ARQUITECTURAArtículos

El diagrama como reflexión táctica

UNstudio Moebius House tecnne

Diagrama y proyecto

“Los diagramas, entendidos como sistemas evolutivos de proyecto, permiten sumar a la capacidad creativa de las formas geométricas las aportaciones cuantitativas y estadísticas de ciencias sociales que utilizan datos seriales, como la sociología, la antropología, la biología, la geografía o la historia. Es decir, en la arquitectura de diagramas se toma la información sobre la vida humana como estructura básica que se va convirtiendo en forma; las energías físicas se sintetizan a partir de la interpretación de las energías sociales. Los diagramas ponen en evidencia relaciones entre distintos elementos y factores del proyecto; son capaces de ir traduciendo la fluidez e inmaterialidad de la información y de los flujos hacia la estabilidad material del proyecto que se realiza” (Montaner, 2010,17).

Entiendo los diagramas en arquitectura como elementos gráficos que describen algo de modo indeterminado. No representan un objeto per se, sino una estrategia que permite ordenar un flujo de relaciones en el proceso de diseño. Por lo tanto, podemos decir que la arquitectura pensada de manera diagramática construye trayectorias de relaciones en la abstracción de una representación de la que se extrae lo figurativo.

Greg Lynn señala que “los arquitectos producen dibujos de edificios y no los edificios mismos. Por lo tanto, la arquitectura, más que cualquier otra disciplina, está involucrada en la producción de descripciones virtuales1”.

Es decir, las representaciones gráficas son frecuentes en cualquier período de la historia de la arquitectura, pero esta modalidad de dibujos geométricos2 adquiriere protagonismo en la última década del siglo pasado, y a diferencia de las representaciones tradicionales, no hay un objeto percibido desde el punto de vista de un observador, sino un código operativo que representa un proceso que puede rectificarse constantemente.

En un mismo sentido, Josep Montaner observa que “Por su carácter dual – concepto y práctica, herramienta de análisis e instrumento de proyecto -, los diagramas se han convertido en emblemas de cambio del siglo. Se han usado con la voluntad de relevar y superar el concepto de tipología de la década de 1970, y en la actualidad han pasado a ser el concepto estructurador entre la teoría y la práctica de la arquitectura3.

Para Montaner, el diagrama permite operar una infinidad de datos heterogéneos producidos por los cambios de hábitos sociales y las nuevas tecnologías de comunicación sin las restricciones que propone el análisis tipológico. No es un tipo que tiene necesariamente un vínculo con la historia y una forma determinada, es decir, no forma parte de la materialización de la arquitectura, pero la intimida a un cúmulo de sugerencias.

“Sin embargo, hay un aspecto de la virtualidad que los arquitectos han descuidado, y es el principio de la fuerza virtual y la variación diferencial que implica. La forma arquitectónica se concibe convencionalmente en un espacio dimensional de estasis idealizada, definida por coordenadas cartesianas de punto fijo. Un objeto definido como un vector cuya trayectoria es relativa a otros objetos, fuerzas, campos y flujos, define la forma dentro de un espacio activo de fuerza y movimiento. Este cambio de un espacio pasivo de coordenadas estáticas a un espacio activo de interacciones implica pasar de la pureza autónoma a la especificidad contextual” (Lynn, 1998,11)

Un defensor a ultranza del desarrollo de diagramas como método de reflexión es Ben Van Berkel. En su escrito Diagrams señala que “la técnica diagramática provee de un punto de apoyo dentro de las rápidas corrientes de información mediada. La falta de significado que la repetición y la mediación crean es superada por los diagramas, que generan significados nuevos e instrumentales, y que conducen a la arquitectura lejos de la fijación tipológica4”. Este alejamiento de la fijación tipológica aparta el proceso de diseño a cualquier subjetividad, evita la lógica lineal y la aleja de las ideologías, para configurarse como un conjunto de situaciones sólidas, técnicas, tácticas y funcionamientos.

Para Van Berkel, el diagrama es una dirección experimental, instrumental y sugestiva, con una posible organización espacial y/o sustancia5. Una táctica para indagar los diferentes flujos internos, pero también un sistema de organización que oscila entre la idea y la forma, donde la matriz organizativa está basada en signos gráficos de distinta procedencia, que inciden el desarrollo del diseño ordenando la energía de flujos internos. El diagrama resulta un método de reflexión táctica empleado para alcanzar una organización espacial acorde a las dificultades que ofrece cada programa.

Aplicado como un concepto que rompe la rigidez de los esquemas arquitectónicos tradicionales, el diagrama se ofrece como una herramienta que permite la resolución de los conflictos dinámicos propios de la actividad. Sin embargo, este proceso de transformación prescinde del análisis del entorno, y en esa prescindencia, el resultado fomenta la construcción de un objeto no contextual sin otro fin que atender su propia teoría gráfica. En esa omisión, converge una composición formalista de la idea que pone en riesgo la búsqueda intelectual de su propia arquitectura, cuyo resultado es un objeto cuasi tipológico, que tiene incidencia en la formalización de la arquitectura, como le sucede a Van Berkel en la materialización del diagrama basado en la cinta de Möbius.

UNStudio, el caso Möbius

En 1993 UNStudio recibe el encargo de una vivienda con dos estudios independientes entre sí donde cada miembro del matrimonio, que ejercen diferentes profesiones, desarrollarán su actividad laboral conectados a la vida cotidiana de la familia. El encargo exigía entrelazar las diferentes actividades familiares sin que ningún integrante perdiera su independencia. Van Berkel y Bos desarrollan el programa partiendo de las propiedades geométricas de la banda de Möbius, una superficie de una sola cara y un solo borde que no es orientable y que simboliza la naturaleza cíclica de muchos procesos. Esta teoría de trayectorias basada en la banda de Möbius tiene un antecedente gráfico en la obra de M.C. Escher. A partir de este diagrama, loa arquitectos construyen relaciones para estructurar el interior de la casa siguiendo la teoría de flujos, imbuidos en la idea de personas circulando sus propios recorridos las 24 horas del día. 

UNstudio Moebius House tecnne

Como resultado de esta operación, ubican las habitaciones privadas alineadas a lo largo de la cinta, los lugares de trabajo en los extremos opuestos y las áreas sociales en los cruces de las circulaciones. La circulación interior repite el recorrido del bucle, define las trayectorias internas y vincula todas las partes de la actividad diaria. De este modo, el diagrama organiza un esquema distributivo interior donde la circulación y la estructura formal entrelaza las diferentes actividades y el movimiento de sus habitantes, incorporando la idea de tiempo a la arquitectura.

“La estructura organizativa y formal de la casa privada se basa en un toro, doble llave, el bucle de Moebius. La trayectoria de entrelazamiento del bucle refiere a las 24 horas de vida y al ciclo de trabajo de la familia, donde los espacios y habitaciones individuales de trabajo están alineados pero las áreas colectivas están situadas en los puntos de cruce de los caminos. De una manera similar estas líneas se materializan con el vidrio y el hormigón, intercambiando el uso convencional de estos materiales.” (UNStudio,1993)

UNstudio Moebius House tecnne

En este caso, las propiedades geométricas del bucle también se trasladan a la formalización de la arquitectura. La casa alterna el uso de hormigón y vidrio a lo largo del recorrido, materializando superficies opacas y transparentes. La escasa altura de la casa y su excesiva longitud es resultado del estiramiento del bucle para alcanzar un mayor desarrollo y afianzar el vínculo con el entorno inmediato.

Diagrama y proyecto entran en un solapamiento de intereses; aparecen semejanzas visibles entre esquema gráfico y la materialización de la arquitectura. En la Casa Möbius, el diagrama no solo resulta el elemento estructurante de la idea, también influye de manera determinante en la forma del objeto. Así lo señala Clara Ben Altabef: “la novedad en este caso es el procedimiento de traducción a través del diagrama conceptual en una forma tridimensional de carácter arquitectónico6

Sin embargo, esa traducción del diagrama tropieza con su propia lógica. El resultado de la búsqueda experimental, instrumental y sugestiva a través del diagrama alcanza una dimensión que excede las trayectorias de relaciones y constriñe las cualidades gráficas del esquema.

En tal sentido, la operación programática del caso Möbius, también debe asumirse como un ejercicio de tipología virtual. Es decir, la intencionada implementación de un elemento gráfico ajeno a un determinismo histórico, pero que influye de manera determinante en las características formales del objeto.

©Marcelo Gardinetti, 2016     

Notas:

1 Greg Lynn, “Animate Form”, (New York, Princeton Architectural Press 1999), 10

2 Según el diccionario de la lengua española, un diagrama es un dibujo geométrico que sirve para demostrar una proposición, resolver un problema o representar de una manera gráfica la ley de variación de un fenómeno.

3 Josep Maria Montaner “La condición contemporánea de la arquitectura” (Barcelona: Gustavo Gilli, 2015), 91

4 Ben Van Berkel, Caroline Bos, “Diagramas, instrumentos interactivos en accion”, en Pasajes de arquitectura y crítica, 18, (2000), 32-35

5 Like Bijlsma, Between ideogram and image diagrams, in conversation with Ben van Berkel and Peter Trümer

6 Ben Altabef, Clara. “Heurística en lo proyectual: los diagramas como estrategia”. Ensayo Publicaciones ArqChile Número 2 versión on-line

Bibliografía:

Carazo Lefort, Eduardo; Galván Desvaux, Noelia; “Diagramas: del Isotype al Gif, Notas para una didáctica del análisis gráfico de la arquitectura” EGA, Expresión gráfica arquitectónica 30 (2017), 30-41

Lynn, Greg, “Animate Form”, (New York, Princeton Architectural Press 1999)

Lynn, Greg, “Conversación vía modem con Ben Van Berkel” en Croquis 73 (1996)

Montaner, Josep Maria, “Arqueología de los diagramas”  CPA Cuadernos de proyectos arquitectónicos, Nº. 1, ISSN 2174-1131 (2010), 16-22

Montaner, Joseph Maria, “La condición contemporánea de la arquitectura” (Barcelona: Gustavo Gilli, 2015)

UNStudio, Memoria descriptiva del proyecto. Het Gooi, Países Bajos, 1993-1998                      

UNstudio Moebius House tecnne

Fotografía: ©Eva Bloem / ©UNStudio

Artículo relacionado: El relato análogo de Aldo Rossi

TECNNE | Arquitectura + contextos


 

Comment here