La ciudad arrasada

Especulaciones, Sergio Kiernan

Por Marcelo Gardinetti

Junio de 2015

Uno de los escándalos de esta vida es lo que está pasando en La Plata, una ciudad que estuvo entre las cosas más lindas que hicimos los argentinos. El gobierno municipal vive una suerte de guerra con sus vecinos, guerra que incluye hasta ignorar la Corte Suprema de la provincia, donde el poder juega abiertamente a favor de los especuladores inmobiliarios. La idea es simplemente demoler todo, todo menos algunos edificios simbólicos, y transformar a la capital bonaerense en una colección de arquitecturas pedorras pero rentables, una suerte de suburbio desangelado que haga felices sólo a los que lucraron con eso. Y quien encuentre exagerado este diagnóstico no tiene más que ver el nivel de detalle al que se está llegando para favorecer el negocio.

INSTRUCCIONES PARA LA CIUDAD DG

El gobierno municipal de Julio Alak creó en 2006 un catálogo de inmuebles protegidos, que no fue muy amplio pero buscaba estabilizar ciertas zonas del casco fundacional de la ciudad. El instrumento para frenar la piqueta era la catalogación con el grado de “protección contextual”, definida por el Código de Ordenamiento Urbano como lo que caracteriza a edificios cuyo “valor reconocido es el de constituir la referencia formal y cultural del área, justificar y dar sentido al conjunto. Protege la imagen característica del área previniendo actuaciones contradictorias en el tejido y la morfología”.

El actual gobierno municipal detesta este tipo de límites y ya es un comprobado agente inmobiliario, con lo que no asombra que haya anunciado que mandó al Concejo Deliberante un proyecto para desafectar 31 edificios del microcentro de la ciudad protegidos como contexto. Es llamativo que al mismo tiempo el Colegio de Arquitectos local se presentara ante el mismo Concejo para pedir que se conforme un Instituto de Planificación Urbana para que los edificios catalogados se puedan “intervenir de forma controlada”. Esto suena bien hasta que se descubre que la idea del Colegio es que deje de existir el catálogo preventivo y se utilice sólo un “manual de intervención”. La autoridad de aplicación sería un consejo en el que participarían… ellos mismos.

Si esto suena a dejar el pobre gallinero a cargo del proverbial zorro debe ser por el ensordecedor silencio del Colegio de Arquitectos frente a la destrucción del patrimonio platense. Nunca se opusieron, nunca pusieron palos en la rueda y siempre se portaron como los cómplices y valedores ideológicos de los intereses de las grandes constructoras, las que los emplean y son las únicas que pueden hacer torres a escala.

De todos modos, lo que marca el calendario es el año electoral, que puede introducir un cambio en el ejecutivo municipal y/o en la composición del Concejo. Como el tema patrimonial ganó mucha importancia en la política local, es manifiesto que se busca dejar cerrados ciertos negocios ahora trabados antes de tener que lidiar con caras nuevas. En La Plata calculan que los 31 edificios a catalogar no bajan de modestos 200.000 dólares, con lo que el primer numerito en danza pasa los seis millones de esa moneda, para hablar sólo de valores de compraventa básicos.

Sergio Kiernan©

Publicado originalmente en:  m2/ Página 12

Artículo relacionado: Instrucciones para la ciudad

TECNNE  |  Arquitectura + contextos

Escrito en: Patrimonio
Autor: Marcelo Gardinetti
Cite: Sergio Kiernan, Especulaciones
Enlace corto: http://tecnne.com/?p=22838
Tags: , , , ,

Los artículos de TECNNE se encuentran bajo la licencia Creative Comons | The articles of TECNNE are found under license Creative Comons