ARQUITECTURAReseñas

Renzo Piano, transparencias flexibles


Isabella Stewart Gardner Museum, Renzo Piano

El museo original Isabella Stewart Gardner de Boston abrió en 1903 en el Fenway Court, un palacio de estilo veneciano construido por la patrocinadora para mostrar su considerable colección de más de 2.500 obras de arte fino y decorativo, que incluyen tapices, muebles, manuscritos y textiles, procedentes de Europa, Asia, el mundo islámico y América.

El número de visitantes anuales ha crecido de 2.000 a 200.000, y este aumento, combinado con nuevos acontecimientos especiales, comenzó a distraer el propósito original de las salas y sus exposiciones. Para contrarrestar esto, el museo lanzó un proyecto de ampliación y preservación puesto en marcha para adicionar suficiente espacio extra y devolver a las habitaciones del palazzo a su gloria original.

La extensión se asienta con elegancia en el los jardines del museo, a una distancia discreta del edificio original, al que está unido por un pasillo de cristal.  El nuevo edificio de cuatro pisos, con su línea de techo cuidadosamente restringida, está revestido de vidrio y paneles verdes de cobre oxidado. Se compone de cuatro volúmenes independientes unidos por espacios vidriados de circulación que incluyen una gran escalera central. Cada volumen tiene capacidad para un elemento programático diferente del museo

El mayor de ellos es el auditorio 296 plazas, que cuenta con tres niveles de balcones dispuestos en torno a un escenario central, iluminado desde arriba por un tragaluz. El segundo más grande es la galería exposición especial, que incluye una galería anexa para objetos sensibles a la luz. Con la pared norte enteramente de vidrio y un tragaluz con micro-persianas, los niveles de luz natural pueden gestionarse minuciosamente para satisfacer las diversas necesidades. Esta flexibilidad se complementa con el techo translúcido móvil, que permite el libre progreso de variar las condiciones espaciales, sujetas a requisitos de exposición específicas.

 Los dos últimos, volúmenes más pequeños, contienen áreas administrativas, laboratorios de conservación y espacios de apoyo para la sala de espectáculos. Estos volúmenes “flotan” sobre una planta baja totalmente transparente, que es como un invernadero bien ventilado mirando a través de los árboles. Este nivel está ocupado por aulas, cafetería y áreas de orientación.

Isabella Stewart Garden Museum, Renzo Piano

La entrada al museo se realiza a través del nuevo atrio de entrada en Evans Way, flanqueado a lo largo del frente de calle por los invernaderos, que sirven al programa hortícola del Museo. Por encima, frente al parque, se encuentran los departamentos de residencia para artista, de debajo de la pendiente del techo esmaltado.

La certificación LEED se garantiza mediante la incorporación de un sistema geotérmico, la luz natural, las técnicas de jardinería eficiente y la utilización de materiales autóctonos.

Renzo Piano, 2012©

Créditos: 

Client: Isabella Stewart Gardner Museum / Renzo Piano Building Workshop, architects in collaboration with Burt Hill (Boston) / Design team: E.Baglietto (partner in charge) with M.Aloisini, I.Ceccherini V.Grassi, S.Ishida (partner), Y.Kim, M.Liepmann, M.Neri, K. Schorn, T.Stewart, O.Teke and E.Moore; G.Langasco (CAD Operator); F.Cappellini, A.Marazzi, F.Terranova (models) / Consultants: Buro Happold (structure and services); Front (façade consultant); Arup (lighting); Nagata Acoustics (acoustics); Stuart-Lynn Company (cost consultant); Paratus Group (project manager) CBT/Childs Bertman Tseckares (consulting architect for Schematic & Design Development)

Fotografías: ©Nic Lehoux

Artículo relacionado: Refrendar la topografía

TECNNE  |  Arquitectura + contextos


 

Comment here