ARQUITECTURAReseñas

Tschumi, museo de la acrópolis

Tschumi Acropolis Museum tecnne

Museo de la Acrópolis, Bernard Tschumi

Ubicado sobre el ingreso a los caminos peatonales que conducen a la Acrópolis y a los principales sitios arqueológicos de Atenas, el museo fue concebido para albergar una importante colección de esculturas de la antigüedad griega. El edificio se desarrolla en un pasaje plagado de ruinas arqueológicas diseminadas en todo el ámbito de la intervención, a escasos metros de la colina del Partenón, sobre el lado sudeste.

El planteo arquitectónico está condicionado por las implicancias de intervenir en un sitio histórico determinante; pero, además, la parcela se encuentra salpicada de ruinas arqueológicas, en el interior de una trama urbana compacta y baja. Tschumi pone su atención en validar el recorrido arqueológico y en el modo de vincular el museo con el perfil determinante del Partenón. Responde a las distintas situaciones que presenta el entorno y el programa mediante formas simples y volúmenes calmos, para definir el carácter del museo que es “deliberadamente no monumental1”.

En la idea de Tschumi lo que guía el proyecto es el sentido de contemplación.  Evita cualquier referencia monumental y el uso formas arbitrarias para no perturbar el sosiego del lugar. Aunque el cuerpo del museo resulta exuberante hacia el entorno y la materialidad del voladizo de la marquesina impone una pesadez visual determinante, el tratamiento de los volúmenes permite atenuar esa presencia.

Tschumi articula el edificio en tres partes: una base, parte media y superior. Aunque difícilmente se trate de una alegoría clásica (basamento, desarrollo y remate), esta resolución permite desdoblar el edifico en partes autónomas y articuladas. De este modo, resuelve la manera de resguardar el patrimonio arqueológico existente en la parcela y responder al programa y a la cercana Acrópolis, mediando tres capas en las que el movimiento a través del tiempo es uno de los aspectos más importantes.

Cada volumen una responde a una idea unitaria, pero en conjunto componen la experiencia del museo. El criterio es similar al aplicado en el Parc de La Villette, donde una trilogía de sistemas autónomos se superpone para dar lugar a la estructura del conjunto. El “palimpsesto de La Villette” es ahora una composición de volúmenes superpuestos: una planta libre, un volumen compacto y un mirador.

Al ingresar, los visitantes recorren la colección en sentido cronológico. El camino se inicia en la prehistoria, continúa en el período romano tardío y culmina con el Friso del Partenón. De este modo, mediante la vinculación de rampas y escaleras mecánicas se establece “un claro bucle tridimensional”, que comunica el vestíbulo con el período arcaico y este con el panteón. Al descender se atraviesan las galerías del Imperio Romano hasta la salida que comunica con la propia Acrópolis.

El basamento se eleva sobre las ruinas arqueológicas mediante una trama de columnas ubicadas estratégicamente para no afectar el patrimonio existente. En este nivel se desarrollan las exposiciones temporales, la tienda y los servicios de apoyo. La trama del cerramiento perimetral transparente permite reconocer los lugares de acceso y expansión al circuito expositivo.

El volumen central tiene forma trapezoidal. En uno de sus extremos, una exagerada marquesina cubre parte de las ruinas arqueológicas y determina el acceso principal al museo. En su interior, el doble espacio alcanza los 10 metros de altura. Se accede a las salas a través de una rampa que corre paralela a un plano vidriado. El ascenso deja ver los restos de una antigua ciudad ateniense descubierta cuando se realizaron las excavaciones para la construcción de la obra. Las galerías de esa planta exhiben obras que abarcan desde el período arcaico hasta el período romano tardío. El entrepiso contiene un espacio multimedia y un bar con salida a una terraza que permite ver la Acrópolis.

El ultimo cuerpo de esta serie es un volumen rectangular de lados transparentes. Mediante un giro de 23 grados respecto a la ortogonal del basamento, el volumen se sitúa paralelo al Partenón para una contemplación franca de la Acrópolis. En este nivel se exhiben las esculturas de mármol del Friso del Partenón. El giro del edificio permite orientar los mármoles en la posición exacta que ocupaban en el Partenón. El recorrido por el museo “culmina de manera emocionante en el tercer nivel, un auténtico placer para los sentidos y para entender el Partenón2

El tratamiento de la luz tiene una influencia decisiva en la experiencia del museo. Todas las piezas son obras escultóricas que formaban parte de los edificios de la Acrópolis. Por lo tanto, son exhibidas bajo luz natural para que puedan ser contempladas sin alteraciones ópticas. En tal sentido, fueron utilizados diversos tipos de vidrio que filtran la luz de manera diferente en cada lado del edificio. Una serie de tragaluces ubicados en el piso superior permiten que la luz alcance las galerías arcaicas e ilumine las ruinas arqueológicas ubicadas debajo del edificio.

Al proponer las transparencias hacia la Acrópolis, el recorrido cronológico siempre tiene referencia en el exterior. De este modo, cada parte del diseño apunta a fortalecer el concepto expositivo, desde la visualización de los restos arqueológicos hasta la devoción que promueve la visión de la colina de la Acrópolis, con el Partenón como figura dominante. Porque en este proyecto, la idea de Tschumi se valida en su criterio de contemplación.

Marcelo Gardinettimarzo de 2013©

Notas:

1 “Diseñado con líneas horizontales de sobrada y máxima simplicidad, el Museo es deliberadamente no monumental, centrando la atención del visitante en extraordinarias obras de arte. Con la mayor claridad posible, el diseño traduce los requisitos programáticos a la arquitectura” Bernard Tschumi, memoria del proyecto, sitio web del autor

2 Josep Maria Montaner, “la condición contemporánea de la arquitectura” (Barcelona: Gustavo Gili, 2015),70

Fotografías: ©Christian Richters

Dibujos y renders: ©Bernard Tschumi Architects

TECNNE| Arquitectura y contextos


©TECNNE 2013, actualizado 2020

Comment here