Abertura de fuego

Hot Flat, Coop Himmelb(l)au

Por Marcelo Gardinetti

Fotografía: Coop Himmelb(l)au

julio de 2018

Una de las principales preocupaciones del diseño fue hacer que cada apartamento sea lo más grande posible por el menor dinero posible. En todo el mundo, las naves de fábricas convertidas en espacios habitables proporcionaron un modelo a seguir para esto. Otra preocupación fundamental fue dar forma y dirigir la atención a las conexiones y transiciones entre la esfera privada (el departamento) y la esfera pública (la ciudad).

Las salas comunes y el patio techado son claramente esculpidas e identificables. Las conexiones de suministro a la ciudad son claramente visibles.

Dentro del edificio, sin embargo, los apartamentos comprenden solo las cuatro paredes. Tienen una superficie de 164 metros cuadrados y una altura de cinco metros. Permanece sin forma y ​​son espacios sin terminar que pueden ser diseñados por los propietarios y ampliados para incluir un segundo piso, creando una superficie habitable de 282 metros cuadrados.

Los únicos accesorios permanentes en los apartamentos son las conexiones a los medios de comunicación de la ciudad: teléfono, TV, video y equipo estéreo.

El edificio está hecho de acero, con hormigón y otras partes prefabricadas.

Un balcón corre por todo el edificio como un espacio común. El techo de vidrio con forma de llama es la forma fija de la  “apertura de fuego”. Se extiende como una cubierta sobre el patio y atraviesa los departamentos en los pisos superiores. El polipasto utilizado para la construcción permanecerá como un polipasto de carga, lo que significa que los balcones se pueden utilizar como jardines o patios, incluso en el piso 15º.

©COOP HIMMELB (L) AU, Wolf D. Prix, Helmut Swiczinsky

Fotografías: COOP HIMMELB (L) AU

Artículo relacionado: De nubes y cajas negras

TECNNE  |  Arquitectura + contextos