Alojada en el paisaje

Casa Rüscher en Australia, OLKRÜF

Por Marcelo Gardinetti

Fotografía: ©Adolf Bereuter

julio de 2014

La casa se formula con la intención de intervenir la menor superficie de suelo posible, componiendo un edificio que no altere en demasía las características de la pradera. Bajo esa premisa, el diseño propone una construcción compacta y geométrica, de una textura que se complementa con los estratos montañosos naturales.

La vivienda se construye en una sola pieza de hormigón para evitar la aparición de juntas horizontales que alteren el carácter pétreo buscado. El volumen mayor contiene la vivienda principal. Una sala de estar y la cocina se ubican en la planta baja y por encima las áreas de dormitorios. La estructura más pequeña contiene una casa de huéspedes con una sauna en el sótano.

CASA RUSCHER

La totalidad de los muros de hormigón visto en el nivel inferior fueron arenados para crear superficies interiores lisas. Los pisos están revestidos con placas de olmo, que también son utilizadas para revestir paredes y techos de los dormitorios. Una serie de vanos en diferentes lados de la fachada permite alcanzar una visión clara de la montaña y el paisaje de los bosques aledaños.

“El paisaje escasamente poblado se refleja en la forma simple y los materiales básicos elegidos para el diseño. El doble casco se construye sin ningún tipo de juntas de construcción horizontales. La pared exterior fue construida como una pieza sólida. De esta manera el casco de concreto sólido corresponde a la masa simple de las montañas de los alrededores. La pradera crece hasta el borde del edificio para enfatizar el concepto de la casa como una roca que emerge del suelo de forma natural. Además, se incluyó una pequeña casa de huéspedes regida por las mismas reglas de diseño.”

Información de OLKRÜF

Como solitarias masas sólidas incrustadas en el paisaje se afirma el proyecto Haus R. Se sitúa en una pendiente pronunciada a casi 1.100 m de altitud y aun kilómetro del pueblo más cercano de Schnepfau. Al norte se ubican las casas, en el bosque espeso que cubre el resto de la colina en todas las demás direcciones. Debido a la posición elevada de la vivienda, goza de unas vistas increíbles en todas las direcciones, en especial a la montaña Kanisfluh y los valles de la Bregenzerwald.

Era importante para el cliente construir una casa muy compacta para no estropear el paisaje de la zona mediante superficies de hormigón innecesario, grava o asfalto. La superficie superior que rodea el edificio tuvo que permanecer lo más natural posible.

También era importante que la casa tuviera un generoso espacio de vida para entretener a los huéspedes, pero no demasiado grande para el uso diario. Además de proporcionar un espacio abierto, el diseño tenía que incorporar áreas más pequeñas, más íntimas para cuando la gente quería descansar en paz. La casa de huéspedes y la separación de los dormitorios que utilizan distintos niveles de división, son el resultado de estos procesos de pensamiento.

La planta baja es compartida en zonas separadas a través de las diferentes alturas de las habitaciones en las vías de circulación de estar, comedor y la cocina. Los techos altos en la sala de estar permiten increíbles vistas en todas las direcciones. En el oeste, en la altura y la anchura de las habitaciones se colocaron ventanales para dar una visión panorámica de los alrededores. El área de la cocina está orientada hacia la sala de estar abierta. Por encima, un espacio de aire vertical fluye a través de todos los niveles. Los primeros niveles de piso y sótano se alcanzan a través de un conjunto de escaleras de madera flotantes que perforan el hormigón de la pared exterior, apoyándose en un solo lado.

Las alturas de las habitaciones difieren también, resultado de las necesidades de dos dormitorios muy diferentes. El dormitorio más bajo fue diseñado para los niños, con la intención de ser capaz de acomodar una cama doble un sistema de litera. El dormitorio principal un poco más grande, tiene una altura normal y ofrece vistas a la Kanisfluh. Además, en el dormitorio casa de huéspedes se replica la sensación y el estilo elegante de la casa principal, pero en miniatura. En el sótano, al lado de los almacenes y la sala técnica, hay una pequeña sauna y sala de ducha independiente.

El espesor de 65 cm del casco del edificio fue formado en dos partes: la cáscara externa y el aislamiento del núcleo,  logrando evitar las habituales juntas de construcción visibles por estar construida a partir de una pieza continua de hormigón de 9,5 metros de altura. Las paredes internas también están construidas en una sola pieza sólida. Las ventanas de la planta baja están al ras con la parte interior del edificio, para permitir la inclusión de toldos que impiden el sobrecalentamiento durante el verano.

Ambos techos fueron diseñados como una importante quinta fachada, acabados con una capa de losas prefabricadas de hormigón. La casa también está equipada con una bomba de calor geotérmica que proporciona la mayor parte de la energía para la calefacción por suelo radiante todo el año.

La masa térmica del edificio es excepcional por su tamaño debido a la amplia utilización de aislamiento dentro de la cáscara de hormigón visto. Esto proporciona calor estable en los meses de invierno y un efecto de enfriamiento constante durante los días calurosos de verano.

©Marcelo Gardinetti | julio de 2014

TECNNE  |  Arquitectura + contextos

Escrito en: Arquitectura
Autor: Marcelo Gardinetti
Fotografía: ©Adolf Bereuter
Cite: “Marcelo Gardinetti, Alojada en el paisaje; Tecnne”
Enlace corto: http://tecnne.com/?p=12439
Tags: , , , , , , , , , , ,

Los artículos de TECNNE se encuentran bajo la licencia Creative Comons | The articles of TECNNE are found under license Creative Comons