BIBLIOTECAEscritos

Vittorio Gregotti, sobre la simplicidad

Vittorio Gregotti, tecnne

On Simplicity, Vittorio Gregotti, 1996

La simplicidad, como proceso de adhesión a la esencia del uso, a la falta de ornamento y a la mímesis de la reproducibilidad técnica y el rigor expresivo de los utensilios, ha sido, como sabemos, la bandera estilística más destacada y común de la modernidad en este siglo.

Pero si se abandona la idea de que el orgullo moral y tenaz de la modestia y el esfuerzo igualitario y sacrílego pueden servir de mímesis de la razón colectiva, del progreso y de la liberación, entonces ciertamente parece más difícil enumerar los valores de la sencillez en tiempos de señales muy complejas e intensas. Como mínimo, la cuestión de la simplicidad en la arquitectura se somete a diferentes interpretaciones posibles.

Diseñar un edificio sencillo se ha convertido en un problema muy complicado, al menos para aquellos que creen que la simplicidad en la arquitectura no es algo natural o espontáneo, no resulta de la restauración de la deducción lineal, no es tautología, simplificación, un retroceso de la complejidad de la realidad o, al menos, una renuncia a la invención.

La simplicidad se encuentra hoy en día en una peligrosa cresta. Una cresta alberga una oposición pura a la coacción del mercado, a los artificios que carecen de un objetivo o una razón interna de expresión. En el otro lado se encuentra la emboscada de la simplificación y la pobreza de invención, la afasia y el manierismo del silencio poético, en resumen, la superstición inarticulada de la simplicidad.

En otras palabras, para mí la simplicidad no es simplificación, y sobre todo no es simplificación como modelo formal. La simplicidad elocuente se puede alcanzar con gran esfuerzo, pero nunca es un buen punto de partida, ni, sobre todo, un objetivo a cualquier precio. La arquitectura no es simple; sólo puede llegar a serlo.

Tampoco me gustaría, en estos tiempos de ruidosa y exhibicionista redundancia de la comunicación, verme obligado ideológicamente a tomar el lado de la simplicidad como una mímesis a priori de rigor lógico y moralista. Eso es importante, pero sigue siendo transitorio.

La fragmentación en nuestros tiempos ciertamente requiere algunos puntos sólidos, algunos clavos seguros y bien sujetos. Pero creo que esa solidez debe ser reconstruida no a través de la reducción, sino más bien empujando la investigación del proyecto hasta que logre romper la enmarañada red de la complicación para reconstruir, en vista de la situación específica, una hipótesis de una estructura que organice la arquitectura según la práctica de una claridad meticulosa, aunque conscientemente provisional.

Hoy en día es muy difícil imaginar una vuelta al orden que pueda ser más que una capa de encubrimiento sobre el desorden y los conflictos de nuestro tiempo, si no se enfrenta a las contradicciones irresolubles puestas diariamente ante nuestros ojos por nociones como la lógica y la razón. La simplicidad debe hacer la contradicción misma clara y comprensible sin negar su existencia y su valor como material para establecer la diferencia.

Las razones de un simple edificio deben revelar, no tapar, las fisuras de la duda; deben reconectar y no aislar. Primero deben abordar sus propios límites, y deben limitar los riesgos de instituir una ley que carezca del orden interno necesario. Es decir, deben darse cuenta de que su equilibrio es precario, pero al mismo tiempo perseguirlo con tenacidad. Un edificio sencillo debe componer así su propia imagen como la tensión superficial de la complejidad; pues no hay nivel de complejidad que no pueda expresarse a través de la claridad de la sencillez sin simplificación.

En ese sentido, un edificio nunca es lo suficientemente simple. Librarse de lo superfluo, es decir, identificar lo superfluo sin confundirlo con la riqueza de la curiosidad, de la pregunta, del cuestionamiento, requiere un esfuerzo preciso y difícil de discriminación, aunque sólo liberarse de lo superfluo no garantiza claramente el acceso al corazón de la simplicidad.

Un edificio es simple no porque sus formas se ajusten a la geometría elemental, no porque todo sea inmediatamente visible o porque la lógica sea evidente en sus conexiones, sino porque todas sus partes expresan su necesidad, tanto recíprocamente como con respecto al significado de la solución arquitectónica específica. En la simplicidad no debe haber nada preestablecido, nada inmóvil. En cambio, todo debe ser equilibrio, medición, relación entre puntos, organización vital, transparencia misteriosa.

Debe dar la impresión de que todo lo que contiene el proyecto es absolutamente inevitable y cierto, pero que siempre hay algo esencial más allá de lo que se ha organizado.

En ese sentido, la oscilación, la anulación y la tensión suspendida de las partes pueden también compartir el rigor de la simplicidad, y participar en la regla de oro y absolutamente general de la economía de la expresión.

Por otra parte, proponer la simplicidad en la arquitectura no es, hoy en día, proponer una totalidad, un cierre dentro de una forma benigna de lo absoluto. Más bien se presenta como la iluminación de un breve fragmento de verdad, como el laborioso desciframiento de una pequeña frase de un texto cuyo significado global permanece desconocido.

Un edificio simple puede tener también un interior cuyas funciones, espacios, usos y distribuciones son complejos; un interior rico en interrelaciones más que en forma, para el cual la simplicidad es, sobre todo, una triangulación del campo experimental.

Pero un edificio simple es también lo opuesto a una carrocería de automóvil que cubre y unifica un motor complejo construido por una racionalidad diferente, una carrocería que niega el acceso al mecanismo de la función y sólo revela el aspecto de la actuación. Más bien, el simple edificio simultáneamente guarda y revela su esencia.

Además, un simple edificio no puede evitar referirse a algún intento de refundación, una refundación del sentido y la representación que se construye también como una reorganización del sistema de funciones, un replanteamiento radical de las razones del organismo y de su papel público y contextual.

Simple es, en ese sentido, también lo contrario de mixto, combinado. Se refiere a la idea de unidad y homogeneidad, de estar desprovisto de posibles adiciones, en la que no figuran elementos compositivos dotados de vida autónoma. Es, en otras palabras, algo que ha llegado a un estado en el que parece que nada puede ser añadido o quitado, y en el que todas las razones de su composición han encontrado su propia disposición, provisionalmente definitiva.

La arquitectura -la gran arquitectura- siempre ha intentado reducir los problemas de construcción, uso, contexto y simbolismo a una sola razón. El simple edificio lleva consigo, incluso cuando tales razones se vuelven remotas, la disposición unitaria de sus componentes como base de su propia identidad específica.

La simplicidad de un edificio, además, tiene que ver con el silencio. Es la creación de una pausa en el tumulto del lenguaje; identifica la divergencia de sentido entre los signos; aparece como la fijación orgullosa de una serie infinita de vacilaciones, pruebas, borrones, experiencias; es la reescritura de lo que siempre hemos conocido. El simple proyecto destruye todas las neurosis sobre el futuro, devuelve al pasado, parafraseando a Merleau-Ponty, no la supervivencia, que es una forma hipócrita de olvido, sino una nueva vida que toma la noble forma de la memoria.

La simplicidad de un edificio representa también una aspiración a encontrar su lugar cerca del origen de la propia arquitectura, a parecer como si siempre hubiera estado allí, firmemente fijado a la tierra y al cielo, en una discusión abierta con el entorno que comienza con el reconocimiento y la crítica de las identidades y las distancias de cada uno.

Un simple edificio, en otras palabras, descansa sobre un principio de asentamiento como lo hace sobre sus propios cimientos físicos. Es la capacidad de identificar claramente tales cimientos, incluyendo la conexión con la tierra y la geografía que representa su historia, lo que permite a una arquitectura alcanzar la simplicidad; es decir, hacerse necesaria en todas sus partes y conectarse directamente a los principios de su propia síntesis.

Vittorio Gregotti

Bibliografia:

Gregotti, Vittorio. “On Simplicity,” Peter Wong and Francesca Zaccheo (trans.): Inside Architecture (CAMBRIDGE: MIT Press, 1996), 83–87

Fotografia: © Agf/ IlSole

TECNNE | Arquitectura y contextos