Le Corbusier

Le Corbusier intervenido, Villa Besnus


Modifcación estructural en villa Besnus

Afortunadamente, solo unas pocas viviendas realizadas por Le Corbusier han sido demolidas. Entre ellas contamos la Maison du Tonkin en Boredaux de 1926, destruida en 1975, la villa Church en ville D’avray de 1927 y el apartamento Beistegui en París de 1929. Otras, han sufrido la intervención desmedida de sus dueños. Un caso típico es el barrio en Fruges de 1924, donde varias viviendas fueron objeto de modificaciones para resolver las necesidades de sus dueños y adaptarlas a la estética que cada uno creyó conveniente para diferenciarla del resto de las viviendas. La Maison Ternisien en Bulogne sur Seine, Paris de 1926 también sufrió modificaciones implementadas por sus propietarios. La villa Besnus en Vaucresson, que nos ocupa en este artículo, debe sumarse a esta última categoría.

La primera intervención de los propietarios sobre la Villa Besnus fue el remplazo de la cubierta plana por un techo a cuatro aguas que corona el volumen. Posteriormente, el espacio entre la línea municipal y el volumen construido por Le Corbusier fue utilizado para la incorporación de locales comerciales, que se inició con la construcción de un único local sobre el lado derecho de la elevación de calle, continuó con el agregado de otro local a continuación de éste, y finalmente se decidió ocupar la totalidad del frente, extendiendo la construcción hasta la esquina, rodeando la vivienda, pero manteniendo ridículamente las barandas superiores de la losa que formaba el semi cubierto sobre el acceso. El resultado final es una desinteresada construcción que anulo casi por completo la valía arquitectónica de la obra original.

La casa fue encomendada a Le Corbusier por George Besnus, después de quedar impresionado al visitar el Stand de urbanismo organizado por Le Corbusier para el Salón d’Automne de 1922 y ver la maqueta de la casa Citrohän. El terreno, ubicado al oeste de París, es una parcela triangular que tenía un pronunciado desnivel en el fondo del lote, de más de 2 metros sobre el nivel de la vereda de calle. Este desnivel es aprovechado por Le Corbusier para distribuir los servicios de la vivienda en el nivel de calle y ubicar las áreas sociales por encima de éstos, una planta libre que expande hacia el interior del lote por la diferencia de niveles mencionada. El tercer nivel de la vivienda es ocupado por los dormitorios.

Le Corbusier utiliza por primera vez un vocabulario desprovisto de molduras, con ventanas enrasadas al muro y vanos compuestos por medio de trazados reguladores. La cubierta plana acentúa el carácter prismático del volumen, que esta compuesto por dos fachadas distintas, una sobre la calle que combina asimetrías y simetrías y una trasera, absolutamente simétrica y más baja que la anterior.

En el diseño volumétrico, Le Corbusier presto singular atención al volumen de escalera, que en los primeros dibujos terminaba redondeada y estaba adosada en continuidad con el volumen de la vivienda, pero que después desplazó para dar lugar al acceso, a raíz de una observación que comenta en sus obras completas y se transcribe en la parte inferior del texto. Una carpintería vertical y una losa en voladizo sobre la vereda de ingreso acentúan la división entre estos cuerpos y marcan un eje transversal que se contrapone a la organización longitudinal de la vivienda.

En una parte del film de Jacques Barzac, Le Corbusier comenta respecto de la obra: “En 1922 por primera vez hice una casa para una pareja que había leído mis artículos. No eran muy ricos, querían la casa en Vaucresson. Eran muy amables. La semana pasada recibí una carta con letra titubeante: “soy la señora Besnus, tengo 94 años, usted construyo para mi su primera casa, oí hablar de usted por radio, quería saludarlo”. Fue muy difícil esa casita, sobre todo la ventana del baño, que no se armonizaba con las otras. Fue complicado. Recuerdo que una noche íbamos al Cirque d’Hiver y de golpe en el ascensor dije: ”se me ocurrió algo” Esa ventana era fundamental, no tenía que desentonar, la hice respetando la unidad del conjunto”. Le Corbusier, film de Jacques Barzac, 1985

Marcelo Gardinetti, mayo de 2012©

 

Texto que acompaña el proyecto en las Obras Completas

“Este diseño fue el resultado directo y práctico del stand de Urbanismo en el “Salón de Otoño” de París de 1922. Se remonta a una época en que todo tipo de dificultad se presentó al mismo tiempo. Aunque las teorías en “L’Esprit Nouveau” habían presentado y desarrollado principios para despejar el terreno,  en esta casa todo estaba, arquitectónicamente hablando, para ser creado nuevamente: métodos de construcción, una solución eficaz al problema estructural del techo y de las ventanas, los muros y sus terminaciones, etc.

El diseño revela la planta libre,  el baño se coloca en el centro de la superficie del piso. Se define también la forma de las ventanas y sus proporciones, que han sido ajustadas a la escala humana.

Aquí, por ejemplo, hay solo un ejemplo entre muchos otros que podrían tomarse en atención de esta casa en función de consideraciones estéticas: Un boceto muestra la caja de la escalera redondeada, que se observará, se encuentra perpendicular a la fachada.

Le Corbusier ha dicho que cuando él acababa de salir una noche del Vélodrome d’Hiver durante los seis días de la carrera ciclistica de relevos dijo “un magnífico espectáculo que combina grandeza y coordinación”. Repentinamente se percató de “el silencio mental de la calle” y sentenció que la escalera perpendicular era un ritmo discordante que destruyó la unidad fundamental de su diseño. Por lo tanto, reajustó la posición de la escalera para hacer que tome un cuarto de vuelta a lo largo de la fachada, subrayando con ello la fachada trasera y ampliando la de calle.

Momentos intensos como éstos, dice, nos enseñan la lección para toda la vida. “Nos hace volver la espalda a un simple accidente, empujándonos a sacrificar un detalle agradable  y obligarnos a buscar la unidad coherente. Debemos aprovechar el terreno al máximo e invariablemente realizar las dimensiones más amplias posibles. Se verá que en la arquitectura podemos entablar especulaciones plásticas en las cuales -desde el punto de vista puramente plástico -se puede realizar  bien o mal”.  Le Corbusier, Obras Completas, tomo I pág. 48

Abstract

Fortunately, only a few houses built by Le Corbusier have been demolished. Among them are the Maison du Tonkin in Boredaux from 1926, destroyed in 1975, the villa Church in ville D’avray from 1927 and the Beistegui apartment in Paris from 1929. Others have suffered from the excessive intervention of their owners. A typical case is the neighbourhood in Fruges in 1924, where several houses were modified to meet the needs of their owners and to adapt them to the aesthetic that each of them thought appropriate to differentiate it from the rest of the houses. The Maison Ternisien in Bulogne sur Seine, Paris of 1926 also underwent modifications implemented by its owners. The villa Besnus in Vaucresson, which is the subject of this article, should be added to the latter category. The first intervention of the owners on the Villa Besnus was the replacement of the flat roof by a hipped roof that crowns the volume. Subsequently, the space between the municipal line and the volume built by Le Corbusier was used for the incorporation of commercial premises, which began with the construction of a single premises on the right-hand side of the street elevation, continued with the addition of another premises after this one, and finally it was decided to occupy the entire front, extending the construction to the corner, surrounding the dwelling, but ridiculously maintaining the upper railings of the slab that formed the semi-covered over the access. The final result is a disinterested construction that almost completely cancels out the architectural value of the original work. The house was entrusted to Le Corbusier by George Besnus, after he was impressed when he visited the urban planning stand organised by Le Corbusier for the 1922 Salon d’Automne and saw the model of the Citrohän house. The site, located in the west of Paris, is a triangular plot that had a steep slope at the bottom of the lot, more than 2 meters above street level. Le Corbusier took advantage of this difference in level to distribute the services of the house at street level and locate the social areas above them, a free floor that expands into the interior of the lot by the difference in levels mentioned. The third level of housing is occupied by the bedrooms. Le Corbusier uses for the first time a vocabulary devoid of mouldings, with windows flush with the wall and openings composed by means of regulating layouts. The flat roof accentuates the prismatic character of the volume, which is composed of two different facades, one on the street that combines asymmetries and symmetries and a rear one that is absolutely symmetrical and lower than the previous one. In the volumetric design, Le Corbusier paid singular attention to the volume of the staircase, which in the early drawings ended up rounded and was attached in continuity with the volume of the dwelling, but which he later displaced to give way to the access, following an observation that he comments on in his complete works and that is transcribed in the lower part of the text. A vertical woodwork and a cantilevered slab on the entrance path accentuate the division between these bodies and mark a transversal axis that is opposed to the longitudinal organisation of the dwelling. In part of the film of Jacques Barzac, Le Corbusier commented about the book: “In 1922 for the first time I made a house to a couple who had read my articles. They were not very rich, they wanted the house in Vaucresson. They were very friendly. Last week I received a letter with hesitantly handwriting: “I am Mrs. Besnus, I have 94 years, you build for my your first home, I heard about you on the radio, I wanted to say hello.” It was very difficult this house, especially the bathroom window, which was not in harmony with the other. It was complicated. I remember one night we were going to Cirque d’Hiver and suddenly in the elevator said, “I thought of something” That window was essential, who had no distune, I made it respecting the unity of the whole.” Le Corbusier, Jacques Barzac film, 1985

 Fotografías: ©Ruamps/ Flickr

Animación: Alessandro Berti

Imágenes y planos: ©FLC / Obras Completas de Le Corbusier, Tomo I

TECNNE | Arquitectura y contextos


 

Comments (1)

Comment here