BIBLIOTECAEscritos

Steven Holl, Anclaje

Steven Holl, bridge of houses, tecnne

Anchoring

La arquitectura está ligada a la situación. A diferencia de la música, la pintura, la escultura, el cine y la literatura, una construcción (no móvil) está entrelazada con la experiencia del lugar.

El emplazamiento de un edificio es más que un mero ingrediente de su concepción. Es su fundamento físico y metafísico. La resolución de los aspectos funcionales del emplazamiento y del edificio, las vistas, los ángulos del sol, la circulación y el acceso, son la «física» que exige la «metafísica» de la arquitectura…

La construcción trasciende los requisitos físicos y funcionales al fundirse con un lugar, al recoger el significado de una situación. La arquitectura no se inmiscuye en el paisaje, sino que sirve para explicarlo. La iluminación de un lugar no es una réplica simplista de su «contexto»; revelar un aspecto del lugar puede no confirmar su «apariencia». De ahí que las formas habituales de ver puedan verse interrumpidas.

La arquitectura y el lugar deben tener una conexión experiencial, un vínculo metafísico, un vínculo poético.

Cuando una obra de arquitectura fusiona con éxito un edificio y una situación, surge una tercera condición. En esta tercera entidad, la denotación y la connotación se funden; la expresión se vincula a la idea, que se une al lugar. Lo sugestivo y lo implícito son aspectos múltiples de una intención…

Idea y fenómeno

La esencia de una obra de arquitectura es un vínculo orgánico entre el concepto y la forma. No se pueden restar o añadir piezas sin alterar las propiedades fundamentales. Un concepto, ya sea una declaración racionalmente explícita o una demostración subjetiva, establece un orden, un campo de investigación, un principio limitado.

Dentro de los fenómenos de la experiencia en una construcción, la idea organizadora idea es un hilo oculto que conecta partes dispares con una intención exacta…

El entrelazamiento de la idea y los fenómenos se produce cuando se realiza un edificio. Antes de comenzar, el esqueleto metafísico de la arquitectura, formado por el tiempo, la luz, el espacio y la materia, permanece desordenado. Los modos de composición están abiertos: la línea, la planta, el volumen y la proporción esperan ser activados. Cuando el lugar, la cultura y el programa están dados, puede formarse un orden, una idea. Sin embargo, la idea es sólo una concepción…

Una arquitectura de la materia y el tacto aspira a una «poética de la revelación» (Martin Heidegger), que requiere una inspiración de la carpintería. El detalle, esta poética de la revelación, intercala la disonancia a escala íntima con la consonancia a gran escala…

El pensamiento arquitectónico es la elaboración de fenómenos iniciados por la idea. Al «hacer» nos damos cuenta de que la idea es sólo una semilla para la extensión de los fenómenos. Las sensaciones de la experiencia se convierten en un tipo de razonamiento distinto de la creación de la arquitectura. Ya sea reflexionando sobre la unidad del concepto y la sensación o sobre el entrelazamiento de la idea y los fenómenos, la esperanza es unir el intelecto y el sentimiento, la precisión con el alma.

Protoelementos de la arquitectura (un lenguaje abierto)

El vocabulario abierto de la arquitectura moderna puede ampliarse con cualquier elemento compositivo, forma, método o geometría. Una situación establece inmediatamente los límites. Un concepto de ordenación y unos materiales elegidos inician el esfuerzo por extraer la naturaleza de la obra. Antes del lugar, incluso antes de la cultura, queda abierto un vocabulario tangible de elementos de la arquitectura. He aquí un hermoso potencial: los protoelementos de la arquitectura.

Los protoelementos: posibles combinaciones de líneas, planos y volúmenes en el espacio permanecen desconectados, transhistóricos y transculturales. Flotan en un terreno cero de la forma sin gravedad, pero son precursores de una forma arquitectónica concreta. Hay elementos que son transculturales y transtemporales, comunes a la arquitectura antigua de Kioto y Roma. Estos elementos son preceptos geométricos fundamentales comunes al antiguo Egipto y al alto gótico, al racionalismo y al expresionismo del siglo XX…

Steven Holl

Fuente: Steven Holl, “Anchoring” (New York; Princeton Architectural Press, 1989), 9-12

TECNNE | Arquitectura y contextos ©Marcelo Gardinetti 2021 Todos los derechos reservados.
El contenido de este sitio web está protegido por los derechos de propiedad intelectual e industrial. Salvo en los casos previstos en la ley, su reproducción, distribución, comunicación pública o transformación sin la autorización del titular de los derechos es una infracción penalizada por la legislación vigente.