Archivo

El desplazamiento del pensamiento tradicional sobre arquitectura

Coop Himmelblau, Rooftop remodeling falkestrasse, 1983 tecnne

La traducción de la arquitectura, la producción de Babel, Mark Wigley

Parte 6

[Parte 5: Arquitectura y lenguaje]

Derrida sale de Heidegger precisamente siguiéndolo. Lleva la línea Heideggeriana más allá hasta que se repliega sobre sí misma, transformándose. “Deconstrucción” es una “traducción” de dos de los términos de Heidegger: Destrución, que significa “no una destrucción sino precisamente una desestructuración que desmantela las capas estructurales del sistema”, y Abbau, que significa “desmontar un edificio para ver cómo se constituye o desconstituye”38.

Derrida sigue el argumento de Heidegger de que esta “desestructuración” o “des- construcción” perturba una tradición al habitar su estructura de una manera que explota sus recursos metafóricos contra sí misma.

Los movimientos de deconstrucción no destruyen las estructuras desde el exterior. No son posibles y eficaces, ni pueden tener un objetivo preciso, salvo que habiten en esas estructuras. Habitándolos de cierta manera, porque uno siempre los habita, y más cuando uno no lo sospecha. Operar necesariamente desde dentro, tomando prestados todos los recursos estratégicos y económicos de la subversión de la vieja estructura, tomándolos prestados estructuralmente39.

Se trata de la forma en que la deconstrucción habita en la estructura del edificio, es decir, en la estructura de la estructura. La deconstrucción no es ni la reconstrucción ni la demolición. Más bien, es la “solicitud” del edificio de la metafísica, la solicitud de la estructura “en el sentido de que sollicitare, en latín antiguo significa sacudir en su totalidad, hacer temblar en su totalidad”40. La solicitud es una forma de interrogación que sacude la estructura para identificar debilidades estructurales, debilidades que son estructurales.

Derrida desestabiliza el edificio argumentando que su condición fundamental, su posibilidad estructural, es el ocultamiento de un abismo. El edificio de la metafísica pretende ser estable porque se basa en el lecho rocoso expuesto cuando se han eliminado todas las capas sedimentarias. La deconstrucción desestabiliza la metafísica al localizar en el lecho rocoso las fracturas que socavan su estructura. La amenaza a la metafísica es clandestina. La subversión de la presencia es una operación subterránea. La deconstrucción subvierte el edificio en el que habita demostrando que el terreno sobre el que se levanta es inseguro: “el terreno es resbaladizo y movedizo, minado y socavado. Y este suelo es, por esencia, un subterráneo”41.

Pero las fisuras en el suelo que agrietan la estructura no son defectos que puedan ser reparados. No hay más suelo estable que encontrar. No hay un lecho de roca sin defectos.

En consecuencia, la deconstrucción parece ubicar en la metafísica el defecto fatal que causa su colapso. Parece ser una forma de análisis que desmantela o derriba estructuras. Parece ser la ruina de la construcción. Es en este sentido que es más obviamente arquitectónico. Pero este sentido obvio echa de menos la fuerza de la deconstrucción. La deconstrucción no es simplemente arquitectónica. Más bien, es un desplazamiento del pensamiento tradicional sobre la arquitectura.

Ahora el concepto mismo de de-construcción se asemeja a una metáfora arquitectónica. A menudo se dice que tiene una actitud negativa. Se ha construido algo, un sistema filosófico, una tradición, una cultura, y a lo largo de él viene un de-constructor y lo destruye piedra por piedra, analiza la estructura y la disuelve. Este es el caso con bastante frecuencia. Se observa un sistema -platónico/hegeliano- y se examina cómo se construyó, qué piedra angular, qué ángulo de visión apoya la autoridad del sistema. Sin embargo, me parece que esta no es la esencia de la deconstrucción.

No es simplemente la técnica de un arquitecto que sabe cómo de-construir lo que se ha construido, sino un sondeo que toca la técnica en sí misma, bajo la autoridad de la metáfora arquitectónica y por lo tanto constituye su propia retórica arquitectónica. La deconstrucción no es simplemente -como su nombre parece indicar- la técnica de una construcción invertida cuando es capaz de concebir por sí misma la idea de construcción. Se podría decir que no hay nada más arquitectónico que la de-construcción, pero tampoco menos arquitectónico42.

La deconstrucción conduce a un replanteamiento completo de la relación flexible-mental organizada por el motivo arquitectónico de suelo/estructura/ornamento. Interrumpir la metafísica de esta manera es interrumpir el estado de la arquitectura.

Pero no se trata simplemente de abandonar la arquitectura tradicional. Más bien, demuestra que cada una de sus divisiones está radicalmente enrevesada. Cada distinción es posible por lo que no es ni lo uno ni lo otro. La lógica arquitectónica de la suma se subvierte al demostrar que es posible precisamente por aquello que la frustra.

Esta subversión de la estructura no conduce a una nueva estructura. Los defectos se identifican en la estructura, pero no conducen a su colapso. Por el contrario, son la fuente misma de su fuerza. Derrida identifica la fuerza constitucional de la debilidad de una estructura, es decir, la fuerza de una cierta debilidad. En lugar de abandonar una estructura porque se ha encontrado su debilidad (que sería permanecer en complicidad con el ideal de una estructura enraizada), Derrida desplaza el motivo arquitectónico. La estructura se vuelve “erigida por su propia ruina, sostenida por lo que nunca deja de devorar sus cimientos”43.

La deconstrucción es una forma de interrogación que sacude la estructura para identificar fallas estructurales, fallas que son estructurales. No es la demolición de estructuras particulares. Desplaza el concepto de estructura en sí mismo al ubicar lo que no es soporte ni colapso.

La estructura se percibe a través de la incidencia de la amenaza, en el momento en que el peligro inminente concentra nuestra visión en la piedra angular de una institución, la piedra que encierra tanto la posibilidad como la fragilidad de su existencia. La estructura puede entonces ser metódicamente amenazada para ser comprendida más claramente y para revelar no sólo sus soportes sino también ese lugar secreto en el que no es ni construcción ni ruina sino labilidad. Esta operación se llama (del latín) soliciting44.

El edificio se construye ocultando el abismo en el que se encuentra. Esta represión produce la aparición de un terreno sólido. La estructura no se derrumba simplemente porque está erigida sobre un abismo y fracturada por él. Lejos de causar su colapso, la fractura del suelo es la posibilidad misma del edificio. Derrida identifica la “necesidad estructural” del abismo:

Y veremos que este abismo no es un accidente feliz o infeliz. La representación en el abismo de la presencia no es un accidente de presencia; el deseo de presencia nace, por el contrario, del abismo (la multiplicación indefinida) de la representación, de la representación, etc.45.

El abismo no es simplemente la fractura del suelo bajo el edificio. Es la fractura interna del edificio, la convolución de la distinción entre edificio y arquitectura, estructura y ornamento, presentación y representación. La arquitectura siempre habita y sostiene el edificio al que supuestamente está unido. Es esta convolución la que hace posible el pensamiento de un terreno que precede al edificio, un pensamiento que subordina la arquitectura como mera adición. La arquitectura hace posible su propia subordinación a la construcción.

La deconstrucción se refiere a lo intraducible, el resto que no pertenece ni al original ni a la traducción, pero que sin embargo reside en ambos. La deconstrucción marca la necesidad estructural de un cierto fallo de traducción.

Es decir, la necesidad estructural de la arquitectura. La arquitectura es – viene la posibilidad de construir en lugar de una simple adición a ella. En la medida en que la traducción no se completa ni se frustra por completo, el edificio de la metafísica no es ni la construcción ni la arquitectura, ni la presentación del terreno ni el desprendimiento de él, sino el extraño borrado de la distinción entre ellos, la distinción que es a la vez la posibilidad contractual del discurso arquitectónico y los medios para reprimir la amenaza planteada por ese discurso.

La deconstrucción traza la subversión de la arquitectura de la construcción, una subversión que no puede ser resistida porque la arquitectura es la posibilidad estructural de la construcción. El edificio siempre alberga el secreto de su violación constitucional por la arquitectura. La deconstrucción es el lugar de esa violación. Sitúa el ornamento dentro de la propia estructura, no integrándolo en algún gesto sintético clásico, sino, por el contrario, localizando la violación de la estructura por parte del ornamento, una violación que no puede ser exorcizada, una violación constitucional que sólo puede ser reprimida.

Mark Wigley

Mark Wigley “The Translation of Architecture, the Production of Babel” Assemblage 8 (febrero de 1989), 6-21

[Continua en Parte 7: La inestabilidad del motivo arquitectónico]

Notas:

38 Jacques Derrida, “Mesa redonda sobre autobiografía”, trans. Peggy Damuf, en El oído del otro, p. 86. De la palabra “deconstrucción”: “Entre otras cosas deseaba traducir y adaptar a mis propios fines la palabra heideggeriana Destruktion o Abbau. Cada uno de ellos significaba en este contexto una operación que tenía que ver con la estructura o la arquitectura tradicional de los conceptos fundamentales de la ontología o de la metafísica occidental”. Derrida, “Carta a un amigo japonés”, p. 1.

39 Jacques Derrida, De Grammatología, trans. Gayatri Chakravorty Spivak (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1976), pág. 24.

40 Jacques Derrida, “Difference”, en Margins of Philosophy, p. 21.

41 Jacques Derrida, Limited Inc. (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1977), pág. 168.

42 Derrida, “Architecture Where the Desire May Live”, p. 18.

43 Jacques Derrida, “Fors”, trans. Barbara Johnson, Georgia Review 31, no. 1 (1977), pág. 40.

44 Derrida, “Force and Signification”, p. 6.

45 Derrida, De Grammatología, p. 163.

Imagen de portada: Coop Himmelblau, Rooftop remodeling falkestrasse, 1983

Ver trabajos de Coop Himmelblau

TECNNE | Arquitectura y contextos