CONTEXTOSExtractos

Machado Silvetti, casa de campo en Virginia

Machado Silvetti, casa de campo en Virginia, tecnne

Country House in Virginia, Machado Silvetti, 1977

El diseño de la Casa de Campo se basa en un edificio existente. El edificio en cola, una pieza manierista de belleza rigurosa y consciente, posee todas las condiciones para convertirse en un tipo arquitectónico. Es precisamente este poder latente, más la impecable caligrafía arquitectónica de la casa, entre otras cosas, lo que me impulsó a seleccionar el edificio, transcribirlo y transformarlo críticamente teniendo en cuenta su inserción en un contexto cultural – la región piamontesa de Virginia – tan diferente al de su nacimiento, el norte de Italia. De manera similar, este tipo de organización podría haberse vestido con el aire, pintado con los tonos, realizado con los medios técnicos de tantos otros contextos diversos o actualizado a través de ellos, ya que es, como tipo, fuerte y potencialmente prolífico. Antes y durante el diseño de Country House, dos temas (o, literalmente, dos pretextos) estaban siempre presentes en mi mente. Pueden ser vistos como las últimas manifestaciones de mi larga preocupación por la cuestión del significado en la arquitectura. A su vez, tienen un significado tanto personal como en relación con temas arquitectónicos más amplios. A nivel personal (cuyo importante papel en el diseño podría afirmar, quizás innecesariamente, ya que hoy en día es un hecho tan conocido) este trabajo está fuertemente vinculado a mi historia como diseñador: en 1963 estudié extensamente la Villa Emo Capodilista, llamada Montecchia. Construida en Selvazzano, en las cercanías de Padua, en 1570 por Dario Varotari, Villa Montecchia constituyó un hito en mi aprendizaje de la arquitectura, convirtiéndose en una presencia obsesiva, a veces olvidada, que una vez soñé. Este acto de diseñar la Casa de Campo es entonces un homenaje, una recreación amorosa, una nueva puesta en escena de la arquitectura. Ignora aquellos rasgos de Montecchia que son molestos; exagera o repite aquellos que son especialmente placenteros.

Machado Silvetti, casa de campo en Virginia, tecnne

En cuanto a la arquitectura, el tema sobre el que se elabora la Casa de Campo es doble; me gustaría referirme a ella como “habitaciones y atributos”. Se relaciona con mi interés por las técnicas figurativas en la arquitectura y deriva, además, de una preocupación funcionalista bastante compleja. La noción de habitación debe entenderse como opuesta a la noción de espacio históricamente más joven, abstracta, especializada y elaborada de forma preciosa. El tipo de espacio comúnmente conocido como habitación puede oponerse al espacio que se dice que fluye, al espacio generado según técnicas principalmente pictóricas o, más precisamente, cubistas, al espacio dotado de refinadas transparencias o producido por estratificación, al espacio calificado como tenso o plano o profundo, al llamado espacio flexible, al espacio que contiene representaciones de soace de perspectiva distorsionada o corregida, a la cadena espacial con articulaciones, a la que, permaneciendo indefinida, se denomina “postmoderna”, o a tantas otras variedades de espacios enrevesados, dependiendo de los códigos arquitectónicos que trabajan en su elaboración. Las habitaciones, a su vez, aparecen como entidades accesibles y legibles, incluso para el observador no entrenado, como unidades contundentes bien definidas sin “espacialismos” de ningún tipo. Podría decirse que el origen de las habitaciones es prearquitectónico (y, como tal, está entrelazado con la noción de construcción, a pesar de que han sido la “materia prima” favorita de la arquitectura durante siglos), y que podrían trascender, en algunos casos, las diferencias culturales. En este caso, las habitaciones particulares son tratadas como cámaras geométricamente iguales, no direccionales y no exactamente cúbicas, agrupadas en una serie sin principio ni fin, mostrando un “tempo” casi majestuoso. En cierto modo, este ejercicio intenta recuperar -y revisar críticamente- una técnica de diseño muy útil que ha sido oficialmente olvidada durante demasiado tiempo: la composición de las habitaciones, el diseño de las cámaras. La noción de atributo, históricamente relacionada con la simbolización de las funciones y la producción de carácter, se opone en esta obra a la abstracción, a la “indiferenciación”, a la neutralidad, al vacío de significado, a la falta de marcas, de indicaciones.

Machado Silvetti, casa de campo en Virginia, tecnne

En el primer piso, la casa consta de cuatro habitaciones y de cuatro “jardines” exteriores, que están determinados funcionalmente y/o calificados semánticamente por las habitaciones que se abren a ellos; de esta manera, se producen cadenas de funciones organizadas diagonalmente y condicionadas mutuamente. Tanto las habitaciones como los jardines contienen atributos que apoyan su significado y producen su carácter específico. Los atributos son pequeños edificios -objetos monumentales colocados enfáticamente dentro de las habitaciones y los jardines y tratados como si fueran estructuras domésticas totémicas, entronizadas y deificadas. Los atributos son piezas arquitectónicas; pertenecen a la arquitectura. En el segundo piso, cuatro habitaciones muestran la misma idea en funcionamiento, ejecutada con variaciones. La elección del mobiliario reforzó la naturaleza figurativa y arquitectónica de los atributos. Aparentemente, una técnica de diseño que busque la atribución de un significado específico a las habitaciones debería explotar en su beneficio la cuestión del tamaño y la forma de las habitaciones; al negarse a hacerlo, el poder de significación de los atributos puede ser mejor probado.

Machado Silvetti, casa de campo en Virginia, tecnne

El tema de los “espacios y atributos” puede formalizarse de la siguiente manera: Habitaciones interiores/exteriores: Atributos interiores/cuartos interiores, por ejemplo: Biblioteca/Club : Estantes/Biblioteca Y recíprocamente: Habitaciones exteriores/cuartos interiores: Atributos exteriores/cuartos exteriores, por ejemplo: Claustro/Biblioteca : Gruta/Claustro La arquitectura en el pasado ha utilizado, generalmente, dos modos de atribuir significado a las habitaciones: uno pictórico, que consiste en un conjunto de motivos iconográficos, en su mayoría de naturaleza alegórica, a veces completados con lemas, verdaderas piezas narrativas ligadas a la función de la habitación; el otro decorativo, que consiste en un repertorio extremadamente detallado y completo de piezas de mobiliario y objetos y piezas de arte minuciosamente codificados, Códigos arquitectónicos específicos, que, por ejemplo, podrían haber explotado variables de medida y forma, no fueron realmente desarrollados totalmente con suficiente precisión. Dentro de la arquitectura moderna, algunos intentos marginales de proporcionar ese tipo de indicación enfática permanecieron sólo eso: balbuceos incompletos de una arquitectura que podría haber sido parlante. Este diseño intenta atribuir significado a través de dispositivos arquitectónicos. A nivel personal, trabajar con habitaciones da una sensación momentánea de alivio – a nivel de la discusión arquitectónica en curso, este trabajo trata de revisar las nociones de habitación, de atributo y de representación de funciones.

Machado Silvetti

Imágenes: © Machado Silvetti

TECNNE | Arquitectura y contextos