ARQUITECTURANeovanguardias

Ron Herron, Studio Strip

Después de la Robohouse, Ron Herron realizó un proyecto llamado Studio Strip, continuando su fascinación por la idea del edificio robotizado que comenzó con un proyecto temprano de Archigram, Control and Choice, y con la exposición House for the Year 1990 en Harrods. La idea era hacer una tira o terraza de viviendas-estudio que consistiera puramente de un techo sobre un marco. Lo curioso fue que las partes que componían la casa – las paredes, el piso superior y los elementos de la pantalla – estaban totalmente robotizados para que pudieran ser conducidos a otras posiciones para responder al usuario. La pantalla en el lado del jardín, por ejemplo, era una pared para reproducción de videos curvada y conducible, de unos 15 metros de largo y 6 metros de alto, que se podía abrir hacia afuera. Por lo tanto, se podía ver el jardín real, o reproducir un video en la pared de cualquier entorno en el que se quisiera estar, o incluso conducir la pared directamente al jardín, llevando la idea de la arquitectura interior/exterior a un extremo.

El diseño también fue de interés porque permitió experimentar con los primeros modelos informáticos, y más tarde con un estudio de movimiento para animarlo para Archigram. Se hizo un video con Dennis Crompton, quien hizo algunos trucos con los paños de fondo. Esto se mostró finalmente en el Museo de Arquitectura Alemana en la exposición Vision der Moderne de 1986. El vídeo comienza con un paseo animado por el Studio Strip.

Entonces ves a Ron Herron sentado en el modelo de computadora con imágenes en movimiento en la pared de video. Detrás, él está en un espacio real hablando de imágenes reales. En la secuencia final se abre la pantalla y él está sentado en su propio jardín terminando la conversación. Esta secuencia de animación fue un intento temprano de Archigram de simular un entorno real.

© Archigram Archive

Nota:

La tecnología como agente de cambio, de la mano de planteamientos casi siempre utópicos, es un tema recurrente en las artes de la primera mitad del siglo XX. Así la mayor parte de las vanguardias históricas, pero de forma especial el Futurismo y el Constructivismo (aunque también el Expresionismo), se interesaron por aunar las artes y establecer relaciones nuevas entre arte y técnica. Sin embargo, y con anterioridad, existen claros referentes decimonónicos de funcionalismo arquitectónico -esta vez no utópico- entre los que destaca el Crystal Palace de Paxton de la Exposición Universal de Londres de 18511. Cabe también mencionar, desde un punto de vista teórico, la influencia de la visión técnica de la arquitectura de Auguste Choisy en su obra Histoire de l’architecture, escrita en el año 1899, alguna de cuyas ilustraciones fueron utilizadas por Le Corbusier en L’Esprit Nouveau. Así, la mecanización de los años veinte, con su exaltación manifiesta de la máquina y las cadenas de montaje, será el ambiente tecnológico que va a heredar Archigram, si bien el grupo aportará sustanciales transformaciones a dicha percepción al traducirla en una nueva experiencia espacio-temporal, es decir, al plantear nuevas y radicales relaciones conceptuales y formales entre arquitectura y ciudad. En este sentido, hay que tener en cuenta, como paso previo, el papel jugado por el Movimiento Moderno, con su defensa a ultranza de la industrialización y la prefabricación, en un compromiso manifiesto con la cultura técnica. Dicho compromiso abogaba por un funcionalismo que buscaba homogeneizar a escala masiva la propuesta de un modo de vida ordenado e higiénico; todo ello a partir de una arquitectura preocupada por la demanda de viviendas, generada a raíz del crecimiento demográfico de la posguerra. Retomando a Archigram, ya en los años ‘60, es importante destacar que el grupo puso de especial manifiesto un aspecto que iba a convertirse en el dilema de la época: la importante contradicción existente entre la racionalidad técnica y la restricción de la autonomía individual. Este dilema había comenzado a fraguarse un poco antes con diversos planteamientos que abogaban por un mundo diferente que debía responder a las necesidades de una nueva sociedad. Todos estos planteamientos fueron expuestos por diferentes artistas y grupos como el Team X -constituido a raíz del X Congreso CIAM de 1956 celebrado en Dubrovnik (Yugoslavia)- que pertenecían a una joven generación de arquitectos3 en desacuerdo con la rigidez de los postulados del Movimiento Moderno. M. J. Agudo-Martínez, “La casa como cápsula: planteamientos conceptuales del grupo Archigram (1961-1974)”. Conference Paper – November 2013 en https://www.researchgate.net/publication/260601207 [Consultado el 09/11/2019]

Fotografías: © Archigram Archive

Fuente: Archigram Westminster/The Archival Archigram Project

Articulo Relacionado: Lebbeus Woods, Manifiesto

TECNNE | Arquitectura y contextos


 

Seguinos

Comment here