ARQUITECTURA

West 57 BIG


West 57 Manhattan, Bjarke Ingels Group

En su primer edificio en Manhattan, Bjarke Ingels propone un ejercicio formal donde constituye un volumen que resulta de la conjunción de una figura compacta y un edificio en altura. El volumen en forma de cuña concede una imagen completamente nueva al claramente identificable perfil de Manhattan. Vista desde el río, su figura se revela como una pirámide; por el contrario, desde la ciudad se descubre como una torre que ocupa todo el lado de la calle 57. Así, entre los diferentes estilos arquitectónicos de los edificios del sur de la ciudad, el West 57 se erige como un ícono que destaca su singular perfil.

Estas decisiones de diseño surgen de una lógica de diagramas, donde se analizan flujos que definen formas. Big utiliza un procedimiento metodológico que se inicia con el análisis de una forma determinada y altera en función de esos flujos, pero se propone como resultado alcanzar una rigurosa figura simplificada.

Perfil urbano

En este caso, el perfil truncado derivado del análisis primario permite a todas las unidades un asoleamiento uniforme, pero a la vez permite que los rayos solares alcancen el patio abierto donde transcurre la vida social del conjunto que se abre en el centro del volumen. Esta macla tipológica combina la compacidad de la manzana Europea con las esbeltas torres de la ciudad, de forma tal que asimila una dualidad cuestionada desde los albores de la arquitectura moderna.

De esta forma, tres esquinas se desarrollan a baja altura y la restante se eleva hasta alcanzar una altura de 140 metros sobre el noreste, en el lado opuesto al río. El perímetro del plano de cubierta se construye al unir el punto más alto de cada esquina, lo que confiere al edificio un perfil propio. De esta forma, además de alcanzar vistas al rio Hudson desde todas las unidades, tampoco se obstaculizan las de la lindera torre Helena ubicada al otro lado de la calle.

La cubierta inclinada se encuentra perforada en todo su recorrido, donde surgen balcones de expansión que permiten el máximo aprovechamiento de la luz natural y las visuales al paisaje. Esta inclinación también hace variable la percepción visual en función del ángulo del espectador. La forma en pendiente del volumen marca en el sitio una transición entre los edificios de baja altura de la parte sur y los rascacielos de la parte norte.

Hacia la calle, las fachadas se componen de balcones cerrados que se corresponden con cada unidad, que conforma un espacio de transición a la actividad urbana. En el interior del patio, su abundante vegetación establece una positiva diferencia con el resto de los edificios Manhattan.

“En las últimas décadas, algunos de los desarrollos urbanos más interesantes han llegado en forma de naturaleza y espacio público, reinsertándose de nuevo en bolsillos postindustriales liberados en la ciudad; la peatonalización de Broadway y Times Square; los carriles para bicicletas, el High Line y los muelles industriales convirtiéndose en parques. Situado en el extremo norte del Parque del Río Hudson, VIΛ continúa este proceso de verdificación que permite un espacio abierto a invadir el tejido urbano de la grilla de la ciudad de Manhattan. En una fusión poco probable de lo que parece ser dos tipologías mutuamente excluyentes – el patio y el rascacielos, el Courtscraper es la más reciente adición a la línea del horizonte de Manhattan1“.

En esta obra, Big compone un edificio  icónico, expresivo y singular, atípico al perfil de Manhattan. El resultado es producto de la fusión de dos tipologías reconocidas, alteradas mediante un lenguaje diagramático donde tiene gran incidencia el programa, los edificios linderos, la superficie de la parcela y las invariables climáticas. Pero también el deseo de conformar un atractivo visual que sea un punto de referencia visual en el perfil unívoco de la isla.

©tecnne

Memoria de los autores

VIΛ 57 West, diseñado por BIG-Bjarke Ingels Group para la Organización Durst, introduce una nueva tipología a la ciudad de Nueva York: el Courtscraper. El edificio en altura de 77100 metros cuadrados combina la densidad del rascacielos americano con el espacio común del patio europeo, ofreciendo 709 unidades residenciales con un exuberante jardín de 2000 metros cuadrados en el centro del edificio. VIΛ ocupa casi una manzana completa en la esquina de la calle 57 Oeste y la autopista West Side Highway, con vistas ininterrumpidas hacia el Hudson River Park y la costa. La Organización Durst encargó a BIG el diseño de un edificio para el sitio en la primavera de 2010, y la construcción comenzó en 2011.

A principios de este año, el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH) nombró a VIΛ el mejor edificio alto en las Américas, como parte de su premio 2016 Tall Buildings Award. El VIΛ Courtscraper es un híbrido entre el bloque perimetral europeo y el rascacielos tradicional americano. El edificio culmina a 137 metros en su esquina noreste, lo que maximiza el número de departamentos y preserva gentilmente las vistas del río de la Torre Helena adyacente. Los cambios de volumen de VIΛ dependen del punto de vista del espectador. Desde el oeste, es un paraboloide hiperbólico o una pirámide deformada. Desde el este, el Courtscraper parece ser una aguja delgada. El espacio verde compartido en el centro del bloque se deriva del clásico de ‘oasis urbano’ de Copenhague.

El patio tiene las mismas proporciones exactas que el parque de Olmsted, sólo 13.000 veces más pequeño – un Central Park bonsai. En una acumulación similar de paisajes naturales, el patio se transforma de un bosque sombreado en el este, a un prado soleado en el oeste. Diseñado por la oficina de arquitectura del paisaje Starr Whitehouse, cuenta con 80 árboles y céspedes recién sembrados, y 47 especies de material vegetal nativo. Al mantener tres esquinas del bloque bajo y levantar la parte noreste del edificio, el patio se abre vistas hacia el río Hudson y trae el sol bajo del oeste profundamente hacia el bloque. Mientras que el patio es un espacio privado y un santuario para los residentes, se puede ver desde el exterior, creando una conexión visual con la vegetación del Parque del Río Hudson. El edificio está compuesto de unidades residenciales predominantemente, de diferentes tamaños con programa cultural y comercial a nivel de la calle y el segundo piso. Los niveles más bajos de VIΛ tienen una fuerte relación con el patio.

El vestíbulo está conectado directamente con el patio a través de una gran escalera, que invita a los residentes al espacio del patio. Las comodidades generosas en VIΛ incluyen salones y espacios para eventos, un simulador de golf, sala de proyección de películas, una piscina, una cancha de baloncesto, gimnasio y salas para ejercicio y juego de póquer, ping pong, y billar, y están construidos en torno el patio para conseguir la máxima interacción física y visual entre los espacios comunes interiores y exteriores. En los niveles superiores, los departamentos están organizados en un diseño tipo espina de pescado, orientando los departamentos hacia la vista del agua. Grandes terrazas están talladas en la fachada deformada para maximizar las vistas y la luz en los departamentos, garantizando al mismo tiempo la privacidad entre los residentes.

El concepto material para el diseño interior del proyecto es “Scandimerican”, otra capa de hibridación europea-americana. Se mezclan la sensibilidad moderna del material clásico escandinavo con materiales locales de Nueva York. Los materiales principales de los departamentos son pisos y armarios de madera de roble, y las baldosas de porcelana blanca en los baños. Como una unión definitiva del diseño “Scandimerican”, los espacios para eventos cuentan con la silla Via57, diseñada en colaboración con BIG y KiBiSi para la marca danesa Republic of Fritz Hansen. El diseño traduce la forma tetrahedronal particular del edificio en una pieza multifuncional de mobiliario, trayendo una pieza del horizonte de Manhattan a los espacios compartidos para los residentes de VIΛ. El edificio también cuenta con una escultura complementaria de ocho pisos de Stephen Glassman titulada “Flows Two Ways,” anclada en la fachada de la torre Helena adyacente. Una vez completado, el espacio comercial en planta baja albergará servicios como un restaurante del Livanos Restaurant Group, un cine Landmark Theatres, y la primera tienda en EE.UU. del American Kennel Club.

©BIG-Bjarke Ingels Group

Notas: 

1 Bjarke Ingels, BIG

Fotografías: ©Iwan Baan / Imágenes: ©BIG

TECNNE | Arquitectura y contextos


 

Comment here