ARQUITECTURAReseñas

Nuevo palacio para Venecia

venecia tecnne

Tribunal de Justicia de Venecia, Carlo Cappai y Maria Alessandra Segantini

Situado frente a la Piazzale Roma, punto de contacto de la isla con el territorio, el edificio de la antigua Manifattura Tabacchi construido en el siglo XIX fue restaurado para alojar el nuevo tribunal de justicia de Venecia. La imagen arquetípica del diseño establece el carácter del proyecto. Un revestimiento formado por láminas de cobre pre oxidado envuelve por completo los paramentos verticales y la cubierta a dos aguas en una operación que refresca las características de los edificios de la región.

Este proceso instituye la idea de tiempo típica de Venecia y promueve un interesante dialogo con el tejido urbano. El contraste de matices revela la existencia de un nuevo elemento, que silenciosamente aposta su figura para integrarse en el sitio. El vacío de la plaza permite componer una dinámica común entre las figuras del perfil histórico y las formas del nuevo tribunal.

Un corte horizontal provocado en el volumen libera la planta baja para componer un espacio protegido que articula el tribunal con la calle y establece el punto de acceso al edificio. El plano transparente interpuesto permite visualizar desde el exterior de las actividades que se desarrollan. 

En el interior, un largo espacio que avanza en toda la altura del edificio; congrega la actividad pública y ordena el flujo de movimiento horizontal y vertical. El color de la máscara exterior se integra como friso en los muros interiores para establecer una continuidad de carácter en todo el edificio. Este tratamiento se repite en el cielorraso, que contrasta con la blancura de los muros superiores.

La escalera lineal ubicada en sentido longitudinal relaciona las distintas áreas de oficinas y tribunales de todos los niveles. Un volumen transparente adosado sobre uno de los muros que cierran el vacío aloja los ascensores, que en altura se vinculan con las oficinas mediante un puente. El proyecto reutiliza un dispositivo asentado en la historia de la trama urbana para satisfacer la dinámica de un nuevo programa.

Marcelo Gardinetti, abril de 2013©

Memoria descriptiva

El proyecto es una entrada ganadora de un concurso internacional. El edificio es un injerto en la complejidad del sistema urbano veneciano frente a Piazzale Roma, el espacio de entrada de coches a la ciudad de Venecia. Al mismo tiempo se convierte en la “infraestructura” que lleva a una fábrica compleja del siglo XIX (Ex-Manifattura Tabacchi) a un uso contemporáneo: de hecho alberga los sistemas tecnológicos que sirven al conjunto.

La dimensión del edificio se mide en el enorme vacío de Piazzale Roma que da al puente de Santiago Calatrava, en el lado opuesto. Un enorme espacio de cinco niveles de altura actúa como una “entrada urbana” iluminada por el techo como todos los edificios ex-industriales existentes. Este espacio interior vertical, abierto a la entrada libre durante el día, albergará, en la planta baja, los servicios comerciales que permitirán mejorar y devolver al ciudadano un gran espacio público, funcionando también como entrada a la secuencia de espacios públicos que se recuperarán con la futura restauración de los edificios existentes.

El nuevo volumen tiene una forma simple, arquetípica y compacta, resultado de la manipulación de la tipología de los edificios industriales venecianos y la conexión con el horizonte de los enormes aparcamientos. Un cantiliver de cinco metros de largo en Piazzale Roma se convierte en la entrada: una enorme sombra que atrae los flujos de personas horizontalmente en el nuevo sistema urbano y verticalmente a lo largo de una escalera lineal o de ascensores que se distribuyen a todos los niveles.

La escalera lineal está diseñada paralelamente a la elevación que da al edificio de aparcamiento de San Marco, permitiéndonos diseñar esa elevación como una puntuación de pequeñas ventanas que diseñan una luz natural especial en el interior. El material del edificio es un tipo preoxidado de cobre TECU. El cobre en Venecia es el material con el que se construyen los tejados de todos los edificios institucionales (religiosos y laicos). En este proyecto, la materialidad y la forma se convierten en una metáfora que representa la institución: la casa de la justicia es un gran techo monomático que acoge a los ciudadanos dentro de un espacio iluminado.

Siempre trabajamos con la materialidad y la luz, instigando, con la pro-oxidación, la idea de sustraer material de las superficies y activarlo con la luz, que es lo que hace el tiempo. Trabajar con la idea del ‘tiempo’ es arquetípico en Venecia.

C+S Architects

Fotografía: ©Alessandra Bello

TECNNE  |  Arquitectura y contextos


 

Comment here