Parador AristonTEMATICO

El viaje de Breuer a la Argentina

Marcel Breuer, tecnne

“Esta carta será una sorpresa para usted, porque tiene la clave de una conversación que tuvimos el mes pasado, en su fiesta, sobre un viaje de los Breuer a Sudamérica. Esta semana estuve hablando con varias personas de la Universidad de Buenos Aires, sobre la posibilidad de invitarle durante dos meses para dar algunas conferencias en esta ciudad, sobre todo lo que usted quiera, especialmente en lo que se refiere a la planificación y el alojamiento1

Marcel Breuer programó una estadía de 8 semanas en la Argentina, para dar cursos y evaluar ejercicios de diseño en la escuela de arquitectura de la Universidad de Buenos Aires. El artífice de su llegada fue Eduardo Catalano, quien instó ante las autoridades para formalizar su contratación. Catalano había egresado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires en 1940. En 1942 trabajó junto a Carlos Coire y Horacio Caminos en el proyecto de un ingenio azucarero en Tucumán que fue presentado en el Salón Nacional de Arquitectura. El trabajo fue publicado como “el planteamiento de un problema urbanístico” en el número 3 de la revista Tecné2, donde proponen un plan orgánico que afronte el problema de la vivienda popular rural, porque entienden que “la falta de contenido social es la que impide que tengamos una arquitectura propia”3.

En 1944 obtuvo una beca para realizar un posgrado en la Universidad de Pensilvania, y en 1945 se incorporó a la Harvard Graduate School of Design, donde obtiene su segunda maestría como estudiante de posgrado de Walter Gropius y estudiante de pregrado de Marcel Breuer4. Ese mismo año participa junto a Basil Yurchenco, otro estudiante de Marcel Breuer, en un concurso para el diseño de un estacionamiento público para la General Motors. Catalano y Yurchenco obtienen el segundo premio entre 914 participantes con un proyecto basado en una rampa continua, que cambian de dirección alrededor de un eje central para lograr una mayor superficie de estacionamiento que los garajes tradicionales5.

En 1945, al finalizar su graduación, Catalano regresó a la Argentina. Se incorporó a la secretaria de obras públicas y planeamiento de la Municipalidad de Buenos Aires y al cuerpo docente de la Universidad de Buenos Aires. En 1946 formó parte de la creación del instituto de arquitectura y urbanismo de Tucumán y participó en el proyecto de la Ciudad Universitaria de Tucumán, junto con Eduardo Sacriste, Jorge Vivanco, Horacio Caminos, entre otros6.

En 1947, Catalano proyecta junto a Oscar Crivelli el edificio Mercado del Plata, y junto a un equipo multidisciplinar, el Auditorium de la Ciudad de Buenos Aires7. En el ámbito privado abre estudio profesional junto a Carlos Coire que permaneció activo durante varios años hasta que, por diferentes razones, ambos continuaron sus carreras en otros países8.

Catalano mantuvo una fluida relación con Marcel Breuer, quien había expresado su interés por visitar la argentina, “pero me temo que esto tendrá que esperar hasta que se abra alguna oportunidad ahora imprevista”9. Sin embargo, Catalano se esforzó por concretar esa oportunidad, y a fines de 1946 propuso a las autoridades de la Universidad de Buenos Aires incorporar al programa de la escuela de arquitectura un curso de diseño a cargo de Marcel Breuer. En enero de 1947, el consejo académico acordó la realización de esos cursos, interesado por contar con Breuer como asesor del comité para el plan de construcción educativa de la Universidad, presidiendo la Escuela de Arquitectura10.

Catalano escribe a Breuer para que contacte a Ernesto Gietz11, representante de la universidad, que en ese momento se encontraba en la Fundación Hispana de la Biblioteca del Congreso de Washington, “y proponer una reunión en Washington o Nueva York, lo antes posible…. eso es todo… y diga que sí, por favor12.

Breuer almorzó con Grietz en el Harvard Club de New York el 10 de abril de 1947. Se mostró entusiasmado por la propuesta educativa13, pero rechazó la presidencia de la Escuela de Arquitectura, porque ello significaba un cambio de vida abrupto14.  Breuer ratificó a Grietz el acuerdo verbal al que habían llegado a través de una nota donde describe las posibles actividades a desarrollar:

“La invitación de su universidad es para ocho semanas, y el período más adecuado para mi visita sería entre el 15 de julio y el 15 de septiembre de 1947. Además de las conferencias y discusiones en su Departamento de Artes Técnicas, sería interesante elaborar un proyecto con diez o doce de sus estudiantes. El proyecto estaría disponible para la discusión general y la crítica, también para un grupo más amplio de profesores y estudiantes. Me encargaría de traer conmigo una colección de unas 200-300 diapositivas. Serían para la colección permanente de su departamento. La mayoría de las diapositivas serían sobre la arquitectura moderna”15.

Grietz por su parte, solicitó a Breuer información “relativa a los planes de construcción de los edificios universitarios, incluidos los laboratorios, los armarios y el equipo necesario, le agradecería enormemente que me informara de cualquier informe especial sobre este tema, o si algún arquitecto o grupo de arquitectos se ha dedicado a este asunto” 16. Pocos días después, Breuer envió a Buenos Aires Breuer abundante18, ratificando su interés por colaborar con el diseño de los nuevos edificios de la universidad, porque “abrirían una oportunidad para una colaboración a largo plazo con un pequeño grupo de arquitectos argentinos, y me parece una tarea arquitectónica inusual”19.

Confirmado el vínculo contractual con la universidad, Catalano envió una extensa nota donde expresa sus impresiones respecto al programa pedagógico que puede desarrollar en la Argentina:

“Ahora, le escribiré sobre sus ocho semanas en Argentina. Muchos arquitectos han llegado aquí para dar conferencias en Buenos Aires, con diferente éxito. El último fue Neutra, en 1945, cuando estuve en Cambridge; pero he oído que los arquitectos argentinos se decepcionaron, porque estaba explicando lo mismo que las revistas americanas. Los arquitectos de aquí prefieren la cultura europea a la norteamericana.

En Argentina se pueden hacer dos cosas. Primero, trabajar con algunos estudiantes y miembros de la facultad en un problema de planeamiento -la Escuela va a pagar tu viaje con dinero del departamento de planeamiento- Segundo, dar una conferencia en la escuela, la Sociedad Central de Arquitectos, o algún instituto. (Estoy planeando obtener una invitación de una muy buena universidad, situada en el norte del país: Tucumán). Como usted ha sugerido, es muy importante trabajar con el estudiante, y dejar algo hecho.

Un tema muy interesante para una conferencia es La Bauhaus (quizás estés cansado de hablar de ello, pero mucha gente no sabe de su existencia); el taller, la artesanía y las artes, el desarrollo de la arquitectura moderna, conceptos sobre la producción en masa, la prefabricación de la casa, una prefabricación completa de partes. Cómo es la enseñanza de la planificación y la arquitectura en Harvard y el actual Instituto de Diseño de Chicago, Black Mountain College, el Museo de Arte Moderno; su enfoque plástico sobre la arquitectura, la pintura y la escultura; el desarrollo del mobiliario moderno, la influencia de la producción en masa en él (este tema nunca se ha escuchado) y la planificación -todo lo que usted sabe en Europa y EE UU.”17.

La publicación de las obras de Breuer

Catalano quiere que la presencia de Breuer en la Argentina tenga gran repercusión; se reúne con Walter Hylton Scott, director de la Revista Nuestra Arquitectura, para concretar la publicación de un número especial20, e inmediatamente, escribe a Breuer para que seleccione y envíe material gráfico de sus obras21.

Debido a que Breuer tiene varios trabajos en ejecución y había iniciado de las obras de su casa en Connecticut, demoró el envío del material para la publicación, que llegó a Buenos dos meses después. Como las imágenes y los textos excedían las 30 páginas, Breuer dejó a criterio de los editores reducirlo al espacio disponible. La publicación se programó para fines de agosto, y como en esos días Breuer estará en la Argentina, Catalano sugiere una reunión entre Breuer y Scott en Buenos Aires.

En esos días, “L’Architecture d’aujourd’hui” preparaba una publicación retrospectiva sobre el trabajo de Breuer en Europa y los Estados Unidos. Breuer supone que ese material también será publicado en la edición argentina de la revista, La Arquitectura de Hoy22 y lo advierte a Scott, que decide publicar todo el material en dos ediciones simultaneas con un enfoque diferente23. El primer número se editó en septiembre, pero para el segundo Breuer y Scott acordaron incorporar otros documentos que demoraron en llegar debido al viaje de Breuer a Colombia y se publicó en noviembre24.

La organización de los cursos

Entre junio y julio de 1947, Eduardo Catalano y Marcel Breuer planificaron las actividades educativas a desarrollar en la Universidad. Catalano propone organizar conferencias abiertas y una modalidad de trabajo grupal acotada a pequeños grupos de alumnos:

“Tendrás que desarrollar un tema durante 8 semanas con 10 o 12 estudiantes. Escogeremos estudiantes con conocimientos de inglés, para que les puedas explicar fácilmente. Puedes seleccionar de su proyecto anterior el mejor para formar tu equipo. El tema del diseño será quizás el desarrollo de una zona de viviendas, con todas las estructuras especiales en cuestión, como, por ejemplo: centro comercial, edificio educativo, teatros, guardería. – Es un pequeño centro comunitario. Muy pronto, tal vez en días, te enviaremos una foto del área, y algún material, para su estudio «…» La idea es trabajar en una sala de conferencias. 150 asientos para el estudiante, los miembros de la facultad serían muy buenos para criticar el diseño en la pizarra con el estudiante. La gente puede hacerte varias preguntas como un problema de discusión y la crítica puede ser completada con imágenes proyectadas de edificios construidos en Europa, o en América y varias otras cosas en relación con el planeamiento de la ciudad, la arquitectura, etc. relacionadas con el problema. Usted puede escribir sus conferencias, antes, para que podamos traducirlas, para dar una copia a cada uno, como se hizo durante la conferencia de Léger en francés en 1945.

Necesitamos si tienes, tu mejor trabajo, desde tus inicios, tu trabajo sobre arte abstracto si tienes -no nombramos ninguno- y varias fotos tuyas desde 1919 hasta 1947- si quieres escribir también un prólogo muy breve, o algo que te guste, envíamelo. Pueden ser palabras para el arquitecto, para el estudiante, o para gente con “buena voluntad para la arquitectura” – puede enviar también algunas ideas sobre su obra, escritas por buenos autores. Pido todas esas cosas para publicar un cuadro bastante completo (out line) de sus actividades. Traed con vosotros una colección de diapositivas relacionadas con el tema”25.

Breuer y Catalano programaron para el taller un ejercicio de diseño relacionado con la creación de la ciudad universitaria26. El 22 de julio de 1947, Otaola confirma por intermedio de un telegrama el contrato que ligará a Breuer con la Universidad de Buenos Aires27. Inmediatamente, Breuer escribe a Catalano: “Parece que ya todo está arreglado y llego a Buenos Aires el domingo 3 de agosto por la tarde, a las 4:45 p.m. en avión desde Río. Espero encontrarte allí, en el aeropuerto, y que me prestes tu brazo protector28.

Marcelo Gardinetti


Notas:

1 Carta de Catalano a Marcel Breuer, 11 de enero de 1947 Marcel Breuer Papers, Special Collections Research Center, Syracuse University Libraries

2 “Tecné fue una revista de vida efímera, pero de impacto en la difusión del ideario moderno en la década del ‘40. Fundada por Conrado Sonderéguer y Simón L. Ungar (del Grupo Austral), el primer número apareció en agosto de 1942 y el último en marzo de 1944. Publicó en Tecné toda la vanguardia moderna del país, del Uruguay y del extranjero” Silvia Augusta Cirvini “Las revistas técnicas y de arquitectura (1880-1945). Periodismo especializado y modernización en Argentina” Argos Vol. 28 Nº 54. (2011), 46

3 “el carácter valedero de la arquitectura de todos los tiempos esta dado por la nobleza con la que se han empleado los materiales y por la exactitud con que se ha captado la realidad social de la época” Eduardo Catalano, Carlos Coire y Horacio Caminos “El planteamiento de un problema urbanístico”, Tecné N°3 (1944), 48

4 “Becado para cursar estudios en Estados Unidos, Catalano se trasladó a la Universidad de Pensilvania y a la de Harvard. Se graduó en 1944 y 1945, respectivamente, con un Máster en Arquitectura. En Harvard, Catalano estudió con dos maestros de la arquitectura modernista, Walter Gropius y Marcel Breuer.” Summary Eduardo Catalano Papers, MC 00625, NC State University Libraries Special Collections Research Center

5 “En un estacionamiento, toda la superficie del piso, excluyendo el núcleo central, consistiría en una rampa continua” Concurso de diseño de General Motors, publicado en la revista Architectural Record en abril de 1947: Yurchenco, Basil and Eduardo Catalano, “A Multi-Story Garage for Public Parking”, Architectural Record. (April 1947), 125-128

6 “el proyecto correspondió a un equipo de arquitectos modernos, relacionados directamente con Austral, que encontraron en Tucuman el protagonismo y las posibilidades que no se le habían brindado en Buenos Aires. Los miembros del grupo inicial fueron Jorge Vivanco, Eduardo Sacriste y Horacio Caminos. Posterirmente se agregaron Hilario Zalba, Onetto y Eduardo Catalano. A ellos se sumaron después, en la ultima fase de elaboración del proyecto, un grupo de destacados arquitectos Italianos, contratados además como profesores, parte de la vanguardia arquitectónica de la Italia posterior a 1945: Gino Calcaprina, Enrico Tedeschi, Luigi Picinato, Guido Oberti, Ernesto Rogers, Carlos Barbieri y Lázaro Devoto.” Jorge Francisco Liernur, Fernando Aliata “Diccionario de arquitectura en la Argentina” c|d (Buenos Aires: AGEA, 2004),86

7 “El proyecto de 1948 para el Auditorio de la ciudad de Buenos Aires, no construido, fue realizado por la Dirección de Obras Públicas de la Municipalidad de Buenos Aires, que contó con un equipo formado por los arquitectos Eduardo Catalano, René Nery, Raúl Grego, Francisco Degiorgi, Alberto González Gandolfi y Fernando Lanús. Estos contaron como asesores con los ingenieros Carlos Laucher (estructuras), Federico Malvárez (acústica) e Isaac Goodbar (iluminación). «…» el auditorio iba a tener 20.000 [localidades]. Se ubicaría – de modo impreciso- en los jardines frente a Plaza Italia, entre las avenidas Santa Fé y Sarmiento. En la memoria se hacía constar que no se intentaba reproducir en grande las expresiones del teatro o del auditórium intimo tradicional, sino que por su magnitud tendía a provocar el surgimiento de un espectáculo nuevo” Jorge Francisco Liernur, Fernando Aliata “Diccionario de arquitectura en la Argentina” a|b (Buenos Aires: AGEA, 2004),87

8 En 1950 viaja a Londres, donde fue profesor de la Architectural Association de Londres hasta 1951, cuando decide regresar a los Estados Unidos como profesor de la School of Design de Raleigh, North Carolina State University.

9 “Me gustaría poder visitar su país, pero me temo que esto tendrá que esperar hasta que se abra alguna oportunidad ahora imprevista.” Correspondencia Marcel Breuer a Eduardo Catalano, 6 de febrero de 1947. Marcel Breuer Papers, Special Collections Research Center, Syracuse University Libraries

10 “están planeando invitarte a ser el Presidente de la Escuela de Arquitectura, pero te hablarán de este tema si vienes a esta ciudad”. Correspondencia Eduardo Catalano a Marcel Breuer, 11 de enero de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem

11 Gietz era bibliotecario de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y Director del Instituto Bibliotecológico de la Universidad de Buenos Aires. Además, era miembro del Comité de Cooperación con América Latina de la American Library Association, con activa participación en la Library of Congress Hispanic Foundation en Washington. Gietz intervino en nombre de Julio Otaola, que en ese entonces era el Delegado interventor de la facultad de Ciencias Exactas, físicas y naturales.

12 Correspondencia Eduardo Catalano a Marcel Breuer, 11 de enero de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem

13 “Su carta fue un gran placer para mí y para mi esposa. No sólo porque el viaje a Argentina sería emocionante, sino porque es una prueba también de sus esfuerzos amistosos, y eso es un sentimiento satisfactorio. Al mismo tiempo escribo al Sr. Ernesto Gietz en Washington, e intentaré verle, si es posible en Nueva York. Espero -por mi propio interés, por supuesto- que pueda hacer el viaje a Buenos Aires.” Correspondencia Marcel Breuer a Eduardo Catalano, 17 de marzo de 1947, Marcel Breuer Papers, Ibidem

14 “En cuanto a la presidencia de su Escuela de Arquitectura, eso es muy serio, y en este momento me parece un “cambio de vida” bastante radical. Pero estaría encantado de discutir todo esto con sus comités.” Ibidem

15 Correspondencia Marcel Breuer a Ernesto Grietz, 11 de abril de 1947, Marcel Breuer Papers, Ibidem.

16 Correspondencia Ernesto Grietz a Marcel Breuer, 21 de abril de 1947, Marcel Breuer Papers, Ibidem.

17 Correspondencia Eduardo Catalano a Marcel Breuer, 23 de abril de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem

18 “Hay bastantes datos en mis propios archivos y en relación con mi trabajo anterior, que podrían ser revisados y reeditados para su propósito. Además, hay, por supuesto, una inmensa cantidad de información disponible, especialmente en cuanto a equipamiento, en las diversas publicaciones sobre universidades e instituciones de investigación en este país y en el extranjero.” Correspondencia Marcel Breuer a Ernesto Grietz, 25 de abril de 1947, Marcel Breuer Papers, Ibidem.

19 Correspondencia Marcel Breuer a Eduardo Catalano, 14 de mayo de 1947, Marcel Breuer Papers, Ibidem.

20 Walter Hylton Scott fue el fundador y primer director de la revista “Nuestra Arquitectura” una revista mensual que publicó en Argentina 523 números entre 1929 y 1985. Si bien en sus inicios adhería a la arquitectura academicista, al poco tiempo comenzó a publicar obras de arquitectura moderna internacional, y desde 1940, fue el vocero más importante en el país del movimiento moderno.

21 “Quiero publicar en una revista argentina, un número sobre usted y su trabajo. Hoy estuve hablando con el director de Nuestra Arquitectura planeando nuestra acción. Creemos que su presencia en Argentina debe ser completa. Si usted decidió ayudarme en tal organización, por favor hágamelo saber y envíeme todo lo que crea factible de reproducción (texto y material gráfico). Este último debería ser fotos tomadas directamente de los edificios y no de las reproducciones de las revistas. Necesitamos material que quepa en unas 30 páginas, y que pueda ser seleccionado desde el principio hasta el último diseño, planificación y mobiliario”. Correspondencia Eduardo Catalano a Marcel Breuer, 23 de abril de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem

22 “La Arquitectura de Hoy, edición en castellano de L’Architecture d’Aujourdhui. Se editaron sólo catorce (14) números entre 1947 y 1948, de cuidadosa factura tanto editorial como de contenido. Hizo posible difundir, en su corta existencia, el Plan Director de Le Corbusier para Buenos Aires (Nº 4), la arquitectura moderna de Brasil con las obras de Niemeyer, Costa y otros (Nº 9), o las obras de planificación de Antonio Bonet en Uruguay. Estuvo dirigida por André Bloc” Silvia Augusta Cirvini, Ibidem

23 La Revista Nuestra Arquitectura dedicó dos números a la obra de Breuer — el N°218 en septiembre de 1947 y el N°220 en noviembre del mismo año—, gracias a la colaboración de Eduardo Catalano.

24 “era nuestro propósito, conforme lo anunciamos oportunamente, dedicar este número al resto de los trabajos de Marcel Breuer. Pero debido a que no recibimos desde Colombia, donde se encontraba Mr. Breuer, el material complementario, hemos decidido postergar para noviembre esta publicación” Nota editorial, Nuestra Arquitectura N°219, octubre de 1947

25 Correspondencia Eduardo Catalano a Marcel Breuer, 24 de junio de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem

26 “probablemente podría ayudarme a mí o al Decano en la selección del programa en el que debo trabajar con sus estudiantes. Por supuesto, una planificación del programa sería muy interesante – tal vez en relación con el nuevo proyecto de la universidad.” Correspondencia Marcel Breuer a Eduardo Catalano, 28 de junio de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem.

27 “conforme a su aceptación propuesta dictar curso en la fecha se tramita giro telegráfico que recibirá a la brevedad. Saludos” Correspondencia Marcel Breuer a Eduardo Catalano, 22 de julio de 1947 Marcel Breuer Papers, Ibidem.

28 Ibidem.

Bibliografía:

Catalano, Eduardo; Carlos Coire; Horacio Caminos, “El planteamiento de un problema urbanístico”, Tecné N°3 (1944), 45-50

Cirvini, Silvia Augusta “Las revistas técnicas y de arquitectura (1880-1945). Periodismo especializado y modernización en Argentina” Argos Vol. 28 Nº 54. (2011), 13-60

Liernur, Jorge Francisco; Fernando Aliata “Diccionario de arquitectura en la Argentina” (Buenos Aires: AGEA, 2004)

Fuente documental:

Universidad de Buenos Aires. Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Centro de Documentación – Biblioteca “Prof. Arq. Manuel Ignacio Net”. Buenos Aires, Argentina.

Eduardo Catalano Papers, MC 00625, NC State University Libraries Special Collections Research Center

Marcel Breuer Papers, Special Collections Research Center, Syracuse University Libraries

Procedencia de las imágenes:

General Motors Garage: Achitectural Review 125, Abril de 1947

Nota: La correspondencia y las fotografías del archivo Marcel Breuer publicadas en este artículo cuentan con expresa autorización de Syracuse University Libraries para publicar en TECNNE. Por lo tanto, queda prohibida la reproducción de este artículo en cualquier formato y medio.

TECNNE | Arquitectura y contextos ©Marcelo Gardinetti. Todos los derechos reservados