BIBLIOTECAEscritos

Adolfo Natalini, Superstudio en Middelburg

Adolfo Natalini, Superstudio en Middelburg, tecnne

Adolfo Natalini, Superstudio en Middelburg: Vanguardia y resistencia

El 4 de noviembre de 1966, el río Arno invadió Florencia: se convirtió en la peor inundación del siglo, y el agua alcanzó una profundidad de casi seis metros en la zona de Santa Cruz. Superstudio nació el mismo día, porque, sin saber que el agua invadía las calles de la ciudad, pasé casi todo el día redactando el primer manifiesto de Superstudio. Luego, a las cinco en punto, el agua llegó a mi estudio. La primera persona que notó esta coincidencia fue Arata Isozaki en un ensayo titulado “Superstudio y las huellas de la inundación”.

Superstudio fue un movimiento Situacionista que utilizó las herramientas tradicionales de la arquitectura (dibujos y proyectos) para crear una crítica no sólo de la propia arquitectura con sus ideas actuales, sino también de la propia sociedad en general.

Superstudio utilizó los dispositivos retóricos de la metáfora y la alegoría y los instrumentos de la ironía y la imaginación, al moverse en la tierra de nadie entre el arte y la arquitectura para poder hacer incursiones en los campos de la política, la sociología y la filosofía. Por eso fue verdaderamente vanguardista, utilizando este término en su sentido militar (vanguardia): un grupo que se adelanta a la fuerza principal, destruyendo las primeras defensas del enemigo, sacrificándose para abrir el camino al resto del ejército.

Intentábamos destruir el sistema actual para preparar un nuevo sistema libre de división, de colonización cultural, de violencia y de consumismo. Perseguíamos una utopía: un mundo y unas vidas liberadas del trabajo, una “vida sin objetos”. Nuestras obras como “El monumento continuo” y “Las doce ciudades ideales” utilizaban una utopía negativa, otras como “Histogramas” señalaban un camino hacia el racionalismo y el minimalismo, y otras, como “Los actos fundamentales” eran una forma de meditación existencial.

En 1973, considerábamos nuestro deber como vanguardia sobre. No habíamos ganado la guerra, sino sólo unas pocas batallas.

Pensamos que era el momento de terminar la fase destructiva y comenzar una fase reconstructiva. Así que, junto con los amigos y el estudiante de la universidad de aquí (la Facultad de Arquitectura de Florencia ya tenía 13.000 estudiantes, el 60% de los cuales procedían de lugares y países distintos de la Toscana), intentamos un renacimiento para la arquitectura, investigando en las herramientas simples de la vida cotidiana y la cultura material extraurbana. Buscábamos las raíces de la creatividad y la necesidad. Buscamos necesidades y deseos elementales (sueños). Entonces, en 1979, pensé que el tiempo de mi aprendizaje, investigación y estudios había terminado (tenía 38 años), y decidí convertirme en un arquitecto ordinario.

Superstudio existió como grupo hasta 1986, cuando celebramos nuestro vigésimo aniversario (es un tiempo muy largo para un grupo de vanguardia) y decidimos disolvernos. No puedes ser joven para siempre.

Seguimos siendo amigos, incluyendo a Roberto Magris, que murió el 6 de marzo de 2003, sólo unos días antes de que se inaugurara esta exposición en el Museo del Diseño de Londres: esta muestra actual está dedicada a él. [a su memoria]

La exposición ha reunido unos 100 dibujos realizados entre 1966 y 1973, y algunos informes sobre la investigación de la cultura material – 1973-1978. No hay nada sobre nuestro trabajo profesional (diseñamos objetos, muebles, habitaciones, edificios e incluso trenes) y nada sobre lo que nos rodeaba que fuera antagonista de nuestro trabajo.

En su libro “Vida sin objetos”, Peter Lang y William Menking intentan explicar la situación sociocultural en la que trabajaba Superstudio y su relación con el mundo de la arquitectura y los objetos. Creo que este libro puede responder a la curiosidad y las preguntas de los jóvenes que están redescubriendo Superstudio dentro de muchas ideas vanguardistas hoy en día (Rem Koolhaas, Leon Krier y Bernard Tschumi fueron mis alumnos en la Asociación de Arquitectura de Londres en 1970-71…).

Es más difícil responder a la pregunta que estos mismos jóvenes. Especialmente en Holanda, pregúnteme: ¿cómo pasó Natalini del Superstudio al trabajo que está haciendo hoy? (¿su anti-modernismo? ¿O su a-modernismo?).

Mi trabajo de hoy en día sigue siendo gran parte de mis primeros trabajos, aunque es bastante difícil encontrar sus rastros…

Adolfo Natalini, Università a Novoli, Firenze, tecnne
Adolfo Natalini, Università a Novoli, Firenze, 1994

Mi trabajo sigue siendo anti-utópico, si la única utopía que nos queda es la globalización. Hoy en día la arquitectura se ha homogeneizado por un experimentalismo cínico e inútil: la única reacción posible es, pues, la vuelta al orden, o mejor dicho a la tradición (que es un patrimonio consolidado de experimentos que han tenido un éxito duradero).

Así pues, queremos oponer a la utopía de la globalización la dureza de los pequeños mundos locales y un gran anhelo de belleza.

El trabajo de Superstudio era necesario en los años sesenta: lo que he hecho en Holanda era necesario en los años noventa y para el comienzo del nuevo siglo. Entonces se necesitaba una revolución, una forma de romper con la cultura estabilizada de la época; hoy, habiendo desaparecido todas las ideologías, hay que trabajar contra el ultraliberalismo y el consumismo, contra el ritmo demasiado rápido de la moda y la estética vacía de contenido, contra el culto a la personalidad y la experimentación inútil.

Después de nuestros años de vanguardia, pensé que ya estaba suficientemente vacunado contra la enfermedad de la modernidad, y por eso no me ha tocado el eclecticismo del movimiento postmoderno ni el barroco tecnológico de la alta tecnología, ni tampoco el constructivismo post-expresionista. ahora, estoy viendo mientras pasa el minimalismo chic y el funcionalismo, tan exaltado por el supermodernismo.

Ulises se tenía atado al mástil de su barco para no poder seguir los llamados de las sirenas, pero yo no he hecho esto, ni me he tapado los oídos con cera como sus marineros. Así que cada día oigo las voces seductoras de las revistas y el entusiasmo y la pasión de mis estudiantes y de la gente con la que trabajo.

Sé muy bien que el hecho de haber tomado la decisión de renunciar a toda experimentación contemporánea me excluye automáticamente de la carrera por el éxito (y la celebridad), pero creo que hay valores mucho más grandes que los que consisten en lo “nuevo”. Estos valores son los de una ciudad civilizada y digna, capaz de hacer el cambio al mundo de hoy sin perder su patrimonio de belleza y dimensión humana. Estos son los valores de una forma de arquitectura tranquila y con bases sólidas, que puede tanto tranquilizarnos como protegernos de los ataques del clima y de la raza humana.

Los edificios que he diseñado en los últimos diez años se han basado en la idea de la resistencia contra todo esto.

Desde 1979, he estado trabajando en las ciudades históricas de Europa. Me he enfrentado a diferentes historias y situaciones actuales. Los libros y las revistas me muestran un mundo en el que la arquitectura sólo es capaz de producir novedad y diferencia, sin prestar atención a los lugares o a las personas, no es realmente necesario, la arquitectura creada sólo por una necesidad de autoafirmación, utilizando los métodos de una “maravilla” creada por ser “diferente” y fea.

Por lo tanto, la única posición de vanguardia hoy en día es tratar de reafirmar la singularidad de cada lugar, la necesidad, la esperanza y la memoria de aquellos que han estado allí antes que nosotros.

No una búsqueda de originalidad inútil, sino de un necesario retorno a nuestros orígenes.

Mi trabajo aspira a una normalidad atemporal. Me gustaría desaparecer en mis edificios. Desearía que estos edificios se desvanezcan en el contexto de la ciudad y se conviertan en un paisaje en el que todos podamos vivir sin estrés.

Adolfo Natalini

Bibliografía: 

Adolfo Natalini, “Superstudio in Middelburg: Avantgarde and resistance” (Gussago: L’Arengario Studio Bibliografico, 2011), 3-6

TECNNE | Arquitectura y contextos