CONTEXTOSExtractos

Herzog & de Meuron, Museo de Young

Herzog & de Meuron, M.H. de Young Museum, tecnne

M.H. de Young Museum, Herzog & de Meuron

El Museo Conmemorativo M.H. de Young alberga numerosas colecciones, que representan una variedad de culturas de todo el mundo. Las obras de arte de estas colecciones van desde el día de hoy hasta los comienzos de la historia de la humanidad. Por lo tanto, el museo no es un sitio homotópico, definido por un enfoque homogéneo y autónomo del arte, sino más bien un sitio heterotípico abierto y receptivo a la diversidad artística de nuestro planeta.

La arquitectura del nuevo edificio trata de comunicar esta diversidad; es la encarnación del concepto abierto de arte que promueve el museo. Expresa el carácter distintivo de las diferentes culturas y, al mismo tiempo, es un lugar de terreno común, donde la diversidad se encuentra y se cruza, donde de otro modo los parentescos ocultos entre formas culturales divergentes se hacen visibles y tangibles.

La arquitectura innovadora no basta por sí sola para hacer justicia a estos requisitos; el concepto de curaduría debe ser igualmente innovador. Las conversaciones con los curadores y los visitantes en una etapa temprana nos permiten incorporar ideas sobre la arquitectura, la planificación urbana, el paisajismo y la curaduría como componentes de coeficiente de un proceso de planificación orientado al diálogo. En términos de curaduría, tratamos de proporcionar una variedad de condiciones de exhibición, dando como resultado una especie de tipología de espacios de exhibición. Queríamos definir diferentes tipos de espacios de exposición que reflejaran las diferencias en el fondo y la evolución de las obras de arte.

Herzog & de Meuron, M.H. de Young Museum, tecnne

Trabajamos bajo el supuesto de dos agrupaciones principales: obras creadas en el contexto de nuestra comprensión occidental del arte y las creadas como parte de un sistema cultural o religioso superior. En consecuencia, el nuevo Museo de Young ofrece salas o galerías de proporciones clásicas con paredes fijas e iluminación superior. Son ideales para ver y estudiar las pinturas, esculturas y muebles de las colecciones de arte americano de los siglos XIX y XX. Otras galerías con una disposición más libre y abierta y con iluminación principalmente artificial están destinadas a objetos de América Central y del Sur, África y Oceanía. Los espacios cerrados se encuentran dispersos entre ellos, como estrellas fijas que acentúan el recorrido del visitante por el museo.

Al explorar los posibles diseños para el nuevo museo, se nos ocurrió originalmente la idea de edificios separados, como pabellones, colocados a lo largo del parque, cada uno de ellos albergando una colección diferente y dando expresión a la diversidad de culturas. Poco a poco se hizo evidente que sería más significativo albergar todos los componentes bajo un mismo techo, en un contexto arquitectónico interrelacionado pero variado. Pensamos en una especie de organismo con varias extremidades o extensiones, como los dedos de una mano. Dispusimos el edificio en tres bandas paralelas (o dedos) para que el parque llene los espacios intermedios y llegue hasta el corazón del nuevo edificio donde forma patios interiores. La naturaleza, los árboles, las plantas y el agua, en varias formas, son una parte integral del edificio. Los tres elementos paralelos no se encuentran uno al lado del otro como contenedores de arte abstracto separados, sino que están interconectados e interrelacionados de modo que los espectadores experimentan en el espacio las interfaces y las áreas de fricción entre las culturas representadas en el Museo de Young. La arquitectura del nuevo museo no es narrativa; no es una interpretación romántica de los encuentros entre culturas, ni tampoco un espacio abstracto para el almacenamiento de objetos de arte; la arquitectura pretende demostrar visiblemente y fomentar nuestra conciencia de la coexistencia e igualdad de culturas.

Herzog & de Meuron, M.H. de Young Museum, tecnne

Los contactos e intercambios entre las secciones del nuevo museo pueden verse como lugares específicos dentro del gran organismo en su conjunto. Al mismo tiempo, son lugares que se unen y se separan – desde el interior al exterior y viceversa.

La estructura tripartita de los edificios que se rozan entre sí como plataformas continentales hace posible que el Parque Golden Gate penetre en el museo. Esta es una estrategia arquitectónica: hacer que la arquitectura del nuevo edificio sea permeable, abierta y atractiva para la gente de San Francisco. Por esta razón, gran parte del primer piso no tiene entradas. Todo el vestíbulo, el patio principal, el restaurante, la tienda del museo y la galería infantil están abiertos a los visitantes del parque de forma gratuita y, en la parte superior de la torre, una cubierta panorámica ofrece una vista del parque y de la ciudad.

Una segunda estrategia arquitectónica consiste en la gran cubierta, que expresa el gesto colectivo de las personas que se reúnen. Se proyecta hasta el Jardín de Té Japonés y proporciona un área exterior agradable independientemente de la lluvia o el sol. El techo está concebido como una estructura filigrana que proyecta intrincados patrones de luz y sombra en el suelo.

Un tercer elemento arquitectónico, la Torre de la Educación, es un punto de referencia claramente identificable que mira hacia la cercana calle JFK y la ciudad. Dada la ubicación y la colocación del edificio del museo y el vestíbulo, la figura de la torre adopta una posición geométrica en relación con la estricta cuadrícula rectangular de la ciudad. La Torre de la Educación es literalmente la bisagra entre el museo y la ciudad. Ofrece una vista, una visión general y una perspectiva de las diversas culturas de este mundo en este lugar selecto del Parque Golden Gate de San Francisco.

Herzog & de Meuron

Fotografía: ©Iwan Baan

TECNNE | Arquitectura y contextos