BIBLIOTECAMonografías

Manifiestos

Manifiestos de vanguardia

“es previsible volver a examinar la claridad y la articulación -o, en muchos casos, la ofuscación deliberada- de los manifiestos publicados hoy en día, una época que se define por una panoplia de publicaciones tan voluminosas como homogéneas. . . . Porque una cosa es cierta: sin algún tipo de manifiesto, no podemos escribir alternativas que sean más que vagas utopías; sin un manifiesto, no podemos concebir el futuro”

Zak Kyes “Manifesto Marathon,” October 18, 2008.

Manifiestos

Introducción al Análisis de Manifiesto

I Protea

¿Los manifiestos son un buen objeto semiótico? ¿Se prestan al análisis, como el cuento popular o la epopeya? ¿Forman un "género"? ¿O hay rasgos discursivos comunes entre todos los manifiestos 2?

La experiencia del discurso nos permite reconocer intuitivamente los textos con una función manifiesta, pero el análisis es reacio a identificar formas específicas de discurso. Por lo tanto, antes de cualquier estudio exhaustivo, es aconsejable recorrer este campo semiótico, definir su extensión, ver lo que, por escrito y en la práctica social en general, llamamos "manifiestos".

1 El término se aplica, en sentido estricto, a los textos, a menudo breves, publicados en panfletos o en un periódico o revista, en nombre de un movimiento político, filosófico, literario o artístico: el Manifiesto del Partido Comunista, el Manifiesto Simbolista, el Manifiesto Futurista, etc. El "manifiesto" se define en oposición al "llamamiento", la "declaración", la "petición", el "prefacio": el llamamiento invita a la acción sin proponer un programa (Llamamiento del 18 de junio de 1940); la declaración afirma posiciones sin pedir a los destinatarios que se adhieran a ellas (Declaración sobre el derecho a la insubordinación en la guerra de Argelia, publicada en 1960); la petición es una demanda específica firmada por todos los que la formulan; el prefacio acompaña un texto que introduce, comenta y justifica. Sin embargo, por razones que se discutirán más adelante, esta forma de manifiesto está fechada; aunque algunos ejemplos se encuentran ya a finales del siglo XV, pertenece a la segunda mitad del siglo XIX y al primer tercio del siglo XX. Los que se pueden leer en la prensa hoy en día ocupan sitios alquilados, se publican bajo la etiqueta de "publicidad", tienen poco impacto. Su retórica se repite en los eslóganes publicitarios que, como programa de "cambio de vida", exhortan a las amas de casa a utilizar un nuevo jabón de tocador o detergente ecológico.

2 Por extensión, un "manifiesto" es cualquier texto que adopta una posición violenta y establece una relación de mandato flagrante entre un remitente y su audiencia. Las distinciones entre manifiesto, proclamación, llamamiento, discurso, prefacio, declaración son frágiles; las circunstancias históricas y la recepción de los textos, la forma en que se escuchan, leen, interpretan, conducen a cambios en las calificaciones: el "prefacio" de Pez Soluble se convierte rápidamente en el primer "manifiesto" del surrealismo, la "declaración" sobre la insubordinación se convierte en el "manifiesto" del 121.

3 En comparación - y por anacronismo - todos los textos programáticos y polémicos, cualquiera que sea su forma, se llaman "manifiestos". Estos dependen de los medios de comunicación: las técnicas evolucionan históricamente, las instituciones de difusión se transforman, el público cambia: Du Bellay lanzó La Défense et Illustration; Voltaire difundió calumnias; Hugo escribió el Prefacio de Cromwell, Gautier escribió el de Mademoiselle de Maupin, Maupassant Étude sur le Roman; Zola publicó una colección de artículos, Le Roman expérimental; Moréas y Marinetti se dirigieron a los lectores de los periódicos, Tzara puso en escena espectáculos de cabaret. Hoy en día la complejidad de los medios de comunicación afina y diversifica las estrategias. Las revistas - desde los tiempos modernos hasta la poética - siguen siendo un medio privilegiado para los textos de los manifiestos. Pero la apertura de las universidades a un público mucho más amplio que en el pasado las convierte en un terreno de confrontación ideológica; a una campaña de prensa, oponiendo una "nueva crítica" a un "paleocriticismo", se añaden obras como Critique et vérité de R. Barthes (en respuesta a los ataques de R. Picard) o colecciones de artículos como Théorie d'ensemble bajo la firma colectiva de Tel Quel. Y si la radio y la televisión siguen sin servir apenas a la acción manifiesta (sin duda porque son instituciones monopolísticas), R. Dumont pudo en su día utilizar las formas de una campaña presidencial para lanzar un movimiento "ecológico" en Francia.

4 La recepción del público designa a veces como obras manifiestas que no implicaban originalmente esta intención. El lenguaje verbal aquí ya no es el único problema. Se reciben como manifiestos una obra "literaria" (Les Soirées de Médan), un cuadro (Enterrement à Ornans, Les Demoiselles d'Avignon, Nu descendant un escalier), una película (L'Age d'or, A bout de souffle), un disco (Free Jazz de O. Coleman). Después del hecho: es apropiado hablar de un "efecto manifiesto", que depende del contexto ideológico e histórico: Poisson soluble ofrecía una escritura muy nueva, pero fue el prefacio lo que se manifestó; el ciudadano Kane mostró una audacia que pasó desapercibida en medio de los acontecimientos de 1940. Sin embargo, tales obras, especialmente cuando se utiliza un sistema semiótico no verbal, adquieren valor programático y cautelar sólo a través de los comentarios y reacciones que provocan, las polémicas y los escándalos. Estos epifenómenos son una "estructura de escolta" indispensable para la constitución de la obra como manifiesto; son "interpretes" - en el sentido de que É. Benveniste da este término3.

5 Por último, se designan como manifiestos ciertos actos espectaculares, a menudo violentos, de personas o grupos que quieren "hacer oír su voz": atentados (desde anarquistas del siglo XIX hasta las Brigadas Rojas), plastificaciones (de un banco, de una prefectura o del Castillo de Versalles), secuestros de aviones, secuestros o suicidios. Pero no conservaremos, en la continuación de esta reflexión, este aspecto de la acción manifiesta. Los manifiestos, entonces, son Proteus: cambiantes, multiformes, elusivos. ¿Deberíamos entonces renunciar al estudio? La búsqueda de una definición es decepcionante; la búsqueda de una esencia es ilusoria. El manifiesto no existe en absoluto. "¿Qué es un manifiesto? "La pregunta es tan amplia como esta otra: ¿Qué es una narración? "Hay innumerables historias y sus formas son constantemente cuestionadas, pero son el lugar privilegiado para una lectura de la imaginación de una cultura. Los manifiestos, donde se expresan las tensiones ideológicas, las relaciones polémicas, las luchas por la conquista del poder simbólico, ¿no son el lugar semiótico donde se puede leer la pragmática de una sociedad?

II Conocimiento, poder, deseo

Caracterizar los manifiestos como discursos en los que predomina la función pragmática es muy poco decir. Hay relaciones muy complejas entre el conocimiento, el poder y el deseo.

1 Un manifiesto muestra el conocimiento, ya sea teórico o práctico. Proclama un credo filosófico, una estética, una línea política: siempre tiene una propensión didáctica. Si se trata de una obra literaria o musical, una pintura o una película, se ofrece como un experimento, actualiza un proyecto: pone en práctica una nueva escritura, una nueva forma de arte; los textos "de acompañamiento" asumen entonces la función didáctica. Pero a menudo, en el ámbito literario, un manifiesto es tanto un programa como su aplicación (por ejemplo, los manifiestos dadaístas o surrealistas). A menudo se da el caso de que el proyecto del manifiesto es al mismo tiempo filosófico, político y estético. Uno aspira a nuevas formas de arte y al mismo tiempo sueña con cambiar la vida y perturbar el orden social (véase el Manifiesto de Dada 1918). El pensamiento manifiesto es una práctica de amalgama y siempre es, hasta cierto punto, utópico.

2 Se produce y se recibe un manifiesto (las dos perspectivas están vinculadas) como un acto de discurso5, como un texto de ruptura y fundamento. Funciona como un mito: deshace el tiempo, reescribe la historia. Es un sueño de palingénesis, una profecía de un canto de mañana: anuncia la "buena noticia". En una remodelación -maniquea- de la temporalidad, el pasado se describe como no-vida (Manifiesto dada 1918), o como el tiempo de gestación de la vida real (Manifiesto del Partido Comunista), o de nuevo, en una visión cíclica de la historia, como un tiempo de pureza e inocencia que el futuro debe encontrar de nuevo. Y siempre - como en los mitos - la idea de novedad está asociada a la búsqueda de paternidades desconocidas y prestigiosas. Concretamente, un manifiesto es un acto de legitimación y conquista de poder: poder simbólico -moral e ideológico- seguido de dominación política o hegemonía estética. Los autores de un manifiesto rompen con la ideología dominante y los valores consagrados; se marginan vivamente, apelando a todos aquellos que se sienten marginados; de esta manera acumulan un crédito y una fuerza que prefigura la conquista del poder de facto. La situación manifiesta es, por su propia naturaleza, precaria. El éxito transforma la marginalidad en norma, instituye una nueva ortodoxia, hace que el espíritu de conquista ceda el paso a la preocupación por el mantenimiento, induce a comportamientos de gestión, a la esclerosis (el contraste entre la acción de Breton en los años 1920 y después de 1947 es un ejemplo de ello). El fracaso causó que el movimiento del manifiesto se hundiera en el basurero de la historia. Finalmente, entre la consagración y el olvido, entre el vértigo y el naufragio, hay un tercer escollo: la recuperación, una forma latente de éxito. En un sistema político liberal y en un contexto intelectual abierto, el mensaje de un manifiesto pasa, pero se fagocita muy rápidamente, diluyéndose en las contradicciones de la ideología dominante que lo hace su sustancia y saca de él su fuerza: la ruptura proclamada se interpreta como un vínculo histórico, el discurso inaugural como un episodio de una controversia infinita; la bomba desactivada se convierte en una pieza de museo y en una pieza de antología. El deseo de hegemonía le da a los manifiestos un carácter terrorista. Sin embargo, hay que distinguir entre la violencia pura y la acción terrorista. Una obra musical, una pintura, una película, recibidas como manifiestos, chocan, irritan, se sienten como una agresión de la sensibilidad: son violentas. El terrorismo es otra cosa: una orden judicial comminatoria, una palabra o acto vinculante. En este sentido, sólo los manifiestos verbales pueden ser terroristas. ¿Quizás son específicamente terroristas? ¿Quizás cualquier mensaje verbal es hasta cierto punto terrorista, como un acto de perlocución? Al menos en las culturas donde el lenguaje verbal estructura e interpreta otros sistemas de signos (Uno puede imaginarse - ¿tal vez existe en algunas culturas? - otras relaciones sistémicas). Un mensaje no verbal implica la función expresiva más que la función conativa; un mensaje verbal explícito de relaciones coercitivas.

3 Por último, los manifiestos son máquinas de deseo; su estudio requiere una interpretación psicoanalítica. Sin pretender esbozar esta interpretación ni siquiera aquí, podemos observar que un manifiesto siempre tiene el efecto de estructurar y afirmar una identidad. Es el acto fundador de un sujeto colectivo (pero no institucional): se trata de hacer de un grupo que no está -todavía no organizado- como entidad reconocida en un partido, una secta, un cenáculo, una escuela, una capilla; un grupo animado por convicciones comunes y por el deseo de actuar. El análisis de la renuncia (véase más adelante) es muy significativo a este respecto. Esta intención explica el ritual de auto-destino de las escrituras manifiestas: los firmantes informan y contemplan en ellas una imagen especular. La búsqueda de la identidad y el deseo de ser reconocido también motivan la polémica violencia de los manifiestos. Significar una génesis, un nacimiento, sólo puede hacerse culpando de la oposición a los valores dominantes, a aquellos que los encarnan. Y la búsqueda en el pasado de prestigiosos precursores olvidados no se contradice con el asesinato del Padre.

III El discurso del meta-manifiesto

Diversos en sus formas, ambiguos en sus motivaciones, los manifiestos, sin embargo, siempre se organizan según los objetivos pragmáticos de sus autores. Esta constante guía su estudio. Una semiótica que los toma como objeto toma prestados sus procedimientos de la sociología, la historia de las ideologías y el análisis estructural del discurso.

1 Un manifiesto, ya sea político, filosófico o estético, no puede ser interpretado fuera de un contexto histórico que condicione su producción, recepción y significado. En una dictadura, las prohibiciones que se violan, los obstáculos que se superan, los riesgos en que incurren los autores de escritos sediciosos contribuyen directamente al poder de un manifiesto; el discurso reprimido adquiere un valor insurreccional. Al final de los tiempos de opresión - la "Liberación" de 1944, por ejemplo - una explosión de textos de manifiestos expresa, en euforia, la palabra tácita de años de censura y silencio. Pero esta es una situación de corta duración, porque la libertad de decir cualquier cosa rápidamente hace toda la burla de los malentendidos. Los factores económicos también pueden ser decisivos. Una crisis - un desequilibrio entre la producción y el consumo cultural - conduce a una competencia que tiene efectos ideológicos. En el último cuarto del siglo XIX, por ejemplo, el número de intelectuales aumentó rápidamente con el desarrollo de la enseñanza secundaria y superior; el mercado del libro y de las obras de arte no podía absorber toda la producción; había demasiados escritores y artistas; la lucha por hacerse un nombre era una tapadera y un síntoma de los conflictos de ideas y de las diferencias estéticas. Esto, como ha demostrado Ch. Charle6, es una de las razones de la multiplicación de los manifiestos durante este período. La forma que se da a los manifiestos depende mucho, como hemos dicho, de las modalidades de comunicación. Las condiciones en que circula la información, los canales utilizados, el público interesado son todos importantes. Antes de la Revolución, el público al que había que llegar se reducía a una estrecha élite que giraba en torno a la nobleza de la corte y la vestimenta: las calumnias que se deslizaban bajo el manto eran el vehículo preferido para las ideas subversivas. En el siglo XIX, la opinión pública se amplió a la medida del electorado y la prensa se convirtió en el "cuarto poder"; la lectura y las representaciones dramáticas ocupaban la mayor parte del tiempo de ocio: los periódicos, los prefacios de las colecciones de poesía o las novelas y el escenario del teatro servían de plataformas para la acción de protesta. Hoy en día, los medios electrónicos son sin duda los canales de comunicación más eficaces, pero la mayoría de las veces están en manos de quienes ya tienen el poder político o económico; sin embargo, las "emisoras de radio clandestinas", por su propia existencia, tienen el valor de manifiestos, y las emisoras oficiales sirven en determinadas circunstancias como "foros libres".

2 Los manifiestos marcan la historia de las ideologías y permiten periodizarla. En la insensible mutación de ideas y mentalidades, sirven de hitos, constituyen acontecimientos, "hacen historia". Desde este punto de vista, es apropiado estudiar lo que H. R. Jauss llama el "horizonte de espera" de las obras, que no debe confundirse con su recepción, de la que es sólo un aspecto. Es el sistema de referencias culturales que hace posible la producción de una obra y en relación con el cual se sitúa esta obra -en este caso el manifiesto-: representaciones del imaginario, doctrinas, valores morales, políticos o estéticos, técnicas de escritura o composición artística. El manifiesto nunca rompe completamente con su entorno cultural; al mismo tiempo se distancia de él. Es una distancia, pero, para afirmarse, implica una norma. Da forma y proclama el pensamiento latente de una audiencia virtual frente a una ideología reconocida; sirve de resonador para ello. Oscila entre una conformidad que hace posible la comunicación y efectos de sorpresa o escándalo. El estudio sincrónico del horizonte de espera permite una evaluación diacrónica de los cambios ideológicos. No es raro observar, en la investigación del horizonte de espera, que el catalizador o detonador de una crisis es una contribución cultural ajena: otras formas de pensar, tradiciones y referencias determinan los choques y los desafíos. El fenómeno es evidente, por ejemplo, en la historia de las corrientes literarias y artísticas de los decenios de 1880 y 1930: los manifiestos simbolistas, futuristas y dadaístas llevan firmas extranjeras; los escritores y artistas extranjeros contribuyeron en gran medida a la evolución de las formas estéticas. La crítica oficial reaccionó a menudo con chovinismo8, e incluso los escritores o artistas franceses favorables a las corrientes innovadoras no siempre aceptaron su audacia (la reticencia de los bretones o de los aragoneses hacia el Dadá es significativa en este sentido). Un manifiesto, al ofrecerse como un mensaje inaugural, da lugar a críticas de aquellos que lo toman al pie de la letra. Una investigación fácil -y estéril- siempre revela que reproduce un déjà-dit, que Marx repite Babeuf, Saint-Simon, Fourier o Proudhon; que Tzara retoma tesis anarquistas, románticas o futuristas; que un determinado proceso de escritura, un determinado efecto pictórico o un determinado modo de composición musical es un préstamo. La idea de la palingénesis es mítica, el borrón y cuenta nueva es ilusorio; la espontaneidad y la originalidad son valores polémicos ligados al romanticismo y a la estética de la modernidad. Si un manifiesto - o un sistema de pensamiento en general - hace época, es porque deconstruye y reestructura un campo ideológico: expone, en el sistema que denuncia, las contradicciones lógicas, las distorsiones entre los datos de la experiencia y el significado que se les da; cambia la perspectiva, se basa en otros axiomas y nuevos valores, y devuelve la coherencia a la experiencia.

3 El análisis estructural de los manifiestos ayuda a identificar las estrategias y a comprender sus efectos. En la intencionalidad manifiesta, decir es ante todo hacer; de ahí la retórica de la persuasión. Dada la diversidad de los textos, no es posible desarrollar una cuadrícula de análisis absoluta; al menos se pueden identificar algunas constantes: el uso repetido de ciertas unidades lingüísticas, un tratamiento específico de la renuncia, un trabajo para cambiar el enfoque del campo discursivo.

a Un rasgo dominante de la escritura manifiesta es la frecuencia de las declaraciones cautelares; de ahí el lugar que ocupan los auxiliares modales ("hay que", "hay que"), los modos verbales de orden y deseo (imperativo y subjuntivo), el tiempo de la utopía, las profecías y certezas futuras (indicativo futuro) y los adverbios asertivos. Los manifiestos aparecen como un lugar privilegiado para los neologismos, índices de un pensamiento de ruptura. Pueden ser creaciones de carácter "poético", que abren nuevas vías a la imaginación (por ejemplo, en los manifiestos de Tzara), o términos que constituyen el aparato conceptual de una doctrina (de una nueva teoría crítica, por ejemplo). No es fortuito que la terminología adquiera entonces un tono terrorista, ya que la intimidación es uno de los efectos implicados en la estrategia de los manifiestos. Pero la oscuridad semántica también puede ser resultado de la sintaxis. Con el fin de hacer opaco un discurso y marcar una ruptura con la escritura dominante, los métodos utilizados van desde el manierismo más estereotipado (Manifiesto de Moreas) hasta el juego de incisiones, paréntesis y subordinados que obliga a los lectores a seguir varios hilos de pensamiento simultáneamente (Manifiesto de Breton); a veces los solecismos calculados amenazan el sistema mismo del lenguaje (Manifiesto de Tzara). La exhortación y la invectiva, frecuentes en los manifiestos, implican un vocabulario excluyente. La polémica y la exposición de un programa requieren unidades fraseológicas como la cita, con todos los abusos que la controversia inspira, o la definición, ya que se afirman nuevas verdades. Estas son algunas de las figuras que destacan en la retórica de los manifiestos. Hay otros.

b Una tendencia en la redacción de manifiestos es la teatralización de las ideas mediante un tratamiento especial del aparato de enunciación. La forma elemental de comunicación lingüística se basa en deícticos personales, pronombres; es una relación entre un "yo", el hablante, y un "tú", el hablante - "él" nombrando el objeto del discurso, la no persona. Este sistema, aplicado sin transformación a los manifiestos, definiría un emisor, un receptor y un programa. Pero a menudo, gracias a los intercambios entre pronombres, en lugar de una relación binaria, se organiza un complejo sistema actoral. Los cambios entre "yo" y "nosotros" subdividen al emisor en un orador - el firmante del texto - y un receptor -el grupo en cuyo nombre habla- sin distinguirlos realmente. Para designar al hablante, es común encontrar, junto a los pronombres de la segunda persona que se oponen a la primera y a la no persona, una "on" que a veces se refiere a "usted" y a veces a "nosotros"; De este modo, el manifiesto se dirige a su vez a aquellos a los que se opone, a los que trata de persuadir y al propio remitente (esta es su función de autodeterminación); el destinatario es así a la vez oponente, coadyuvante y destinatario, confundiéndose a veces estos dos últimos actores.

Este juego de personas obviamente transpone conflictos doctrinales. Cada jugador representa posiciones ideológicas. El escenario es mental y el teatro es el de las ideas10. En menor medida, los otros deícticos -artículos, demostrativos, adverbios de tiempo y lugar, aspectos y tiempos verbales- contribuyen al mismo efecto. En otros tipos de discurso - textos narrativos, por ejemplo - los deícticos se refieren a situaciones, a informaciones que siempre se explicitan en el propio texto. Por el contrario, en los manifiestos (como en los textos teatrales), se refieren a los datos ambientales y sugieren violentamente un fuera de texto. Es una forma de intimidar a los oradores, a los lectores, para que se involucren en el conflicto que está en juego. Por último, contribuyendo también a la dramatización del debate de ideas, los presupuestos y la implicación del discurso N, y el modo alusivo o didáctico de la información dada establecen una desviación y una oposición entre los que están unidos por la connivencia de lo no dicho y las medias palabras, y los que están excluidos.

c La escritura manifiesta deconstruye los modelos canónicos. Un estudio intertextual reconoce las citas enmascaradas o distorsionadas, las imitaciones paródicas, una polémica que compromete el significado del lenguaje y, más fundamentalmente, el sistema lingüístico y las categorías de pensamiento12. Este trabajo de socavamiento prepara y esboza una reestructuración del campo discursivo, la introducción de nuevas formas de expresión; es un factor poderoso en la evolución de la escritura13 Por lo tanto, nos remitimos a la pregunta que abre esta introducción. Los manifiestos constituyen, en efecto, una formación discursiva específica -proteica, por cierto, pero cuyas constantes funcionales dictan las estrategias y le asignan un lugar en el orden discursivo para cada período de la historia de la escritura. Así lo confirman los artículos de este número de Littérature y, en el siguiente, los de F. Gerbod sobre los Cahiers de la Quinzaine y los de D. Deltel sobre Critique et Vérité.

Claude Abastado

Notas:

1 Los artículos de este número de Littérature están tomados de las actas de un simposio organizado por el Centro de Semiótica Textual de la Universidad de París X Nanterre en enero de 1980. Esta introducción debe mucho a las discusiones del coloquio.

2 Littré da esta definición de la palabra "manifestante": "Los anabaptistas de Prusia que se creían en la obligación absoluta de confesar todas sus opiniones religiosas siempre que se les interrogaba sobre ellas. - En este y algunos otros artículos, "manifestante" se toma en un sentido completamente diferente; el uso de este neologismo no tiene otra justificación que la necesidad de un adjetivo del mismo campo léxico que "manifiesto".

3 Véase É. Benveniste, Problèmes de linguistique générale H, "Sémiologie de la langue", Gallimard, 1974.

4 El significado más común de manifiesto, en italiano, es "cartel".

5 Para una teoría de los actos de habla, véase J.-L. Austin, Quand dire, c'est faire, 1962. Seuil, 1970.

6 Véase Ch. Charle, "L'expansion et la crise de la production littéraire", en Actes de la recherche en sciences sociales, Nº 4, julio de 1975.

7 Hans Robert Jauss, Pour une esthétique de la réception, Gallimard, 1978.

8 "Nada es más antipático para el espíritu francés que el símbolo. M. Moréas, en su calidad de extranjero, puede haberse equivocado" (A. Valette, en Le Scapin, 6 de octubre de 1886); "¿Le Symbolisme? No entiendo... Debe ser una palabra alemana... ¿eh? [...] Soy francés... ("Verlaine", en Enquête sur l'évolution littéraire de J. Huret, Charpentier, 1891). Se haría una antología de tales observaciones y se encontrarían otras similares en el teatro de los años 50, en Beckett, Adamov, Ionesco.

9 Varios estudios en este número desarrollan estas sugerencias muy generales.

10 ¿No es así como el autor procede, a un nivel completamente diferente (Tlgitur et du Coup de dés? - También encontramos una forma de teatralización de las ideas en los escritos de la prensa.

11 Véase O. Ducrot, Dire et ne pas dire, Hermann, 1972; P. Henry, Le Mauvais Outil, epígrafe de Ducrot, Klincksieck, 1977.

12 Ver sobre esta cuestión Cahiers du 20* siècle, No. 6, 1976.

13 Los textos de vanguardia utilizan los mismos procedimientos que los manifiestos, y la escritura también es provocativa. La diferencia radica en la recepción de las obras.

14 En los manifiestos no lingüísticos, en la pintura, en la música, en el cine, encontramos el equivalente de esta retórica y trabajo intertextual: efectos de orden, sorpresa y escándalo, procesos como la cita o la parodia.

Bibliografía:

Abastado, Claude, “Introduction a L’Analyse des Manifiestes” Colloque, Centre de Sémiotique Textuelle de l'Université de Paris X Nanterre, janvier 1980

TECNNE | Arquitectura y contextos