ARQUITECTURAArtículos

Koolhaas, encuadres cinemáticos en Villa Dall’ava

Rem Koolhaas, Villa Dall'ava, tecnne

Villa Dall’ava, Rem Koolhaas / OMA

La mayor parte de las obras producidas a fines del siglo pasado por Rem Koolhaas se encuadran en un proceso revisionista del movimiento moderno, abierto a la búsqueda de un nuevo lenguaje arquitectónico acorde a las exigencias de la estructura social de fin de siglo. Este compromiso, que se nutre de algunos estereotipos de la vanguardia modernista, es transportado a una nueva estructura de relaciones formales que permite producir variadas disonancias al orden establecido1.

Koolhaas ajusta el proceso narrativo a una sucesión de encuadres y pantallas que, articulados con cierta ironía, permite alcanzar sensaciones alígeras. En la Villa Dall’ava, el relato se construye como resultado de un minucioso análisis del programa y del lugar. Estructura una organización compleja, ataviada con fragmentos drenados en nuevas alegorías. Estas nuevas expresiones son manipuladas por la potente estrategia comunicativa de OMA2.

La villa se asienta en una zona residencial ubicada a un costado de la colina de Saint Cloud, con vista al valle del Sena. El lote tiene una dimensión irregular y se ensancha a medida que progresa en el interior de la manzana, extendido en forma transversal a la pendiente. El programa exige departamentos independientes para padres e hijos y una piscina en la terraza para disfrutar de las visuales hacia el centro de París.

Dall'ava OMA Koolhaas Tecnne

Koolhaas enfrenta el problema de ocupar el lote sin afectar el paisaje en pendiente. El plan se desarrolla sobre el eje longitudinal la parcela, extendido en sentido de la pendiente y evitando desarrollos extensos que obstruyan la continuidad visual del terreno. La planta es dominada por un basamento que se va ampliando a medida que el terreno se hace más ancho. Una única pared se extiende en todo el largo de la villa y su densidad propicia el contraste con las transparencias del resto de los laterales.

Sobre este basamento, dos cajas elevadas se disponen de manera perpendicular en cada extremo para alojar los dormitorios. De esta forma, las vistas a nivel de suelo quedan liberadas y se resguarda la profundidad visual de las franjas laterales. Las cajas superiores disfrutan de inmejorables vistas: una hacia la colina y la otra al centro de París. Entre ambas cajas, la piscina se implanta para acrecentar la variación de encuadres visuales que permite la casa.

Dall'ava OMA Koolhaas Tecnne

El volumen de fachada descansa sobre el lado izquierdo del muro, mientras en la profundidad opuesta de ese plano, una caja elevada revestida en chapa de color rojo propone un simulado equilibrio.

El ingreso desde la calle se transita entre un bosque de esbeltas columnas distribuidas aleatoriamente para soportar una de las cajas de dormitorios. El interior permite un recorrido con diversidad de vistas. El hall conduce a una rampa que se interna en la casa siguiendo la pendiente. El lado externo de la rampa está dominado por una ventana corrida que acompaña toda su longitud. Al finalizar el ascenso, las vistan quedan restringidas por la escalera que sube al dormitorio principal. Mediante un giro hacia la izquierda se alcanza el efecto contrario: la vista domina el jardín en toda su extensión.

Dall'ava Oma Tecnne

 

El límite visual se diluye en la profundidad del lote. Cuando las ventanas de la sala de estar se abren, el interior prolonga en el jardín. La caja de dormitorios, extendida sobre el basamento sin soportes, jerarquiza la presencia de los árboles y permite componer una sala de estar al aire libre. El desplazamiento dentro y fuera de la casa propone una dinámica de presencias espaciales que se revitaliza por los múltiples puntos de vista que instala el diseño.

Koolhaas compone una obra expresiva, relatada con la cadencia de un encuadre cinematográfico. La casa se relaciona al terreno sin oprimirlo. Construye un microcosmos urbano que resuelve el programa funcional de manera objetiva y racional. Sus diferentes materiales favorecen la presencia cambiante de tonalidades y texturas. En Villa Dall’ava, la arquitectura no impone las reglas sobre el suelo, lo progresa creando una nueva disposición concertada por escenografías que rememoran fragmentos de iconos modernos, dispuestos de un modo que rubrica la construcción de un relato unívoco. 

Marcelo Gardinetti, agosto de 2014©

“La villa está situada en una colina que desciende abruptamente hacia el Sena, el Bois de Boulogne y la ciudad de París, en la zona residencial de Saint Cloud – un barrio caracterizado por casas del siglo 19 en un paisaje “Monet” clásico. El cliente quería una casa de cristal con una piscina en la azotea y dos «apartamentos» separados, uno para los padres y el otro para la hija. También querían una vista panorámica desde su piscina al paisaje de los alrededores y  la ciudad de París. El sitio es como una habitación grande con una frontera hecha de zonas verdes con muros de jardines y laderas. Se compone de tres partes: un jardín en pendiente, el volumen principal de la villa y el garaje a nivel de calle con acceso en una cavidad. La casa se concibe como un pabellón de cristal que contiene las áreas de estar y comedor, con dos apartamentos perpendiculares flotando que se desplazan en direcciones opuestas para aprovechar las vistas. A ellos se suman la piscina, que se apoya en la estructura de hormigón recubierta por el pabellón de cristal.” Rem Koolhaas/OMA

Notas:

1 Al igual que la Maison à Bordeaux, la Villa dall’Ava de Koolhaas en París (terminada en 1991) hace referencia a la armadura modernista y a los elementos de diseño que Le Corbusier utilizó en la Villa Savoye. Situada en una colina inclinada hacia el centro de la ciudad, la planta baja de la villa es básicamente una casa de cristal que contiene las áreas de estar y comedor con una zona de servicio adyacente. En el primer piso, los apartamentos para la pareja y su hijo están ubicados en dos volúmenes independientes; se trata de cajas desplazadas en direcciones opuestas para tomar ventaja de la forma del sitio (56,57). Una de las cajas que da a la calle se cierne sobre una cuadrícula irregular de columnas inclinadas que aparecen como una especie de exótico bosque de bambú; la otra caja está orientada hacia el jardín. Los dos volúmenes están conectados a nivel del tejado por una piscina de dos aguas que está orientada axialmente hacia la Torre Eiffel. Del mismo modo, la piscina de la casa de Burdeos se refiere al tema de Koolhaas de la Historia de la piscina, pero allí no está situada en el tejado sino en el jardín. «…» La Villa dall’Ava también puede leerse siguiendo los cinco puntos de la arquitectura moderna de Le Corbusier, con su volumen horizontal flotando sobre pilotes, las largas ventanas, el plano libre y la fachada libre, y el jardín de la azotea como un piso adicional. Además, la villa utiliza medios de infraestructura para la circulación como tema central del diseño. Sin embargo, cuando Koolhaas presenta la Villa dall’Ava en S,M,L,XL, no hace hincapié en las ideas modernistas en la configuración del edificio, sino que recurre a una sensibilidad surrealista que muestra unas vistas desconocidas y poco astutas del edificio. Por ejemplo, en una ocasión un hombre -probablemente el propio Koolhaas- camina por la entrada de la casa- llevando una jirafa, un animal fetiche recurrente de Salvador Dalí, entre otros artistas surrealistas . Koolhaas utiliza una técnica de montaje, combinando fotografías de la Villa dall’Ava con otras imágenes, como el cuadro de Jan Vermeer A Young Woman Standing at the Virginal. Según el ensayo “Big Vermeer” en el libro de Koolhaas Content, Vermeer convierte “lo cotidiano en un sublime país bajo; un mundo Otra imagen presenta una extraña escena en la sala de estar, en la que el único mueble es el sofá-cama de Barcelona de Mies van der Rohe, mientras que un estrecho hueco en las cortinas ofrece una vista nocturna del jardín. Ingrid Böck, Six Canonical Projects by Rem Koolhaas, Essays on the History of Ideas, (Berlin: Jovis, 2015)

2 El portfolio de Villa Dall’Ava ofrece un ejemplo paradigmático de la práctica de la comunicación visual en los años de transición del grupo OMA original a la configuración abierta actual. Durante la larga gestación del proyecto, “el novelista de Koolhaas” tuvo tiempo suficiente para desarrollar una estrategia comunicativa ficticia, para “captar la realidad que le rodea, interpretarla y afrontarla” (Patteeuw, 2003). Un modelo de cartón coloreado y dos vistas axonométricas frontales pintadas de Vriesendorp, desde arriba y desde abajo, muestran una especie de nave espacial con forma de planetas a punto de aterrizar, estableciendo también una conexión con una vivienda de tipo Siedlung como la que pintó Reinhald Naegele en Werkbundsiedlung (1927). Tanto los dibujos como las fotografías muestran la acción narrativa y crítica que Koolhaas ejerce sobre su propia obra. Bruno Pedretti (1992) confesó que principalmente el personal de la redacción de Casabella rumoreaba que Villa Dall’Ava no existía en realidad, que era sólo un modelo a escala real: una operación de marketing, quizás una reflexión sobre los límites surrealistas e inestables entre lo real y lo virtual. En efecto, “todo el edificio recuerda los dibujos de los niños, los sueños del pequeño Nemo y, sobre todo, los escenarios de algunos cómics de Spirou” (Chaslin, 2003). Su composición empírica de volúmenes y masas y el precario y áspero ensamblaje de las superficies externas e internas alimentaron la sensación general de una maqueta temporal o de un escenario dispuesto para una sesión fotográfica. Las imágenes de la villa no son triviales, ni obvias: no se espera que registren el espacio y la luz, sino que cuenten una historia, muestren un lugar donde suceden los acontecimientos e, indirectamente, transmitan un mensaje social. Las fotos de Hans Peter Werlermann muestran a una jirafa caminando por el jardín y a colaboradores de OMA en traje de baño y gorra de baño haciendo ejercicios en el borde de la piscina en el techo. Aparecen como una perfecta traducción de las primeras acuarelas extrañas de OMA, suspendidas entre las portadas de las revistas de vanguardia y la ironía de las películas de Jacques Tati (honradas abiertamente con el recorrido sinusoidal a través de los pilares tubulares oblicuos de colores)”. Fabio Colonnese y Marco Carpiceci, Program, diagram and experience. An inquiry on OMA’s architectural images. 394 | EAEA-11 conference 2013. (Track 3) Conceptual Representation: exploring the layout of the built. 2013

Fotografías: OMA/©Hans Werlemann

Dibujos: ©Luis Parga Raventós, EPS Universidad San Pablo, Madrid

TECNNE | Arquitectura y contextos 


 

Comment here