El barrio Rotermann es un sitio importante para la nueva arquitectura y diseño urbano de Estonia. La atesorada arquitectura industrial del siglo XIX es hábilmente fusionada con diseño nuevo de alta calidad. Aunque muchos de los antiguos edificios industriales están a la espera de ser restaurados, ya se puede disfrutar de los espléndidos resultados que ha tenido este proceso.

2

Una característica axiomática del presente siglo es la irresistible seducción que provocan sobre una parte de los actores de la arquitectura las convenciones icónicas. Más aún cuando estas formas consienten en diseños cuya agudeza las transforma en estandartes reconocibles de una ciudad determinada. En estos casos, y el Museo del Mañana de Santiago Calatrava no es la excepción, la arquitectura prorrumpe para enarbolar un símbolo urbano donde se recluyen funciones cuya actividad muchas veces se menoscaba en virtud de potenciar la idea alegórica germinal.

comienzo por trazar la línea que en el proceso de nuestras percepciones, puede separar por un lado, el dominio de las cosas materiales, de los hechos cotidianos, de las tendencias razonables; y por el otro, aquello más particularmente reservado a las reacciones de orden espiritual. Bajo esa línea: lo que es; encima: lo que sentimos.

He recorrido a pie numerosas calles de Buenos Aires y eso representa un kilometraje imponente, ¿no es así? He mirado, visto y comprendido…

Debo hablarles de l’Esprit Nouveau a ustedes, que están en el Nuevo Mundo. Y bien, me pregunto si tendría fundamento hacerlo. Pues Buenos Aires es un fenómeno completo. Una unidad formidable existe aquí: un block único, homogéneo, compacto. Ninguna grieta.

La ampliación del Museo Real de Ontario (ROM), ahora llamado Michael Lee-Chin Crystal, está situado en una de las intersecciones más importantes del área central de Toronto. Es el museo más grande de Canadá y atrae a más de un millón de visitantes al año.

No hay arquitectura sin concepto —una idea general, un diagrama o un esquema que da coherencia e identidad a un edificio. El concepto, no la forma, es lo que distingue a la arquitectura de la mera construcción. Sin embargo, no hay arquitectura sin contexto (excepto para la utopía). Una obra arquitectónica está siempre situada o “en situación”, localizada en un sitio. El contexto puede ser histórico, geográfico, cultural, político o económico. No es nunca sólo un asunto visual, o lo que en los años 80 y 90 se llamaba “contextualismo”, con cierto conservadurismo estético implícito. Dentro de la arquitectura, el concepto y el contexto son inseparables.

Uno de los escándalos de esta vida es lo que está pasando en La Plata, una ciudad que estuvo entre las cosas más lindas que hicimos los argentinos. El gobierno municipal vive una suerte de guerra con sus vecinos, guerra que incluye hasta ignorar la Corte Suprema de la provincia, donde el poder juega abiertamente a favor de los especuladores inmobiliarios.