ARQUITECTURAReseñas

Paisajismo, topografía y modernismo

OAB, Paseo marítimo de Benidorm, tecnne

Paseo marítimo de Benidorm, OAB: Carlos Ferrater – Xavier Martí Galï

El encuentro entre la ciudad y la costa marítima en áreas fuertemente urbanizados presenta una complejidad no siempre resuelta. Habitualmente, la ciudad impone su hegemonía, invadiendo el manto natural costero con barreras artificiales que anulan las cualidades de la naturaleza.

Esta compleja situación fue resuelta en Benidorm. El nuevo paseo marítimo articula ambos territorios en convivencia armónica y efectiva. Su construcción permitió resolver diversos problemas de infraestructura urbana, como el escurrimiento de aguas pluviales, la eliminación de barreras arquitectónicas y el vínculo entre los lugares de estacionamiento subterráneo y la playa.

El paseo se propone como un ejercicio topográfico de gran plasticidad. Su perfil de líneas sinuosas consolida el borde urbano y a la vez genera un recorrido dinámico con espacios para la estancia y la contemplación. Debido a su longitud, permite resolver los diferentes flujos de movimiento provenientes de la ciudad y canalizarlos hacia el mar. 

El carácter enérgico del paseo es subyugado por el uso del color. El solado modifica aleatoriamente sus tonalidades, para componer un paisaje que dialoga con la naturaleza mediante una infinidad de matices exaltados por la luz solar.

Como un palimpsesto urbano, el paseo dispone en tres capas definidas: una primera construida por el borde horadado de hormigón blanco, la segunda en las texturas y coloraciones del pavimento y la tercera con la incorporación de la vegetación y el equipamiento. Esta condición del diseño, que modela una figura que rememora el modernismo español, constituye un logrado ejemplo de paisajismo urbano.

©Marcelo Gardinetti

OAB, Paseo marítimo de Benidorm, tecnne

Memoria descriptiva

El paseo marítimo de Benidorm, un nuevo lugar de transición entre la ciudad construida y el espacio natural de mar y playa. El paseo no se entiende como una frontera/frontera sino como un espacio intermedio que hace permeable esta transición. Se estructura como un lugar con una rica topografía, como un espacio dinámico que acoge el acto de pasear y observar el mar, pero también organiza diferentes áreas para detenerse y relajarse.

El paseo marítimo subsume los flujos longitudinales y transversales de las diferentes circulaciones y los canaliza, permitiendo un fácil acceso a la playa. Elimina las barreras arquitectónicas, permitiendo el acceso directo desde los aparcamientos. El paseo se convierte así en un lugar arquitectónico que moldea una nueva topografía y juega con la luz y la sombra. Un nexo de líneas sinuosas entrelazadas que configura los diferentes espacios y adopta diversas formas naturales y orgánicas que evocan la estructura fractal de un acantilado, así como el movimiento de las olas y las mareas.

El paseo se estructura en diferentes capas: una primera capa estructural crea la línea perimetral en hormigón blanco; otra capa texturizada con pavimento de diferentes colores; y una última capa de mobiliario urbano y elementos naturales como el agua y la vegetación. Todo esto contribuye a una ubicación homogénea con personalidad propia; además de ser un predecesor de la nueva arquitectura del siglo XXI al combinar la tecnología de la construcción y la naturaleza en un solo conjunto.

El nuevo paseo marítimo de Benidorm se presenta, pues, como una nueva forma, que integra lo artificial (o construido) y lo natural. El proyecto subsume tres esencias diferentes dentro de las formas orgánicas del modernismo: las formas de la geometría fractal en la naturaleza; las últimas tecnologías de construcción; y el diseño paisajístico de vanguardia.

El nuevo paseo no deja nada al azar, sino que surge de la creación de una serie de leyes específicas, una planta geométrica y la modulación. Se establece así una lógica constructiva que facilita su modulación en secciones. La playa invade parcialmente las zonas anteriormente ocupadas por la antigua explanada, aumentando la superficie de arena y reduciendo la de asfalto.

Se reúnen todos los aspectos funcionales: el paseo marítimo, la zona de descanso y esparcimiento, el mirador, la transición a la playa, las barreras arquitectónicas, el acceso directo al aparcamiento, los colectores de aguas pluviales, el alumbrado de la playa, la comunicación vial, la integración del mobiliario urbano, la infraestructura de servicios, etc.

Se construye un nuevo frente de tierra, que proporciona vistas del Mar y la Playa desde el nivel superior del paseo, y se establece un nuevo límite, integrando las diferentes circulaciones en sus ondulaciones y plataformas, eliminando una barrera y construyendo un lugar para que las personas estén en él.

OAB

Fotografías: ©OAB

TECNNE  |  Arquitectura + contextos


©TECNNE 2014, actualizado 2020

 

Comments (2)

  1. Coincido Rafael, gracias por el comentario, saludos !!

  2. Excelente intervención de paisajimo entre dos territorios, y la adecuada combinación de plasticidad y movimiento en la construcción .

Comment here