Archivo

Villa Savoye planos

Le Corbusier, Villa Saboye, tecnne

Le Corbusier, Villa Savoye

La casa no debía tener una fachada. Situada en la parte superior de la elevación, debía abrirse en todas las direcciones. El nivel de la vivienda con su jardín colgante está situado sobre las columnas de tal manera que permite vistas lejanas al horizonte. 

Le Corbusier

Plantas originales

Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas baja ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas baja ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas alta ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas alta ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas cubierta ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Plantas cubierta ©FLC-ADAGP

 

Esquemas

Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Esquema ©FLC-ADAGP

Plantas

Le Corbusier, Villa Savoye, Planta baja, tecnne
Le Corbusier, Villa Savoye, Planta baja, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Planta alta, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Planta alta, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Planta cubierta, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Planta cubierta, tecnne

Secciones

Le Corbusier, Villa Saboye, sección, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, sección, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, sección, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, sección, tecnne

Elevaciones

Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion este, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion este, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion norte, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion norte, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion oeste, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion oeste, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion sur, tecnne
Le Corbusier, Villa Saboye, Elevacion sur, tecnne

Axonométricas

Le Corbusier, Villa Saboye, Axonometricas ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Axonometricas ©FLC-ADAGP

Casa del jardinero

Le Corbusier, Villa Saboye, Casa del jardinero ©FLC-ADAGP
Le Corbusier, Villa Saboye, Casa del jardinero ©FLC-ADAGP

Villa Savoye y el Monumento Histórico Modernista

Cada obra de arte, de hecho, tiende a convertirse en un mito. Para mí, los museos son lugares donde las obras de una época anterior que se han convertido en mitos yacen dormidas... esperando que llegue el día en que los artistas las despierten a una existencia activa". André Malraux hizo que su arqueólogo protagonista hiciera esta declaración en su primera novela La Voie Royale (1935)1. Más tarde, a finales de los años 50 y 60, Malraux apoyaría la preservación de la Villa Savoye de Le Corbusier (1928-1931) durante su mandato como ministro de cultura francés. Como resultado de su preservación, la Villa Savoye se convirtió en un museo, y cumplió con el papel que Malraux esbozó para la obra de arte al inspirar a los arquitectos de todo el mundo. En parte, la fama de la Villa Savoye fue el resultado de las propias acciones de Le Corbusier en su nombre. Si el arquitecto fue arrogante en cuanto a la reparación de los muchos defectos del edificio, promovió incansablemente su significado estético desde el momento de su construcción original hasta el final de su vida. Tras el período de deterioro físico de la Villa Savoye, entre 1938 y 1959, Le Corbusier aprovechó su fama internacional para establecer el lugar central del edificio en su obra y su estatuto canónico en la arquitectura moderna.

En esta causa, Le Corbusier contó con la ayuda de otros arquitectos modernistas, conservadores de museos e historiadores del Movimiento Moderno. Con su rescate de la casi ruina a mediados de los años sesenta, la Villa Savoye pasó a ser un monumento a la primera fase del Modernismo, que, en el momento de la conservación del edificio, se percibía como un fenómeno histórico. Los debates sobre el destino de la Villa Savoye se centraron en esta percepción histórica del modernismo, y la eventual conservación de la casa concretó una visión, específica de mediados del decenio de 1960, de la arquitectura de vanguardia del decenio de 1920. La conservación de la Villa Savoye fue también un acontecimiento importante en la reconceptualización del monumento histórico en Francia que tuvo lugar durante el decenio de 1960. Si bien los monumentos históricos habían sido objeto de esfuerzos de preservación patrocinados por el gobierno a mediados del siglo XIX, casi todos habían sido edificios religiosos medievales o renacentistas o residencias reales.

El tan debatido deterioro y posterior restauración de la Villa Savoye contribuyó a ampliar la definición de lo que podía constituir un monumento histórico en la Francia de la posguerra al ilustrar cómo una residencia privada podía adquirir una importancia nacional, e incluso internacional. Además, el apoyo público a la preservación de la Villa Savoye dio validez al incipiente esfuerzo del gobierno por proteger los primeros edificios modernistas. El análisis del proceso por el que la Villa Savoye se estableció como monumento del primer modernismo complementa la reciente reelaboración historiográfica de la casa. Esta investigación ha contrarrestado los estudios anteriores que trataban la casa en un nivel principalmente formal y aceptaban su estatus icónico como sacrosanta.

Poco después de su terminación, Sigfried Giedion afirmó la importancia de la Villa Savoye como parte de la reconceptualización fundamental de la idea de la casa por parte de Le Corbusier y ofreció una breve descripción del nuevo edificio en Poissy:

"La casa es un cubo elevado sobre pilares [pilotis]. La parte del cubo no es una masa sólida; está ahuecada en los lados sureste y suroeste para que cuando salga el sol la luz inunde todo el interior en lugar de rozar la pared exterior.... El vestíbulo de entrada está en el noroeste, pero al entrar por la carretera hay que rodear el lado sur de la casa para llegar a él. Por supuesto, no hay realmente ninguna fachada y no hay ni atrás ni adelante, ya que la casa está abierta por todos los lados"2.

Giedion aseguró a la Villa Savoye un papel fundamental en los posteriores relatos del desarrollo del Modernismo cuando describió el edificio en su influyente libro Space, Time and Architecture (1941) como un elemento central en la traducción de las concepciones cubistas del espacio al ámbito de la arquitectura. Para Giedion, la Villa Savoye ofrecía una secuencia de experiencias espaciales que reflejaban la conciencia del arquitecto sobre el tiempo como un componente del edificio. De hecho, las cualidades espaciales del interior, especialmente como se ponen en escena por la secuencia de rampas y escaleras que ascienden a través del edificio, han sido estudiadas en detalle como expresiones del concepto de Le Corbusier del "paseo arquitectónico". Tal complejidad en la disposición del interior, así como la forma curvada de la pared metálica y de vidrio del primer piso, y la pared curvada del solárium que recuerda los objetos representados en las pinturas puristas del arquitecto, socavan el aparente racionalismo anunciado por los pilotis, las ventanas de faja metálica y las paredes blancas.

Para resolver lo que Tim Benton describe como una desconcertante yuxtaposición de "claridad y ambigüedad" en la Villa Savoye3, Colin Rowe analizó la geometría del edificio en un influyente artículo publicado por primera vez en 1947, en el que sugería afinidades entre la obra de Le Corbusier y las villas de Andrea Palladio4.

El proceso de diseño que produjo este complejo edificio ha sido desde entonces discutido en detalle por Benton, cuya reconstrucción de las etapas por las que pasó el diseño de Le Corbusier entre 1928 y 1929 se basa en un análisis minucioso de los dibujos y documentos sobrevivientes. Estas fuentes revelan las formas en que el arquitecto engañó a los clientes con respecto al costo de la casa y no corrigió sus problemas mecánicos y estructurales. No sólo los ocupantes fueron objeto de las tergiversaciones de Le Corbusier y de la falta de consideración por su comodidad, sino que la académica feminista Beatriz Colomina también ha argumentado que el arquitecto no logró hacer un espacio que ellos pudieran realmente habitar5.

Así pues, la investigación sobre la Villa Savoye ha sido paralela a la del Movimiento Moderno en su conjunto: la comprensión formalista inicial del edificio acabó dando paso a una visión más crítica, informada por una comprensión más completa de cómo se produjo el diseño y cómo funcionó realmente la casa para sus usuarios6.

En la presentación publicada de su obra completa, Le Corbusier estableció la forma en que la Villa Savoye sería tratada por muchos comentaristas posteriores cuando escribió: "La casa se coloca en medio de un campo como un objeto, sin perturbar nada"7.

Muchos estudiosos y críticos se han centrado, pues, en el objeto aislado en sí, examinando su riqueza espacial y compositiva, pero dudando en situarlo en la situación histórica más amplia, o en examinar sus implicaciones para cuestiones que van más allá de las relativas al diseño. Así como la Villa Savoye sólo tocó ligeramente el paisaje que se encontraba debajo de ella, el mundo más amplio parecía haber influido poco en esta expresión de la singular visión de Le Corbusier sobre la arquitectura doméstica moderna. Estudios recientes han trabajado en contra del aislamiento de la Villa Savoye. Para reconstruir la historia materialista de la Villa Savoye y comprender sus fundamentos ideológicos -iniciados por Benton y Colomina, respectivamente8- es necesario conocer sus fortunas materiales después del período original de construcción. El edificio actual fue sustituido en muchos relatos por los dibujos de Le Corbusier sobre él y por las fotos publicadas en el Oeuvre completo porque en muchos puntos su condición deteriorada tenía el potencial de socavar la historia idealista y formalista que se había construido para él.

La Villa Savoye no era una representación estática de la estética de los años veinte de Le Corbusier; en cambio, la casa tenía una existencia como objeto que cambiaba con el tiempo en respuesta a la situación política y económica, a sus funciones alteradas y a la evolución de las actitudes hacia el arquitecto y su obra. El momento crítico de la apoteosis de la Villa Savoye como "lugar de memoria" -para emplear la frase que el historiador Pierre Nora ha utilizado para describir los lugares donde la historia de Francia está conscientemente representada9- ha recibido poca atención.

El análisis de cómo se construyó la Villa Savoye en la literatura arquitectónica y popular, y se restauró físicamente, es significativo por varias razones. En primer lugar, las fortunas críticas y materiales de la villa en las décadas posteriores a su construcción original mejoran nuestra comprensión de las intenciones de Le Corbusier con respecto a la arquitectura doméstica. En segundo lugar, el proceso por el cual la Villa Savoye se convirtió en un museo fue una manifestación material de la historización del Modernismo desde finales de los años 50 hasta mediados de los 60.

Por último, la transformación de la Villa Savoye en un "lugar de memoria" para el primer modernismo -una operación aparentemente paradójica- fue importante para la transformación del concepto de monumento histórico en Francia. Aunque Nora y otros historiadores han analizado los orígenes de los siglos XVIII y XIX del programa patrocinado por el gobierno para preservar y restaurar las obras de arquitectura histórica como prueba del pasado de la nación, no se ha abordado suficientemente la inscripción del siglo XX de la identidad francesa en la arquitectura modernista. Nora y otros han descubierto los fundamentos ideológicos de los esfuerzos de restauración que concretaron las cambiantes concepciones de Francia como entidad política y cultural en el siglo XIX; la campaña de la Villa Savoye fue igualmente ideológica en el sentido de que el edificio pasó a representar la autonomía política y los logros culturales de Francia en el siglo XX.

Kevin D. Murphy

Kevin D. Murphy, "The Ville Savoye and the Modernist Historic Monument", JSAH /61:1 (2002)

Notas:

1 Traducido como The Royal Way (1935); citado en E. H. Gombrich, "Andre Malraux and the Crisis of Expressionism", Burlington Magazine 46 (1954): 375.

2 Sigfried Giedion, "Le Corbusier et l'architecture contemporaine", Cahiers d'Art 4 (1930): 212. Esta descripción reaparece en Space, Time and Architecture, the Growth of a New Tradition (1941) de Giedion; 3ª edición. (Cambridge, Mass., 1956), 518, de la cual se toma la traducción.

3 Tim Benton, "Six Houses" en Le Corbusier, Architect of the Century, catálogo de exposición ([Londres], 1987), 63-64; Tim Benton, "Villa Savoye and the Architects' Practice", en Le Corbusier. Villa Savoye y otros edificios y proyectos, 1929-1930 (Nueva York y Londres, 1984), ix-xxii. Para un recuento cronológico de la historia del edificio, incluyendo las restauraciones, ver Jacques Sbriglio, Le Corbusier: La Villa Savoye / The Villa Savoye (París y Basilea, 1999).

4 Colin Rowe, "The Mathematics of the Ideal Villa: Palladio and Le Corbusier Compared", Architectural Review 101 (1947): 101-104; reimpreso en Colin Rowe, The Mathematics of the Ideal Villa and Other Essays (Cambridge, Mass., and London, 1976), 1-27.

5 Beatriz Colomina, "El muro dividido: Domestic Voyeurism", en Beatriz Colomina, ed., Sexuality and Space (Nueva York, 1992). Véase también Beatriz Colomina, Privacy and Publicity: Modern Architecture as Mass Media (Cambridge, Massachusetts, y Londres, 1994).

6 La obra de Alice Friedman, Women and the Making of the Modern House (Nueva York, 1998) es un ejemplo de la reciente erudición feminista que considera el éxito de la arquitectura doméstica moderna desde un punto de vista funcional.

7 Le Corbusier, Le Corbusier et Pierre Jeanneret, obra completa de 1929-1934 (1935), 4ª edición. (Zúrich, 1946), 24.

8 Aunque no está directamente relacionado con la Villa Savoye, Brian Brace Taylor, Le Corbusier, The City of Refuge, Paris 1929/33 (Chicago y Londres, 1987) es un importante estudio materialista que considera los fundamentos ideológicos de uno de los proyectos residenciales del arquitecto de la misma época.

9 Pierre Nora, ed., Les lieux de memoire, 7 vols. (París, 1984-1992); ídem, "Between Memory and History: Les Lieux de Memoire", trans. Marc Roudebush, Representaciones 26 (1989): 7-25. Véase también la reseña de la edición inglesa de Les lieux de memoire de Helene Lipstadt en el JSAH 58 (1999): 243-245, en la que se evalúa la pertinencia del proyecto para la historia de la arquitectura.

Imagen de portada: ©Steven Park

TECNNE | Arquitectura y contextos