BIBLIOTECADocumentos

Diller Scofidio + Renfro, entrevista

Diller Scofidio + Renfro, tecnne

Katrin Schamun entrevista a Diller Scofidio + Renfro

30 años de Diller + Scofidio. Empezaste en 1979, no como un estudio de arquitectura clásica, sino en la interfaz entre el arte y la arquitectura. ¿Cómo ves la relación entre estas dos disciplinas?

En la escena artística se nos considera como arquitectos, entre los arquitectos decimos que también se nos percibe como artistas. Nos enfrentamos a la división de ambas disciplinas todos los días, pero en nuestro trabajo no diferenciamos entre ellas. Cuando Ricardo y yo montamos nuestro estudio nos dedicamos inicialmente al arte de la actuación, el teatro y el arte visual. Pero nuestro interés se extendía mucho más allá de estos campos y había una serie de temas que nos atraían: la comunicación entre las personas, cómo surgen las convenciones culturales y la influencia del espacio privado y público en las personas. Tanto la arquitectura como el arte son parte de nuestro mundo, parte de la esfera cultural en la que experimentamos. Mostramos los resultados de nuestra investigación en instalaciones de arte, y a veces también en instalaciones de arquitectura – eso no importa, no hace ninguna diferencia para nosotros, los límites son a menudo borrosos. Los proyectos dependen mucho más de las circunstancias externas, del tamaño del presupuesto, de un marco de tiempo demasiado estrecho, entonces de nuevo suficiente que el cliente nos da.

¿Le importa que mientras antes estaba involucrado en proyectos de arte ahora planifique principalmente edificios para el arte?

Así como la arquitectura es parte del arte y la cultura, vemos a los arquitectos como socios de las instituciones culturales. Nuestro enfoque no implica convertir un edificio en una escultura como lo hace Frank Gehry, por ejemplo. Él ve al protagonista en la arquitectura, mientras que el arte está subordinado a ella. Para mí esta no es una forma artística de diseñar. La arquitectura debe ser muy precisa en su respuesta al contenido y la función de un edificio. ¿Qué se supone que representa este edificio? ¿Para quién está siendo diseñado? ¿Cómo se convertirá en parte de la actuación, cómo se activará? Cada nuevo proyecto plantea las mismas preguntas. Lo único que puede ser intercambiado es el material, los componentes. Usamos medios de comunicación, empleamos píxeles, construimos con ladrillos y vidrio. La dificultad es encontrar las partes individuales adecuadas para el gran cuadro.

¿Cómo te involucraste en la arquitectura?

Nunca pensé en convertirme en arquitecto. Elegí estudiarlo, pero lo vi como una buena educación y al mismo tiempo como un experimento. Me interesé por el arte desde muy pronto, y después del instituto quería trabajar con el cine. Cuando fui a Cooper Union en los años 80 me impresionó el entonces Decano de Arquitectura John Hejduk y sus conferencias. Para él la arquitectura significaba más que sólo construir, la describía como una investigación intelectual y cultural del mundo y la gente. Eso me conquistó.

¿Cuál es para usted la tarea de los arquitectos actuales y futuros, después de todo, de enseñar a la próxima generación?

La mayoría de los practicantes ven la arquitectura como un servicio a la sociedad. Por supuesto que es más que eso. Su tarea más importante es cuestionar y aclarar: tradiciones, costumbres, cosas que están desfasadas, ilógicas. Los arquitectos deben revelar nuestro mundo cultural, examinarlo – yo llamo a esto evolución. Nuestro objetivo es dar respuestas. Esto también implica un análisis constructivo pero crítico de la sociedad. Veo el papel del arquitecto como la búsqueda de nuevas formas y bases para trabajar juntos en nuestras redes humanas. Esta es la única manera en que podemos provocar cambios en el mundo.

¿Cómo demuestra esta preocupación en sus proyectos?

A menudo nos dirigimos a las convenciones y las cuestionamos: Por qué las circunstancias, las cosas, la forma en que son, cómo se producen, lo que sucede en un nivel más inconsciente y ni siquiera se nota. Animamos a la gente a cuestionar las circunstancias de nuestra vida cotidiana: Mirar de cerca, leer entre líneas, tener una visión diferente. No te cierres a los fundamentos. Uno de nuestros temas de investigación es el espacio y sus límites en nuestra cultura. Investigamos la influencia de la arquitectura en nuestro comportamiento social.

Incluso antes de que se produjera un aumento extremo de la necesidad de seguridad en 2001 – no sólo en Nueva York – Diller y Scofidio fueron de los primeros artistas en utilizar los nuevos medios en sus obras y en hacer de manera lúdica la vigilancia de las personas un tema de sus instalaciones artísticas. ¿De dónde sacaste la inspiración para esto?

Siempre aspiramos a estar un paso adelante de los demás con nuestro trabajo. Nos interesan las nuevas tecnologías, los nuevos medios y cómo impactan e influyen en nuestra vida. En nuestras investigaciones intentamos ser objetivos y al mismo tiempo no renunciar a una visión crítica. Desde este punto de vista surgen temas que nos llevan por diferentes caminos. Normalmente llevamos a cabo nuestro trabajo de investigación durante varios años, esto es lo que hace que nuestro trabajo se destaque y nos distingue de muchos arquitectos.

Ahora mismo estáis trabajando en dos proyectos muy diferentes en Nueva York: el High Line Park en Chelsea y el Lincoln Center of Performing Arts. Hace unos meses, parte del Centro, a saber, el Alice Tully Hall, fue terminado. ¿Qué método de trabajo tiene que adoptar para abordar proyectos de esta magnitud?

No hace falta decir que un proyecto tan importante como el Centro Lincoln – el primer y hoy todavía el mayor centro de arte y cultura del mundo – nos atrae particularmente. La principal tarea en cuanto a los trabajos de conversión fue asegurar la debida integración urbana de todo el complejo de edificios en su entorno. El Centro Lincoln estaba destinado a volver a ser parte del espacio público de la ciudad. Los planes originales de los años 60 preveían un campus artístico autónomo, con el que en términos de construcción la institución cultural se diferenciaba de la vida de la ciudad. Para nuestros planes, toda la entrada tenía que ser completamente revisada. Antes sólo se podía llegar a la sala de conciertos, el Alice Tully Hall, desde la carretera, a través de una pequeña entrada, y el acceso a la escuela en la planta superior estaba totalmente oculto; un gigantesco puente peatonal sobre la carretera conducía a él. Con nuestro diseño recreamos la relación entre la institución cultural y el público de la ciudad. Con nuestros planos, todo el complejo se abre a la carretera y es accesible a través de varias entradas.

Tanto en el Lincoln Center de Nueva York como en el ICA de Boston se valora mucho la relación entre el edificio y el espacio público. ¿Qué importancia tiene la relación entre estas dos áreas?

Crear una transición entre el espacio público de una ciudad y el espacio privado de un edificio es siempre un desafío. Los arquitectos tienen la responsabilidad con la gente que va a usar su edificio. Las instalaciones culturales son siempre lugares sociales, donde hay comunicación y vida. Con nuestra arquitectura influimos en la forma en que los transeúntes perciben las cosas. A modo de ejemplo: Para el diseño del Alice Tully Hall nos preguntamos cómo podíamos acercar el ambiente del interior del edificio a los transeúntes. Diseñamos la planta baja como un vestíbulo inundado de luz y con bares y restaurantes. En frente del edificio hay una plaza, donde es agradable permanecer, y que forja el vínculo entre el interior del edificio, claramente visible a través de los cristales, y el espacio público exterior, y que invita a los transeúntes a explorar el edificio.

¿Cuál es la mayor habilidad en los grandes proyectos públicos como estos?

Creo que son los compromisos que se hacen. Hay constantes negociaciones, en las que todos los implicados lanzan críticas desde el punto de vista de su propia disciplina y aportan su propio punto de vista subjetivo. Cada vez que doy una de mis conferencias, con unas 50 imágenes, de unos 40 minutos de duración, es un breve resumen de la historia de nuestro estudio y presenta nuestros proyectos, noto que me expreso de forma diferente según los oyentes. Si doy la conferencia a estudiantes de arquitectura en una universidad, enfatizo principalmente el aspecto arquitectónico o espacial. Cuando doy una conferencia a promotores o clientes utilizo otra terminología. Durante las negociaciones para el Lincoln Center di mi conferencia seis veces con el mismo texto y las mismas imágenes. Cada vez, sin embargo, fue como si me estuviera comunicando en un idioma diferente, ya que siempre me dirigía a un público diferente – con representantes de la ciudad, la autoridad local, con funcionarios de la Oficina de Edificios Catalogados, grupos académicos y grupos de artistas. No estoy siendo cínico aquí, pero sólo quiero hacer el punto. Se trata de encontrar un proceso creativo, de cómo establecer un enlace entre una amplia gama de grupos en esta red, cómo garantizar una colaboración que funcione bien, con el fin de crear en última instancia algo grande que todavía refleje la idea detrás del diseño y todos los involucrados.

¿Y el desafío en el diseño?

Personalmente, desearía que hubiera menos restricciones, más espacio para la investigación. La principal tarea en la renovación del antiguo edificio del Alice Tully Hall fue mejorar la acústica de la sala de conciertos. Lo que era interesante aquí eran los efectos emocionales que la arquitectura puede desencadenar. Durante el proyecto investigamos la psicoacústica. Aprendimos que si puedes ver mejor y sentirte mejor, también oyes mejor. Escuchar un concierto activa diferentes sentidos y juntos crean la experiencia musical. Por ejemplo, si usas material con plástico para la acústica de una sala de música, desde el punto de vista técnico podría ser una mejor opción que un techo de madera. Sin embargo, un salón equipado con madera cambia completamente la sensación del interior, de tal manera que la gente se siente más cómoda y disfruta de toda la experiencia auditiva de una manera mucho más positiva.

Katrin Schamun, “Entrevista a Diller Scofidio + Renfro” BauNetz, Crystal talk 22 (2009)

Fotografía: Diller Scofidio + Renfro

TECNNE | Arquitectura y contextos