ARQUITECTURAReseñas

Casa en Mar Azul, conjugar la arquitectura y el paisaje

BAK Arquitectos, Casa en Mar Azul, tecnne

Casa en Mar Azul, BAK Arquitectos

BAK Arquitectos diseñó esta vivienda unifamiliar ubicada en Mar Azul, sobre la costa marítima Argentina. La obra ocupa una superficie sobre el suelo de 75 m2 con un muy bajo impacto sobre el paisaje circundante, integrándose entre los pinares que forman parte de la parcela. La casa se materializa mediante una envolvente de hormigón armado y vidrio. El hormigón muestra las marcas de las tablas de encofrado para armonizar el volumen con el entorno . Amplios planos de vidrio vidriados permiten una franca integración de los espacios sociales de la casa con la naturaleza. Una zona más protegida  alberga los dormitorios y servicios. La terraza de madera permite dar continuidad a las áreas sociales en el exterior de la casa.  

 BAK Arquitectos, Casa en Mar Azul, tecnne

La losa de cubierta de hormigón apoya sobre los tabiques de la parte trasera y sobre perfiles de hierro incorporados al plano de carpinterías en la cara transparente. Una caladura sobre la superficie de la cubierta en el área del comedor permite el ingreso de luz cenital filtrada por el follaje de los árboles. Este  efecto de iluminación es de intensidad de acuerdo a las horas del día. Los tabique interiores de ladrillo fueron tratados con revoque y pintados de color blanco. Los solados se ejecutaron en cemento alisado. Alejado de la casa, un módulo de servicios ejecutado en madera contiene un baño de servicio y el tanque de reserva de agua.

“Las características ambientales y de paisaje del lugar de emplazamiento, la particularidad de uso a que está destinada y la falta de un cliente que condicione el proyecto, permitió abordar esta obra como una posibilidad de experimentar, tanto con temas funcionales como con soluciones estético-constructivas. La búsqueda de alternativas tendría tres únicas limitaciones: que la obra fuera de muy bajo impacto en ese paisaje, que se ajustase a un bajo presupuesto y que su mantenimiento posterior fuera casi nulo. Con estas premisas, la casa ubicada en un terreno con 43 pinos y de suave pendiente hacia la calle, fue resuelta como un rotundo prisma, exento, de altura mínima, definido por una envolvente de hormigón a la vista, de textura y color en armonía con el bosque, y grandes paños de vidrio que permitan una total integración con el paisaje y que a la vez lo reflejen. Las funciones complementarias (baño auxiliar, depósito y tanque de agua) se reunieron en un prisma vertical de madera escondido entre los árboles.”

BAK Arquitectos.

Fotografías: ©BAK Arquitectos

TECNNE  |  Arquitectura + contextos


 

 

 

Comment here