Archivo

La traducción en el discurso deconstructivo

OMA, Boompjes Rotterdam 1980, tecnne

La traducción de la arquitectura, la producción de Babel, Mark Wigley

Parte 2  

[Parte 1: La deconstrucción en el discurso arquitectónico]

La traducción aparece en el discurso deconstructivo cuando Derrida, siguiendo la obra de Walter Benjamin The Task of the Translator, argumenta que la traducción no es la transferencia, re producción o imagen de un original. El original sólo sobrevive en la traducción. La traducción constituye el original al que se añade. El original pide una traducción que establezca una nostalgia de la inocencia y la vida que nunca tuvo. Para responder a esta llamada, la traducción abusa del original, transformándolo.

“Y para la noción de traducción, tendríamos que sustituir una noción de transformación: una transformación regulada de un idioma por otro, de un texto por otro. Nunca tendremos, y de hecho nunca hemos tenido, un “transporte” de significados puros de un idioma a otro, o dentro de un mismo idioma, que el instrumento significante dejaría virgen y sin tocar1

Hay una especie de hueco en el original que se llama a la traducción para cubrir. El original no es un todo orgánico, una unidad. Ya está corrompido, ya está fisurado. La traducción no es simplemente una desviación del original, ya que el original ya está exiliado de sí mismo. El lenguaje es necesariamente impuro. Siempre dividida, permanece ajena a sí misma. Es la traducción la que produce el mito de la pureza y, al hacerlo, se subordina a sí misma como impura.

Al construir el original como original, la traducción se construye a sí misma como secundaria, exiliada. La traducción suplementaria que aparece como una violación de la pureza de la obra es en realidad la posibilidad de esa misma pureza. Su violencia hacia el original es una fidelidad violenta, una violencia llamada por el original precisamente a construirse a sí mismo como puro. El abuso del texto es requerido por un abuso que ya está dentro del texto. La traducción aprovecha el conflicto dentro del original para presentarlo como unificado.

En consecuencia, en la traducción, el texto no vive ni muere, no tiene su intención original de dar vida (presentación) ni es des- colocado por un signo muerto (representación). Más bien, sigue vivo, sobrevive. Esta supervivencia se organiza mediante un contrato que garantiza que la traducción no se complete ni se frustre por completo2.

El contrato es la promesa de traducción necesariamente incumplida. Define una escena de traducción incompleta, una incompleción que une las lenguas del original y de la traducción en un extraño nudo, un doble vínculo. Este vínculo constitucional no es ni un contrato social ni un contrato trascendental por encima de ambas lenguas. Ni cultural ni acultural, es otra cosa que cultural sin estar fuera de la cultura. Los contratos sociales negociables en los que interviene la lengua presuponen este contrato no negociable que hace posible la lengua, estableciendo la diferencia entre las lenguas y haciendo posibles determinados intercambios entre ellas.

Este contrato de traducción no es independiente de las lenguas cuya economía organiza. Está inscrito en ambos idiomas. No sólo el original ya está corrupto, ya dividido, sino que la traducción ya está ocurriendo a través de esas divisiones. La brecha entre las lenguas pasa a través de cada una de ellas. Dado que el idioma ya está dividido, habitado por el otro, y constantemente negociado con él, la traducción es posible3. La traducción dentro de un idioma hace posible la traducción fuera de él. Es decir, que una lengua no está simplemente fuera de la otra. La traducción se produce a través de un hueco que se pliega dentro de cada idioma en lugar de entre ellos. Son estos pliegues los que constituyen el lenguaje. El contrato no es más que la geometría de estos pliegues, la organización de los huecos.

En consecuencia, cualquier traducción entre arquitectura y deconstrucción no ocurre entre los textos del discurso arquitectónico y los del discurso filosófico4. Más bien, ocupa y organiza ambos discursos. Dentro de cada uno hay una traducción arquitectónica de la filosofía y una traducción filosófica de la arquitectura. Traducir la deconstrucción en el discurso arquitectónico no es, por lo tanto, recuperar fielmente un sentido de deconstrucción original e indivisible5. Más bien, es uno de los abusos de los textos firmados por Derrida que los constituye como originales. Traducir deconstrucción en el discurso arquitectónico es examinar los vacíos en la escritura de-constructiva que exigen una traducción arquitectónica para que esos textos se constituyan como deconstructivos. La traducción arquitectónica de deconstrucción es literalmente la producción de deconstrucción.

Esta producción debe estar organizada por los términos de un contrato entre arquitectura y filosofía que se inscribe dentro de la estructura de ambas de una manera que defina una escena única de traducción.

Mark Wigley

Mark Wigley “The Translation of Architecture, the Production of Babel” Assemblage 8 (febrero de 1989), 6-21

[Continúa en parte 3: Arquitectura y filosofía]

Notas

1 Jacques Derrida, Posiciones, trans. Alan Bass (Chicago: University of Chicago Press, 1981), pág. 20.

2 “Un texto vive sólo si vive en[sobre-vit], y vive sólo si es a la vez traducible y

intraducible Totalmente traducible, desaparece como texto, como escritura, como cuerpo de lenguaje[langue]. Totalmente intraducible, incluso dentro de lo que se cree que es un idioma, muere inmediatamente. Así que la traducción triunfante no es ni la vida ni la muerte del texto, sólo o ya su vida, su vida después de la vida, su vida después de la muerte”. Jacques Derrida, “Living On: Border Lines”, trans. James Hulbert, en Deconstrucción y Crítica (New York: Seabury Press, 1979), p. 102.

3 Cf. Jacques Derrida, “Yo – Psicoanálisis: Una introducción a ‘La cáscara y el núcleo’ por Nicolás Abraham,” trans. Richard Klein, Diacríticos (primavera de 1979).

4 La deconstrucción se considera aquí en el contexto de la filosofía. Mientras que Derrida argumenta repetidamente que la deconstrucción no es filosofía, también observa que tampoco es no-filosofía. Afirmar simplemente que la deconstrucción no es filosofía es mantener la filosofía apelando a su propia definición del otro. Es participar en la lectura dominante de Derrida que resiste la fuerza de la deconstrucción. Esa fuerza se produce identificando la complicidad de lo aparentemente no filosófico dentro de la tradición filosófica. La deconstrucción ocupa los textos de la filosofía para identificar un sitio no filosófico dentro de ellos. La deconstrucción no puede ser considerada fuera de los textos de la filosofía que habita, ni siquiera como un extranjero.

5 “Porque si se pueden anticipar las dificultades de la traducción, no se debe empezar por creer ingenuamente que la palabra ‘deconstrucción’ corresponde en francés a un significado claro y unívoco. Ya existe en mi idioma un grave problema de traducción (‘sombrío’) entre lo que aquí o allá se puede prever para la palabra, y el uso en sí, las reservas de la palabra”. Jacques Derrida, “Letter to a Japanese Friend”, en Derrida and Differance, ed. (en inglés) David Wood y Robert Bernasconi (Coventry: Parousia Press, 1985), 1.

Imagen de portada: OMA, Boompjes Rotterdam 1980

Ver trabajos de OMA

TECNNE | Arquitectura y contextos