ARQUITECTURAReseñas

Biblioteca infundida por el follaje

 


Biblioteca del Erudito, Peter Gluck

A sabiendas que toda intromisión arquitectónica en un medio natural resulta en mayor o menor grado invasiva, sobre cualquier decisión se anticipa una pregunta latente: ¿cómo intervenir para no dislocar el sitio y hacer que éste se compenetre en la propia arquitectura?

En la Biblioteca del Académico, Gluck + Partners responden algunos de estos interrogantes. La pequeña estructura depura su geometría para no entrar en competencia con las entidades de la naturaleza. Como expresan los arquitectos en la memoria descriptiva, su forma platónica pura coincide con el propósito, tanto en términos programáticos como metafóricos1.

En el diseño de la biblioteca se observan tensiones similares a las que propone el bosque. Una primera planta compacta y cerrada que se apoya sobre el terreno natural sin erosionar la visión de las figuras rugosas de los troncos arbóreos. En su interior, los muros soportan los estantes donde se dispone el almacenamiento de libros y documentos. Una segunda planta íntegramente transparente permite la visión ideal del bosque. Se posiciona a la altura del follaje, para favorecer un ambiente de trabajo apacible y luminoso. En este espacio, la intensidad de luz y color es siempre variable, según la hora del día y los cambios estacionales.

El plano liviano de la cubierta se integra a la estructura de la carpintería para enfatizar la dualidad entre el zócalo y la parte superior, y de ese modo concretar la figura estricta que propone la arquitectura. La alegoría al nido a la que apelan los autores queda establecida en la economía de recursos y la unidad que formula el diseño.

La inclusión del objeto arquitectónico no perturba en demasía el medio natural, y lo incorpora al proponer un interior sin límites visuales. De ese modo, el espacio adquiere su carácter único, al impregnarse de las bondades versátiles de la naturaleza.

©Marcelo Gardinetti, 2017

Biblioteca Gluck tecnne

Memoria descriptiva

Un cubo platónico puro y elegante se ajusta a la unidad de propósito y forma del edificio, tanto en términos programáticos como metafóricos. El primer piso está completamente cerrado y contiene pilas para una biblioteca de libros. El segundo piso, totalmente abierto, es un estudio de trabajo de un becario. El estudio se encuentra en los libros que siguen a continuación, de la misma manera que la beca se basa en el cuerpo de trabajo que la precede.
La estructura expresa este carácter dual, con el techo flotante en voladizo desde el segundo piso para resaltar la distinción entre el sólido y el vacío. Las ventanas (puertas correderas estándar) se abren por los cuatro lados, apilándose en esquinas opuestas, para crear la sensación de un aire en el bosque. Las estaciones cambiantes proporcionan el contexto, con las “paredes” de estudio verdes en el verano, naranjas en el otoño y blancas en el invierno. Una economía de medios en costo, materiales y estructura resulta en simplicidad y franqueza sin elaboración. El estudio es un paraíso sereno y solitario para el trabajo tranquilo y al mismo tiempo inmerso en el mundo natural que lo rodea. En su alineación de uso, estructura, contexto y efecto social, esta biblioteca probablemente se acerca al siempre esquivo diagrama perfecto que siempre estamos buscando.

Gluck+

Fotografías: ©Paul Warchol

Imágenes: ©Gluck+Partners

 Nota:

1 Gluck +Partners, memoria descriptiva del proyecto

TECNNE | Arquitectura y contextos



 

 

Comment here