El papel pintado en arquitectura

Desde tiempos prehistóricos, el hombre ha demostrado habilidades para la decoración y embellecimiento de su hábitat. Entre los ejemplos más antiguos, los motivos que adornaban las cavernas eran realizados con pigmentos extraídos de la naturaleza. Estas manifestaciones se extendieron en el mundo occidental en de diferentes formas de lo que hoy se denomina arte parietal, que estaba compuesto de pinturas, relieves y grabados, que graficaban signos o elementos de la vida cotidian, especialmente animales y humanos. Este fenómeno, del que se conocen hallazgos de más de diez mil años, se extendió a lo largo del tiempo y en todas latitudes, mutando en función de las culturas, los intereses sociales y los progresos técnicos.

A principios del siglo I. las civilizaciones orientales comenzaron a trabajar distintas técnicas de fabricación de papel. Esto permitió un desarrollo más variado en las técnicas de representación y la posibilidad de alcanzar reproducciones seriadas, que ejecutaban cortando moldes de papel para usarlos como patrones para el estampado de telas. Este procedimiento se afianzó en Japón y después se trasladó al mundo occidental, donde las nuevas técnicas y los viajes colonizadores permitieron que se esparciera en todo el mundo.

En el siglo XV se comercializaba un tipo de papel pintado denominado domino. Eran piezas rectangulares de papel que estaban pintadas a mano y reproducían imágenes religiosas. Estos elementos son el ejemplo más antiguo conocido del uso de papel como revestimiento en paredes de viviendas y edificios religiosos. El hábito utilizar papeles pintados para revestir paredes interiores floreció en Europa recién en el siglo XVII mediante una técnica perfeccionada, pero su aplicación masiva se alcanzó en Europa en los siglos XVIII y XIX donde las mejoras alcanzadas en las técnicas de fabricación facilitaron la difusión de las artes aplicadas como momento del gusto. El papel no solo se utilizaba para revestir paredes, sino que además se utilizaba en muebles y otros elementos de la vida cotidiana. A mediados del siglo XVIII Francia e Inglaterra comienzan a fabricar papel pintado de manera industrial, mediante una técnica que consistía en tallar los motivos en madera para luego impregnarlos de pintura de modo que al ponerlos en contacto con el papel el dibujo quede pintado en él.

Uno de los impulsores más importante en el uso del papel fue William Morris, quien después de entrar en contacto con los prerrafaelistas liderados por Dante Gabriel Rossetti, se inclina hacia la arquitectura y el diseño. En 1860. Morris se posiciona como líder de la corriente Arts and Crafts, un movimiento de arte, arquitectura y diseño que se extendió hasta inicios del siglo XX. Los Arts and Crafts tuvieron fuerte influencia en el campo del interiorismo dando una especial importancia al papel pintado. La vivienda de Williams Morris, la Red House es el caso más concreto en el uso de papel pintado por parte de los Art and Crafts. Esta tradición fue continuada por el Art Nouveau y el Modernismo

Aunque el Art Nouveau era considerado un estilo de arte “total”, los mayores aportes del movimiento se dieron en la arquitectura y en las artes decorativas, fundamentalmente en el arte gráfico y el diseño de interiores, donde el uso de papel pintado como elemento decorativo en paredes y cielorrasos era una de sus intervenciones más características. Esa tradición se mantuvo en los movimientos de la vanguardia artística de finales del siglo XIX, incluso en los primeros trabajos de algunos arquitectos del movimiento moderno, como Frank Lloyd Wrigth, quien en las primeras obras de su serie de Prairie Houses mostraba influencias del Arts & Crafts.

Durante el siglo XX el desarrollo de nuevas técnicas de fabricación mejoró notablemente las cualidades del papel pintado. El bajo costo, la rapidez de colocación y fundamentalmente el tratarse de una tarea que no utiliza materiales volátiles permitió una rápido y masivo uso en todas las esferas del mundo de la decoración, habida cuenta que los nuevos materiales ofrecen un alto estándar de durabilidad.

Las posibilidades de uso del papel pintado son múltiples y no se circunscriben únicamente a cuestiones estéticas. La variedad de diseños y texturas permite mejorar o atenuar la intensidad de la luz de los espacios de la arquitectura, dar mayor profundidad, acentuar el efecto de perspectiva, propiciar el descanso visual y mejorar las condiciones de higiene y salubridad.

Tecnne ©2019

Fotografías:

Portada y galería 1: Red House ©vk.com.wall

Galería 2 y 3: ©www.papelesdelos70.com

TECNNE | Arquitectura y contextos

Seguinos

Deja un comentario

Next Post

James Stirling, Staatsgalerie Stuttgart

lun Sep 23 , 2019
Stirling apela a la metáfora para desplegar un juego sofisticado. Emplea formas de la historia académica y de la arquitectura vernácula para componer un intencionado collage escenográfico, en el que altera la proporción de los elementos que extrae de otras arquitecturas y los ensambla en una maniobra de aparentes contradicciones.

Artículos Relacionados