235

La ciudad vertical desarrollada por OMA instala su figura irregular en un perfil heterogéneo de intervenciones singulares iniciadas en la reconstrucción de posguerra. El edificio se aposta a orillas del río, determinado como un apilamiento de pequeñas torres que descansan sus formas sobre un consistente basamento.

2

Contenido entre los históricos talleres de la fábrica de relojes, el nuevo museo se sumerge en los jardines para unir los edificios con los campos ondulantes del valle. La geometría del pabellón armoniza lo antiguo con lo nuevo y establecer el vínculo físico con el taller donde comenzó la actividad de la fábrica. El diseño en forma de espirales entrelazadas permite resolver la estructura narrativa del museo y relacionar una sucesión de galerías y talleres. Al desarrollarse en una doble espiral, los tres talleres se encuentran en adyacencia inmediata rodeados de galerías.

El edificio se concibe como un bucle único de instituciones culturales y espacio público, extruyendo el pavimento del paseo marítimo para convertirse en la rampa que conduce al salón urbano, la fachada con vistas a las torres escénicas de OARA y a las oficinas de ALCA, y la azotea que encierra las galerías celestes del FRAC.

Glasir conserva la autonomía y la identidad individual de cada una de las tres escuelas al tiempo que crea las condiciones ideales para que la colaboración y el aprendizaje prosperen como una incubadora para la innovación y no un entorno escolar tradicional.

El nuevo centro de exposiciones está situado en la rampa de una antigua cuna de barcos y ofrece un espacio concentrado para eventos dentro del distrito financiero circundante.

2

Presencia arquitectónica cargada de simbolismo. El edificio para la sede de la Fundación Banco de Ojos de Venecia es un diseño del estudio Emilio Ambasz Associates. Situado en una planicie de la localidad de Mestre sobre un predio de 2,8 hectáreas, la Fundación se emplaza cercana al nuevo Hospital Regional también diseñado por Ambasz.

La naturaleza escultural del proyecto crea un fuerte vínculo entre estos dos elementos naturales en el tejido urbano. Dos objetos angulares, uno prismático, blanco y diáfano, el otro más oscuro y estirado horizontalmente