ARQUITECTURAReseñas

MVRDV, y una nueva tipología urbana

Markthal Rotterdam, MVRDV

Markthal Rotterdam, MVRDV

El mercado al aire libre es una actividad urbana cotidiana que se desarrolla en plazas y calles. Es una actividad que promueve la sinergia de las ciudades desde la antigüedad clásica. El proyecto de MVRDV propone la integración de estas actividades públicas participando de un mismo espacio con el alojamiento privado. Esta innovadora mixtura concierta una nueva tipología urbana que potencialmente puede o no optimizar esta relación.

El complejo Markthal Rotterdam está ubicado en el área fundacional de la ciudad. Está formalizado como un enorme tunel que envuelve un enorme espacio destinado al mercado de alimentos y una serie de locales comerciales y restaurantes. Pero, además, en su estructura aloja 228 departamentos de vivienda privada.

El tunel alcanza en su punto medio una altura de 40 metros. Está cerrado en ambos extremos por una delgada lámina de vidrio flexible. Este cerramiento se complementa con los tratamientos aislantes que también fueron implementados en la envolvente. De esta forma se evita la propagación de efectos no deseados producidos por la actividad que se desarrolla en el mercado, sin perder transparencia ni luminosidad.

La sala cubierta aloja durante el día 100 puestos del mercado de alimentos. Por las noches, el enorme espacio se transforma en una plaza urbana donde se desarrolla variada actividad, principalmente promovida por los restaurantes y los locales comerciales ubicados en el primer piso.

Las habitaciones principales de cada departamento disfrutan amplias vistas a la ciudad. Las extendidas aberturas permiten además el ingreso de abundante iluminación natural. Las cocinas y servicios se sitúan en la en la cara interior que envuelve el mercado, como una manera de establecer el vínculo entre ambas. Sobre las caras interiores del nuevo Icono de la ciudad de Rotterdam se proyectan imágenes cambiantes utilizando la tecnología LCD. En el subsuelo, el Markthal Rotterdam dispone de 1200 plazas de estacionamiento.

©Marcelo Gardinetti

Rotterdam tiene un nuevo icono: Markthal Rotterdam. En una ubicación histórica en Binnenrotte, junto a la estación Blaak y al mayor mercado semanal al aire libre de alimentos frescos y ferretería de Rotterdam, se realizó el primer mercado cubierto de los Países Bajos. Markthal incluye una gran planta de mercado en la planta baja bajo un arco de apartamentos. Su forma, su colorido interior y su altura hacen de Markthal un espectáculo único. Lo único no es sólo su forma y tamaño, sino sobre todo la forma en que se combinan las diferentes funciones. La combinación de un edificio de apartamentos que cubre un mercado de alimentos frescos con tiendas de alimentos, restaurantes, un supermercado y un aparcamiento subterráneo no se encuentra en ningún otro lugar del mundo.

Transformación urbana

Markthal ya era un éxito antes de su realización: es un icono nuevo y fresco que ya ha atraído a una gran cantidad de prensa y visitantes internacionales. El edificio, situado en el centro de la ciudad, está enraizado en la historia de la ciudad, paralelo a la “Laurenskerk” (iglesia de Laurens) de finales de la Edad Media y en el emplazamiento del antiguo dique a lo largo del río Rotte. Este río fue desviado a finales del siglo XIX en favor de un viaducto ferroviario que conducía a la orilla sur del río Maas. En los años 90 esta trayectoria fue reconstruida como un túnel subterráneo y surgió la actual plaza oblonga que ofrece espacio para el mercado de alimentos frescos al aire libre dos veces por semana. Los edificios de los años 50 a ambos lados del antiguo altiplano de repente se enfrentaron a la nueva plaza con su parte trasera y han sido reemplazados desde entonces.

Markthal significa un importante impulso a su entorno que es una fuerte contribución a la economía urbana. Markthal, con su mercado diario de alimentos frescos, tiendas y apartamentos, crea coherencia y conexiones en el barrio que alcanzarán una nueva centralidad. Después de la finalización de Markthal, la ciudad de Rotterdam comenzará a reformar la plaza Binnenrotte para hacerla más atractiva también en los días en que no hay mercado al aire libre. Después de la remodelación, el mercado al aire libre se reconfigurará, los carriles del mercado se conectarán sin problemas con las entradas de Markthal, para permitir al público entrar y salir fácilmente del edificio y para crear incentivos entre los dos mercados, interior y exterior.

Markthal Rotterdam, MVRDV

Arquitectura

En octubre de 2004, el equipo de desarrolladores de Provast y el estudio de arquitectura MVRDV ganó un concurso organizado por la ciudad de Rotterdam para el diseño y la construcción de una sala de mercado en Binnenrotte. El municipio quería ampliar el mercado al aire libre existente con un añadido cubierto. De acuerdo con normas europeas más estrictas en el futuro, la venta al aire libre de alimentos frescos y refrigerados ya no estaría permitida. Además, el municipio quería aumentar el número de habitantes en el centro de la ciudad con el fin de crear más capacidad para los servicios de la zona. El exigido programa -vivienda, aparcamiento y una sala de mercado- pedía una solución obvia: dos losas residenciales con una sala de mercado económicamente edificable en el medio. Provast y MVRDV habían visto en el sur de Europa que este tipo de salas de mercado son a menudo edificios oscuros e introvertidos con poca conexión con el área urbana circundante. El Markthal de Rotterdam, sin embargo, iba a ser un impulso importante en el desarrollo del barrio Laurenskwartier (barrio Laurens) y tenía que reforzar la parte oriental del centro de la ciudad. Se necesitaba un edificio muy público, abierto y con buena accesibilidad. El equipo decidió simplemente voltear las dos losas y comercializarlas, lo que condujo a una sala más grande con dos amplias aberturas hacia la ciudad. Para hacer más eficiente la construcción se eligió una curva que se ajustaba a un núcleo de ascensor tradicional. Al añadir algo de espacio a los pisos inferiores para espacio extra para tiendas, el volumen actual del arco surgió de 120 metros de largo, 70 metros de ancho y 40 metros de alto.

El edificio debía ser lo más abierto posible para atraer al público y, al mismo tiempo, debía cerrarse debido a las condiciones meteorológicas. Para que el cierre sea lo más transparente posible, se ha optado por una fachada de red de cables que necesita muy pocos elementos constructivos. Su principio es comparable a una raqueta de tenis en la que el cable de acero se utiliza como cordel entre el cual se monta el vidrio. Esta fachada de red de cables es la más grande de su tipo en Europa. Debido a este milagro de la ingeniería, la pieza de arte interior es visible desde el exterior, sus formas y colores exuberantes invitan al público a entrar en el edificio. El exterior del Markthal está realizado en piedra natural gris, al igual que en las aceras, para poner el énfasis en el interior.

Markthal es un edificio sin trasero. Todos los lados del edificio son accesibles o escaparates. Todo el suministro para el vestíbulo, las tiendas y los restaurantes se encuentra, por tanto, en el subsuelo. En la primera planta del sótano se encuentra una pista de expediciones a la que se puede realizar la entrega con furgonetas, desde la que los montacargas de la pista de exposiciones llegan a la sala del mercado. De esta manera, los habitantes no se ven obstaculizados por las actividades de distribución que a menudo tienen lugar en las primeras horas de la mañana. También en el sótano hay un supermercado Albert Heijn, Etos y Gall & Gall. La entrega de estas tiendas se organiza a través de un túnel subterráneo que conduce a ascensores ocultos en la plaza de Binnenrotte, de esta manera los camiones más grandes pueden operar a gran distancia del vestíbulo. Los habitantes tienen trasteros y habitaciones compartidas para bicicletas en el sótano.

Los habitantes pueden llegar a sus apartamentos a través de seis entradas separadas que conducen a ascensores y escaleras de doble hélice. Debido a la curva de la estructura, el vestíbulo del ascensor va cambiando gradualmente – piso por piso – en tamaño y ubicación. En la planta baja el ascensor está situado en la fachada interior, en la planta superior hacia la fachada exterior. Cada vestíbulo de ascensor da servicio a un máximo de cuatro apartamentos, dos de los cuales tienen ventanas al mercado y todos tienen grandes frentes de cristal hacia el exterior.

Markthal Rotterdam, MVRDV

Sostenibilidad

Markthal recibió el certificado BREEAM Very Good. El edificio está conectado a la calefacción de la ciudad y a un sistema de almacenamiento térmico debajo del edificio que también calentará y enfriará una serie de edificios adyacentes en los alrededores. Las diferentes funciones del edificio pueden intercambiar calor y frío. Para el pabellón en sí mismo se han llevado a cabo extensas investigaciones para crear un clima interior confortable con un consumo de energía extremadamente bajo. El vestíbulo está ventilado de forma natural, por debajo de la fachada de cristal entra aire fresco, se eleva hacia el tejado y sale del vestíbulo a través de los pozos de ventilación del tejado. Se trata de un sistema térmico que puede funcionar sin instalaciones. Se utiliza un sistema de monitorización central para intercambiar calor y frío entre los diferentes programas, de esta forma se podrían utilizar menos instalaciones de las normales para estos programas. La combinación de vivienda, centro comercial, aparcamiento y sala de mercado hace que la tecnología de instalación sea más eficiente. Dentro del mercado, un panel informativo ilustra el uso de energía y el ahorro de CO2 del edificio. Un sistema de saneamiento inteligente está diseñado para ahorrar agua.

La visión de diseño de MVRDV describe a Markthal como urbanismo, la combinación de funciones es un diseño integrado, un edificio de 24 horas que es una adición pública y duradera a la ciudad de Rotterdam.

Los inquilinos de Markthal han firmado un llamado Acuerdo de Arrendamiento Verde con respecto a los requisitos de rendimiento sostenible. Esto incluye el uso del agua, la energía, los residuos y el uso de materiales de construcción sanos. De este modo, la ambición sostenible va más allá del contenedor del edificio.

Un ecologista fue invitado a mejorar el valor ecológico de la ubicación del centro de la ciudad y aconsejó crear un espacio para los murciélagos y los vencejos. En la fachada oeste de la 11ª planta hay cuatro grandes palos de murciélago integrados en la fachada, en el lado norte de la primera planta hay diez nidos de vencejos montados en la pared.

Vivir

Markthal Rotterdam es un concepto completamente nuevo, el primer edificio de este tipo, un híbrido entre el mercado y la vivienda. Rotterdam experimenta una primicia mundial con esta nueva tipología urbana. Al utilizar los apartamentos para crear un arco que cubre el mercado, surge un nuevo edificio público, que no podría haber sido tan grande sin la vivienda.

El arco en forma de herradura de Markthal consta de viviendas de la tercera a la undécima planta, en total 102 apartamentos de alquiler y 126 apartamentos en venta. Cada apartamento tiene una terraza exterior en todo el ancho de la unidad y los 24 áticos en el último piso tienen – gracias a la forma de arco – una azotea muy amplia. Se puede acceder a los apartamentos a través de 6 entradas a nivel de calle.

La mitad de los apartamentos tienen ventanas al mercado, estas ventanas son de triple acristalamiento para evitar molestias por ruidos u olores. Hay una amplia variedad de tipos de apartamentos, desde apartamentos en altillo de distribución libre hasta dúplex con múltiples dormitorios. Las propiedades varían de 80 a 300 m². Los áticos tienen sus entradas en el décimo piso y escaleras interiores y espacio para un ascensor al undécimo piso, de esta manera el arco de Markthal se pudo realizar sin cajas de ascensor en el techo.

©MVRDV

 

Abstract

The open-air market is a daily urban activity that takes place in squares and streets. It is an activity that promotes the synergy of cities since classical antiquity. The MVRDV project proposes the integration of these public activities by participating in the same space with private accommodation. This innovative mix brings together a new urban typology that may or may not potentially optimise this relationship.

The Markthal Rotterdam complex is located in the foundational area of the city. It is formalized as an enormous tunnel that envelops an enormous space destined to the food market and a series of commercial premises and restaurants. But, in addition, its structure houses 228 private housing apartments.

Imágenes: ©Provast

Fotos de portada: ©Daria Scagliola – Stijn Brakkee

TECNNE | Arquitectura y contextos


 

Comment here