BIBLIOTECAEscritos

Jacques Derrida, Point de Folie

Bernard Tschumi, Folies, Parc de La Villette, tecnne

Jacques Derrida

Pienso que, en el momento en que se diferencia entre theoría y praxis, la arquitectura se percibe como una mera técnica, apartada del pensamiento. No obstante, quizá pueda haber un camino del pensamiento, todavía por descubrir, que pertenecería al momento de concebir la arquitectura, al deseo, a la invención.

Jacques Derrida, Point de folie

Jacques Derrida, Point de folie - Maintenant l’architecture, 

Essay accompanying the portfolio Bernard Tschumi, La Case Vide: La Villette 1985 (London: Architectural Association, 1986),

 

K. Michael Hays, Introduccion a Jacques Derrida, Point de Folie


Lo que Jacques Derrida llama su doble escritura (ecriture double) provoca, por un lado, una inversión de la dominación cultural general que en todas partes identifica con la metafísica occidental y promulga, por otro lado, un nuevo texto que, necesariamente, participa de los mismos principios que deconstruye, pero participa como una invasión, liberando la disonancia del orden heredado. En su ensayo sobre La Case Vide-el "folio-folie" de Bernard Tschumi que presenta la estructura conceptual del Parque de La Villette-Derrida de Tschumi proyecta sobre la arquitectura la misma formulación: l'architecture double desbarata todo el sistema arquitectónico dado y, sólo por un momento, se apodera del campo.

La teoría de la arquitectura ya había construido por sí misma un relato de significado basado en un sistema generalizado -una lengua arquitectónica- entendida como necesaria para la producción e inteligibilidad de los eventos arquitectónicos -la palabra, los mensajes, los usos y los efectos del código generalizado. Pero la relación entre la lengua y la libertad condicional produce una aporía. Las normas y regularidades de la lengua, su estructura, son producto de todos los eventos arquitectónicos previos; sin embargo, cada evento es a su vez posible por la estructura previa. No puede haber ningún evento original que pueda haber producido la estructura -un evento que comprende, digamos, un punto, una línea y una superficie- porque tal evento ya está estructuralmente distribuido y dispuesto. Tampoco la estructura está siempre presente; no hay elementos completos y positivos de significado sino sólo diferenciación y referencia a otros elementos. Un punto, por ejemplo, puede funcionar como significante sólo en la medida en que se diferencia de una línea y una superficie y, además, traza esas formas, remite a esas formas, lo que no es. Así pues, el significado no es una presencia sino más bien el efecto de una economía generalizada de ausencias.

El término de Derrida para esta ausencia generalizada es diferencia (diferencia-diferente-diferente), que alude a la indecidibilidad de esta alternancia de estructura y acontecimiento y al origen no original del juego infinito del sentido. El sentido no es inagotable en el sentido de que hay infinitas interpretaciones posibles, sino que los significados se mantienen en la detención del sinsentido. Un término análogo es el espaciado, que utiliza a lo largo del siguiente ensayo. "La diferencia, entonces, es una estructura y un movimiento que ya no es concebible sobre la base de la presencia/ausencia de la oposición. La diferencia es el juego sistemático de las diferencias, de las huellas de las diferencias, del espaciamiento mediante el cual los elementos se relacionan entre sí. Este espaciamiento es la producción simultánea activa y pasiva... de los intervalos sin los cuales los términos "completos" no significarían, no funcionarían1".

La deconstrucción normalmente hace su trabajo localizando el momento en un texto donde se supone que el significado es antecedente de la diferencia, exponiendo la insostenible metafísica de esa suposición e invirtiendo la jerarquía. Sin embargo, en el caso de La Case Vide, la compleja práctica de la significación de la arquitectura ya está dividida contra sí misma; la indecidibilidad de sus significados (aunque el significado es la palabra equivocada) está incorporada en la arquitectura y su funcionamiento. Un texto de este tipo no puede ser deconstruido, ya que sus repeticiones, sustituciones y lagunas ya han sido "marcadas" por su autor y por la arquitectura. Lo que Derrida muestra, por lo tanto, es la exorbitancia del texto - no sólo sus efusiones, trazos y retrazos, sino sus excesos, su estallido a través de las represiones conceptuales.

Derrida grafica la función de la arquitectura como cuatro puntos, cuatro rasgos-huellas, cuatro esquinas de un marco: lo que en otra parte llama un parergón2. Juntos, "traducen una misma postulación: la arquitectura debe tener un significado, debe presentarlo y, a través de él, significar. El significado o valor simbólico de este significado debe dirigir la estructura y la sintaxis, la forma y la función de la arquitectura. Debe dirigirla desde el exterior, de acuerdo con un principio (arco), un fundamental o fundamento, una trascendencia o finalidad (telos) cuyos emplazamientos no son en sí mismos arquitectónicos". Un parergón de la arquitectura está en contra, por encima y más allá de la obra de la arquitectura, pero no es incidental, sino que coopera en las operaciones interiores de la arquitectura desde el exterior. La lógica del parergón es la lógica del suplemento. Debe ser convocado por una falta en la obra -su indeterminación interna- que viene a enmarcar. La carencia que produce el marco también es producida por el marco, y en el momento, precisamente, en que la obra es considerada desde el punto de vista de la arquitectura. Así, al igual que la diferencia, la arquitectura nunca está presente como un evento (no presente, ni siquiera por un momento) pero sin embargo puede ser recuperada por una especie de Nachtraglichkeit, una acción diferida en la que la arquitectura se construye y se mantiene por un momento en la obra de la arquitectura por lo que se puede llamar sólo un mecanismo textual - una transcripción y una traducción3.

Un ejemplo de este mecanismo textual es el injerto, insertando otros discursos en uno como su iteración y explorando las repeticiones perturbadoras que se producen. "La invención, en este caso, consiste en cruzar el motivo arquitectónico con lo que es más singular y más paralelo en otros escritos que a su vez son arrastrados a dicha locura, en su plural, es decir, escritos fotográficos, cinematográficos, coreográficos e incluso mitológicos.... Un escrito arquitectónico interpreta... los eventos que están marcados por la fotografía o el cine." Incluso los puntos, líneas y superficies se entienden aquí como injertos en la medida en que cada sistema entra en conflicto y se superpone a los demás.

El injerto está incluido en lo que Derrida llama "una tipología de formas de iteración4". En La Case Vide opera junto con otras formas de iteración como la firma ("el mantenedor del que hablo será esta, la más irreductible, firma") -cuya "autenticidad" depende paradójicamente de su reiteración- y la performativa ("el evento que hago o dejo que ocurra marcándolo"), cuyo éxito muy productivo depende de su repetición de un código ya iterable5. El mantenimiento de la arquitectura es una firma del contrato arquitectónico ("no contraviene la carta, sino que la incorpora a otro texto"), una iteración de un código iterable.

Pero Derrida atribuye una perturbación más generalizada al texto de Tschumi, ya que su figura temática, el punto, viene a describir y a detener la serie general a la que pertenece y, por lo tanto, no es un tema en absoluto, sino el arquetema que está detrás de todos los efectos temáticos. Este es el punto en el que las tensiones para sostener el contrato de la arquitectura, su promesa, su "carta o marco metafísico" pueden sentirse en una opacidad misteriosa. Es un punto de condensación que mantiene las perpetuas perturbaciones y disyunciones, mantiene la indecidibilidad de su arquitectura no en la polisemia sino en el poder afirmativo de su infinita generalidad y energía inorganizable. Esta es la locura de Tschumi (o mejor, la locura de La Case Vide, ya que un sistema así no puede tener un autor que lo intente): "mantiene lo desarticulado per se". Es un texto capaz de reiterar sin agotamiento y, lo que es más importante, sin mantener nada parecido al significado en reserva.

Un punto final. Derrida insinúa la naturaleza no textual de las instituciones que siempre deben estar involucradas en la arquitectura o la deconstrucción: "Las deconstrucciones serían débiles... si no se midieran primero con las instituciones en su solidez, en el lugar de su mayor resistencia: las estructuras políticas, las palancas de decisión económica, los aparatos materiales y fantasmáticos que conectan el estado, la sociedad civil, el capital, la burocracia, el poder cultural y la educación arquitectónica". Pero no resuelve cómo la deconstrucción puede contar activamente con las fuerzas de una realidad institucional extratextual.

K. Michael Hays

K. Michael Hays (ed.) Arquitectura, teoría desde 1968 (Nueva York, Universidad de Columbia, 1998), 566-568

Notas

1 Jacques Derrida, Posiciones, trans. Alan Bass (Chicago: University of Chicago Press, 1981), pág. 27.

2 Véase Jacques Derrida, The Truth in Painting, trans. Geoff Bennington e Ian McLeod (Chi- cago: University of Chicago Press, 1987).

3 Según la teoría freudiana de la acción diferida, la estimulación sexual precoz normalmente no tiene repercusiones psicopatológicas en el momento en que se produce, debido a la incapacidad psíquica del niño para comprender el acto de seducción. Sin embargo, con el cambio fisiológico de la pubertad, el rastro mnémico-psíquico -inscrito en el inconsciente como en un lenguaje no conocido- se transformaría (reescrito, reiterado) como trauma y se desplazaría como síntoma en la neurosis.

4 Jacques Derrida, Speech and Phenomena, and Other Essays on Husserl's Theory of Signs, trans. David B. Allison (Evanston: Northwestern University Press, 1973), pág. 192.

5 La promesa es el caso estándar de una declaración performativa, que constituye el acto mismo al que se refiere. Derrida señala que para que una promesa se constituya a sí misma, sin embargo, debe ser reconociblemente una repetición de un modelo iterable