valores y supuestos que tiñen los métodos y las conclusiones de nuestro análisis. Además, paradójicamente, el análisis aparentemente más objetivo puede servir a objetivos políticos.

En estrecha relación con este problema de la objetividad crítica hay una segunda cuestión: ¿debe la crítica tratar el objeto de análisis como un acontecimiento estático, congelado en el tiempo, o debe considerar el objeto en el tiempo, cómo llegó a ser? En términos lingüísticos, se trata de la elección entre un enfoque sincrónico y uno diacrónico.

Crítica explicativa

La mayor parte de la crítica literaria profesional es explicativa. El objetivo tradicional de la crítica literaria, ya sea la ya antigua Nueva Crítica o los recientes enfoques estructuralistas y postestructuralistas, es explicar o interpretar una obra de arte -aunque hay que admitir que los componentes de esa obra son diferentes- a un público más general. La mayoría de los críticos académicos se abstienen de cualquier pretensión de dar forma a las corrientes literarias; de hecho, la objetividad o la verdad era la pretensión hasta que los postestructuralistas cuestionaron el propio valor1.

Con la excepción de los críticos marxistas, especialmente George Lukacs y la Escuela de Frankfurt antes de la Segunda Guerra Mundial y, más recientemente, Raymond Williams, Fredric Jameson, Edward Said y Terry Eagleton, la mayor parte de la crítica literaria ha sido sincrónica, es decir, se ha ocupado de un momento en el tiempo y ha sido consciente de ello. Tanto la Nueva Crítica como los enfoques estructuralistas hacen hincapié en el análisis del propio texto. Estos métodos dejan de lado las cuestiones relativas a la intencionalidad artística, las condiciones sociales y los pará metros económicos, a menos que se revelen en el funcionamiento de la obra literaria. Diríamos que la Nueva Crítica se pregunta qué significa un texto y el estructuralismo se pregunta cómo lo significa; pero ambos, al igual que el postestructuralismo, se abstienen de preguntar por qué es lo que es o cómo llegó a ser. Se ignora la cuestión de la causalidad, es decir, la evolución histórica.

La arquitectura, en cambio, rara vez se ha abordado de forma sincrónica. El ejemplo más cercano que puedo encontrar de escritura arquitectónica paralela a los análisis de la Nueva Crítica es la escritura de Colin Rowe, en particular su ensayo «Mathematics of the Ideal Villa»2. El estructuralismo y la semiología, el estudio de los signos, han tenido, por supuesto, sus defensores en la arquitectura, pero a pesar de los dos libros de Charles Jencks, se ha escrito más sobre los procedimientos semiológicos que sobre el modo en que los edificios significan realmente3. Los análisis sincrónicos de los espacios públicos -ya sean formalistas o semiológicos- son aún más raros.

Así pues, parece que, para que haya una crítica explicativa de la arquitectura, ésta tendría que ser en gran medida diacrónica y no sincrónica, es decir, ocuparse de la evolución del objeto en lugar de considerarlo como un acontecimiento fijo. Este ha sido, de hecho, el modo más típico de la crítica-historia de la arquitectura hasta ahora. Dado el complejo entramado de cuestiones sociales, económicas y técnicas que intervienen en la producción de cualquier edificio a gran escala, el aislamiento de las dimensiones formales de la arquitectura al margen de las condiciones históricas es prácticamente imposible. A diferencia de los escritores y los artistas, los arquitectos suelen necesitar clientes para crear, por lo que sus vínculos con el mercado son más directos. Además, como ha señalado Alan Colquhoun, la propia naturaleza del significado arquitectónico exige una conciencia de la situación histórica y una conciencia del cambio4.

A diferencia del lenguaje escrito, en el que se presupone un léxico universal y un consenso general sobre el significado en un momento dado5, la forma arquitectónica requiere una concepción del significado muy ambivalente, en continuo cambio y estrechamente vinculada al contexto.

Crítica operativa

En resumen, la crítica operativa pretende influir en la evolución de la arquitectura, y no simplemente eximirla. Manfredo Tafuri ofrece una definición más completa en Teorías e Historia de la Arquitectura:

“Lo que normalmente se entiende por crítica operativa es un análisis de la arquitectura (o de las artes en general) que, en lugar de una encuesta abstracta, tiene como objetivo la planificación de una tendencia poética precisa, anticipada en sus estructuras y derivada de análisis históricos programáticamente distorsionados y finalizados. Según esta definición, la crítica operativa representa el punto de encuentro entre la historia y la planificación. Podríamos decir, de hecho, que la crítica operativa planifica la historia pasada proyectándola hacia el futuro. Su verificabilidad no requiere abstracciones de principio, se mide, cada vez, con los resultados obtenidos, mientras que su horizonte teórico es la tradición pragmática e instrumental”.6

La mayor parte de la crítica arquitectónica, probablemente debido al número de arquitectos que trabajan como críticos y a la estrecha dependencia de los críticos respecto a los arquitectos (por los dibujos, el acceso a las casas particulares, las fotografías de interiores, etc.), ha sido operativa. Pensemos en los trabajos de los grandes teóricos de la Ilustración J. F. Blondel, Laugier, Lodoli, Quatremère de Quincy; en los renovadores del gótico Pugin, Ruskin, Morris; en la primera generación de historiadores del movimiento moderno Sigfried Giedion, N. Pevsner, Alberto Sartoris; e incluso en los polemistas arquitectónicos contemporáneos Robert Venturi, Aldo Rossi, Rob Krier y Maurice Culot.

La definición de Tafuri de la crítica operativa implica un recuento histórico-diacrónico selectivo de la arquitectura, cuyas etapas de evolución hacen que el desarrollo deseado por el historiador sea el siguiente paso lógico. Yo propondría, en cambio, i que la crítica operativa puede ser tanto sincrónica como diacrónica, aunque los desenfoques de método son comunes en este enfoque comprometido. La crítica operativa sincrónica establece criterios generales para el diseño y el juicio; busca resultados no a través de un linaje histórico selectivo, sino a través de estándares de «buena» y «mala» arquitectura.

La crítica operativa sincrónica incluye Complejidad y contradicción de Venturi, una traducción comprometida de la Nueva Crítica a la arquitectura (lo que Pellegrino d’Acierno llama acertadamente Aprender de T. S. Eliot) y Arquitectura de la ciudad de Aldo Rossi, que se apoya en gran medida en los métodos estructuralistas para el concepto de tipo7. Los relatos diacrónicos operativos incluyen no sólo los clásicos del movimiento moderno Espacio, tiempo y arquitectura y Pioneros del diseño moderno, sino también libros recientes tan divergentes como el tratado fenomenológico de Alberto Pérez-Gómez Arquitectura y la crisis de la ciencia moderna y las apologías posmodernas de Charles Jencks Post-modern Classicum: The New Synthesis y Architecture Today. No cabe duda de que la crítica operativa ha desempeñado un poderoso papel en la configuración de la historia de la arquitectura. Resulta más problemático si los enfoques actuales pueden seguir dando forma a la historia de la arquitectura y si la naturaleza de su impacto es deseable.

Crítica explicativa de los lugares

Al igual que cualquier crítica explicativa de la arquitectura parece requerir un enfoque diacrónico más que sincrónico, cualquier análisis que pretenda dilucidar la naturaleza de un lugar parece necesitar una consideración de las fuerzas históricas. Pero los factores generadores, por supuesto, varían de un edificio diseñado individualmente a un lugar público. Una de las diferencias más evidentes es el papel de la intencionalidad artística, frente a las fuerzas culturales, sociales y económicas generales que determinan la forma. Los relatos históricos de los edificios individuales suelen hablar de las intenciones del arquitecto, de sus anteriores signos y de su trayectoria profesional para establecer los parámetros que condujeron al diseño. Aunque las motivaciones personales suelen estar equilibradas por las contingencias sociales y económicas, el enfoque monográfico suele hacer hincapié en las consideraciones biográficas (en mi opinión, demasiado).

En la crítica de los lugares públicos, el equilibrio se invierte inevitablemente. Las leyes fiscales, las leyes de zonificación y los patrones de vecindad suelen desempeñar un papel más importante a la hora de explicar la naturaleza de un lugar y su evolución en el tiempo que las intenciones de cualquier diseñador. De hecho, el historiador/crítico de los lugares públicos se ve obligado a ir más allá de las dimensiones generadoras conscientes y a las relaciones políticas y sociales menos conscientes al intentar establecer la causalidad o las estructuras de gobierno. Por ejemplo, mientras que el diseño de las aceras, los edificios o incluso la masa global de las manzanas urbanas puede atribuirse a los incentivos fiscales, a las normas de zonificación o a la intención de un diseñador concreto, la forma en que los distintos componentes de un tejido urbano se unen o forman un todo puede parecer circunstancial.

Empezar a entender las conexiones entre las partes requiere no sólo una perspectiva histórica, sino una que mire más allá de las motivaciones manifiestas y localizadas, hacia las relaciones entre las instituciones y los propios procesos productivos.

Crítica operativa de los lugares

La crítica operativa de un lugar público también difiere de la crítica operativa de un edificio individual. Esta última trata de conseguir apoyo para el trabajo de un arquitecto o una tendencia de diseño concreta o de condenar ese trabajo o esa tendencia de diseño con la esperanza de suprimir una forma de práctica, ya sea en el propio arquitecto o en otros profesionales. La mayor parte del periodismo arquitectónico actual entra en esta categoría. En cambio, la crítica operativa de un lugar público, al igual que la crítica explicativa de un lugar público, no puede centrarse tan fácilmente en estilos y escuelas individuales, sino que debe enfrentarse a la gama más amplia de cuestiones ya mencionadas de las prácticas de construcción, la legislación de zonificación, las instituciones urbanas culturales y las relaciones productivas en su sentido más amplio. La cuestión del impacto es la de motivar la reforma institucional, no la individual. La influencia se convierte en una cuestión más difícil e inherentemente más política.

Esto plantea el problema, al que ya se ha hecho referencia, de si la crítica instrumental escrita en el sentido de las historias de Giedion y Pevsner es actualmente eficaz en el contexto de la mejora del ámbito público. Si el objetivo es la acción, ¿podrían otros enfoques más variados -periodismo con imágenes más críticas, documentales televisivos, testimonios en audiencias públicas, propuestas de zonificación alternativas- ser estrategias críticas más eficaces para generar cambios? A estas alturas son pocos los individuos que creen en las historias abiertamente polémicas como para actuar sobre sus estructuras de creencias propuestas. En su lugar, movimientos operativos más directos, que impliquen una mayor audiencia y una relación más directa con los procesos productivos, pueden ser el único medio eficaz para comenzar, en la frase de Tafuri, a «planificar la historia».

Por último, me gustaría volver a mi pregunta original sobre si la crítica debe ser explicativa o instrumental. Aunque creo que hay espacio para la crítica de la acción, afirmaría firmemente la necesidad de la crítica como elucidación/historia. Las estrategias operativas seguirán siendo siempre de naturaleza reformista y fragmentaria, a menos que también estén informadas por una comprensión más amplia de la arquitectura en relación con las fuerzas económicas, sociales y culturales globales. Aunque no exista una verdad histórica absoluta, el esfuerzo por lograr esa comprensión puede ofrecernos, en mi opinión, una base eficaz para dar respuestas operativas más inmediatas y pragmáticas.

Mary McLeod

Mary McLeod “On Criticism” Places Volume 4, Number 1 (1987), 4-6

Notes:

1 Deconstruction questions the assumption that there is a fundamental meaning or truth to a text. Jacques Derrida’s concept of differance proposes that not only is language a product difference, distinctive oppositions, but that meaning is always deferred. For an introduction to de construction, see Jonathan Culler, On Deconstruction: Theory and Criticism after Structuralism (Ithaca: Cornell University Press, 1982) and Christopher Norris, Deconstruction: Theory and Practice (London and New York: Methuen, 1982).

2 Colin Rowe, The Mathematics of the Ideal Villa and Other Essays (Cambridge, MA: The MIT Press, 1976), pp. 1-27.

3 Two books that explore how semiology might be applied to architectural criticism are Geoffrey Broadbent, Richard Bunt, and Charles Jencks, eds. Signs, Symbols and Architecture (New York: John Wiley and Sons, 1980); and George Baird and Charles Jencks, eds. Meaning in Architecture (New York: Braziller, 1969).

4 Alan Colquhoun, «Histoneism and the Limits of Semiology,» in Alan Colquhoun, Essays in Architectural Criticism: Modern Architecture and Historical Change Cambridge, MA: The MIT Press, 1981), pp. 129-51.

5 Recently, semiologists and linguists have challenged this notion of meaning as well, stressing the unstable nature of meaning and its endless displacement.

6 Manfredo Tafuri, Theories and History of Architecture (New York: Harper and Row, 19/6), p. 141.

7 In Architecture of the City (Cambridge, MA: The MIT Press, 1982). Aldo Rossi never attempts to reconcile his concept of type, as a constant, with his Marxist analysis of economic transformations.

Imagen de portada: © Zhongwei Cultural Complex

TECNNE | Arquitectura y contextos ©Marcelo Gardinetti 2021 Todos los derechos reservados.
El contenido de este sitio web está protegido por los derechos de propiedad intelectual e industrial. Salvo en los casos previstos en la ley, su reproducción, distribución, comunicación pública o transformación sin la autorización del titular de los derechos es una infracción penalizada por la legislación vigente. – Justificación del uso de imágenes y fotografías: – se utilizan las fotografías porque tratan de una obra artística y o arquitectónica significativa – la imagen solo se utiliza con fines informativos y educativos – la imagen está disponible en internet – la imagen es una copia de baja resolución de la obra original y no es apta para uso comercial – En todos los casos se menciona el autor –