Productos

Las virtudes del microcemento en un proyecto arquitectónico


Las innumerables ventajas del microcemento han convertido a este material en uno de los más utilizados en proyectos arquitectónicos, tanto para la decoración interior como exterior. Su versatibilidad, durabilidad y estética vanguardista lo han transformado en el aliado perfecto para renovar y decorar todo tipo de ambientes logrando acabados de lo más elegantes. Gracias a su gran capacidad de adherencia se puede aplicar sobre revestimientos cerámicos o azulejos, terrazo o mármol e incluso sobre superficies de hormigón, cemento y metal.

Ampliamente utilizado por arquitectos e interioristas, el microcemento es un revestimiento sintético compuesto de cemento, resinas base agua, aditivos y pigmentos minerales. Su gran flexibilidad y su ausencia de juntas permiten lograr sin obras una superficie uniforme, generando una sensación de amplitud y una luminosidad uniforme y vivaz. Esta continuidad supone uno de los beneficios del microcemento mejor valorados por los profesionales de la construcción, así como la infinidad de colores que ofrece.

El microcemento es muy sencillo de aplicar sobre cualquier soporte, incluso sobre solados y revestimientos existentes como azulejos, cerámicas, baldosas, mármol, o yeso. Una aplicación de solo 3 milímetros que no afecta a la carga estructural y que permite una rápida renovación de cualquier espacio arquitectónico como suelos, paredes, fachadas de edificios o pavimentos de terrazas. Entre sus cualidades, destaca su resistencia al alto tránsito, de ahí que sea especialmente recomendable para pavimentos de locales comerciales, hoteles o restaurantes, además de viviendas. Unas prestaciones a las que hay que sumar su resistencia a la abrasión, a los roces, a los cambios de temperatura, al agua corriente y a la humedad ambiental. Un revestimiento decorativo fino pero de larga duración, no hay otro igual.

La diversidad del microcemento es amplia y variada, ya que además de cubrir las superficies de cualquier estancia puede utilizarse para revestir espacios contenedores de agua, como piscinas, estanques y fuentes, ya que ofrece acabados antideslizantes e impermeables. Una solución decorativa práctica, funcional y cuyos resultados estéticos son sorprendentes. Además con un tiempo de ejecución muy inferior al de las reformas convencionales, de ahí que se perfile como una tendencia en el sector.

En la producción de microcemento, Topciment es fabricante líder en el mercado europeo y una referencia para miles de proyectos arquitectónicos. Dispone de una gran variedad de microcementos en función de la superficie y acabado que se desee: para suelos, paredes, techos, escaleras e incluso piscinas y demás superficies en contacto permanente con el agua. Todos ellos disponibles en numerosos colores y diferentes granulometrías para que cada espacio tenga un carácter único y personal. Productos que destacan por su funcionalidad y que son utilizados tanto en proyectos de obra nueva como en refacciones y decoraciones de interiores y exteriores.

No hay dos superficies de microcemento iguales. Cada pieza es sencillamente única y encaja como un guante en cualquier ambiente. Una apuesta de proyecto arquitectónico de presente y futuro.