Macla tipológica

West 57 Manhattan, Bjarke Ingels Group

Por Marcelo Gardinetti

Fotografía: ©Iwan Baan

Febrero de 2018

En su primer edificio en Manhattan, Bjarke Ingels propone un ejercicio formal donde constituye un volumen que resulta de la conjunción de una figura compacta y un edificio en altura. El volumen en forma de cuña concede una imagen completamente nueva al claramente identificable perfil de Manhattan. Vista desde el río, su figura se revela como una pirámide; por el contrario, desde la ciudad se descubre como una torre que ocupa todo el lado de la calle 57. Así, entre los diferentes estilos arquitectónicos de los edificios del sur de la ciudad, el West 57 se erige como un ícono que destaca su singular perfil.

Estas decisiones de diseño surgen de una lógica de diagramas, donde se analizan flujos que definen formas. Big utiliza un procedimiento metodológico que se inicia con el análisis de una forma determinada y altera en función de esos flujos, pero se propone como resultado alcanzar una rigurosa figura simplificada.

En este caso, el perfil truncado derivado del análisis primario permite a todas las unidades un asoleamiento uniforme, pero a la vez permite que los rayos solares alcancen el patio abierto donde transcurre la vida social del conjunto que se abre en el centro del volumen. Esta macla tipológica combina la compacidad de la manzana Europea con las esbeltas torres de la ciudad, de forma tal que asimila una dualidad cuestionada desde los albores de la arquitectura moderna.

De esta forma, tres esquinas se desarrollan a baja altura y la restante se eleva hasta alcanzar una altura de 140 metros sobre el noreste, en el lado opuesto al río. El perímetro del plano de cubierta se construye al unir el punto más alto de cada esquina, lo que confiere al edificio un perfil propio. De esta forma, además de alcanzar vistas al rio Hudson desde todas las unidades, tampoco se obstaculizan las de la lindera torre Helena ubicada al otro lado de la calle.

La cubierta inclinada se encuentra perforada en todo su recorrido, donde surgen balcones de expansión que permiten el máximo aprovechamiento de la luz natural y las visuales al paisaje. Esta inclinación también hace variable la percepción visual en función del ángulo del espectador. La forma en pendiente del volumen marca en el sitio una transición entre los edificios de baja altura de la parte sur y los rascacielos de la parte norte.

Hacia la calle, las fachadas se componen de balcones cerrados que se corresponden con cada unidad, que conforma un espacio de transición a la actividad urbana. En el interior del patio, su abundante vegetación establece una positiva diferencia con el resto de los edificios Manhattan.

En esta obra, Big compone un edificio  icónico, expresivo y singular, atípico al perfil de Manhattan. El resultado es producto de la fusión de dos tipologías reconocidas, alteradas mediante un lenguaje diagramático donde tiene gran incidencia el programa, los edificios linderos, la superficie de la parcela y las invariables climáticas. Pero también el deseo de conformar un atractivo visual que sea un punto de referencia visual en el perfil unívoco de la isla.

©TECNNE    

 

Fotografías: ©Iwan Baan 

Imágenes: ©BIG

TECNNE | Arquitectura y contextos

Escrito en: Arquitectura
Autor: Marcelo Gardinetti
Fotografía: ©Iwan Baan
Cite: Macla tipológica, Tecnne
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Los artículos de TECNNE se encuentran bajo la licencia Creative Comons | The articles of TECNNE are found under license Creative Comons