ARQUITECTURAEnsayos

Mario Botta, paisajes integrados

Mario Botta, Wellness Centre, tecnne

Centro Wellness, Tschuggen Bergoase Spa en Arosa, Mario Botta

Ceñido a la configuración geográfica de la cuenca montañosa de Arosa, la operación de Mario Botta para el centro Wellness resulta ajena a sus habituales expresiones formales. Botta ajusta el programa funcional a un diseño que propone la integración consistente entre el paisaje construido y la naturaleza.

Botta expresa su intención de construir sin edificio, para afirmar la presencia a través de las partes emergentes (árboles artificiales como la metáfora de la naturaleza) y dejar enterrado el gran volumen con el programa funcional1. Para Botta, toda obra tiene una razón de existir que se hace evidente sólo en el momento en que ya está realizada2, y en este caso, el resultado avala la consigna. El carácter del diseño resulta determinante en términos cualitativos, al tiempo que resuelve los problemas que proporciona un enclave geográfico particular. Botta entiende la arquitectura como testimonio del de una comunidad3, sin desoír los mandatos de su propia arquitectura.

Mario Botta, Wellness Centre, tecnne

El programa se desarrolla en cuatro plantas ubicadas bajo el nivel del suelo. El espacio interior se extiende como logias que siguen la pendiente de la ladera; su modulación admite diferentes modos de organización funcional y un máximo de flexibilidad. Una pasarela de cristal permite vincular las nuevas instalaciones del centro con el hotel existente, o el acceso desde el exterior a ambos edificios.

Las velas que emergen aleatoriamente en la ladera proporcionan la luz y la ventilación necesaria a cada una de las áreas, y además, garantizan desde cualquier ángulo vistas superlativas al paisaje. La ubicación y el tamaño de las hojas permiten graduar la intensidad de luz natural en cada ambiente; la iluminación se complementa de manera artificial mediante un sistema instalado en el empalme entre la pared y el techo. Por las noches, las luces inciden en el exterior formando un semblante lumínico que se inscribe entre la vegetación natural, para transformar la crudeza del bosque oscuro en una atmosfera sensible.

Mario Botta, Wellness Centre, tecnne

El techo de las salas está cubierto de césped natural, sembrado sobre una capa de humus proveniente de la excavación realizada para la obra. La mimesis que promueve la arquitectura, alcanza en este acto su punto de mayor alianza. Botta entiende que la arquitectura contemporánea tiene diferentes registros formales respecto a los tipos establecidos en el pasado4, y esta valoración le permite componer con la libertad conceptual un edificio que, a diferencia de la mayoría de sus obras, no impone su presencia en el sitio.

El edificio horada el interior de la montaña, para emerger de manera empática mediante alegorías formales que actúan sobre el carácter de la ladera. En esa simbiosis, la arquitectura alcanza un estado donde la presencia de la arquitectura se adosa a las cualidades del paisaje. Y en esa aproximación, la obra de Botta alcanza su mayor logro.

Marcelo Gardinetti, 2014©

Memoria descriptiva

Arosa ofrece una configuración geográfica extraordinaria de cuenca natural rodeada de montañas. Un lugar donde la comparación entre el hombre y la naturaleza es una constante de relieve por el paisaje de gran alcance y donde la lucha ancestral entre el hombre y la montaña es evidente.

El sitio para la nueva estructura Berg Oase se caracteriza, junto al gran hotel como un parque a los pies de la montaña trasera. Nos imaginamos a construir sin edificio, para afirmar la presencia a través de las partes emergentes (árboles artificiales como la metáfora de la naturaleza) y dejar enterrado el gran volumen con el programa funcional.

La cubierta se convierte en un escenario marcado por las presencias vegetales geométricas que despiertan la curiosidad del visitante. Por tanto, este contexto en particular nos sugirió una solución interesante, de impacto visual y sobre todo, de un gran respeto por el pueblo de los alrededores. El gran volumen desaparece en la tierra; sólo emergen elementos de origen vegetal y las “antenas” mecánicas, que surgen marcando el carácter lúdico y colectivo de la estructura.

El espacio interior se presenta como un continuum en terrazas con pendiente para limitar los trabajos de excavación. Además de las indicaciones del cliente, el diseño modular de la planta permite la máxima flexibilidad en la organización de las diferentes funciones. Las áreas de Berg Oase se caracterizan por su interrelación y por su relación privilegiada con el entorno a través de los árboles tecnológicos que garantizan luz natural y una vista extraordinaria hacia el paisaje, además de convertirse en señales de la vida interna en la noche a través de la iluminación artificial que proporciona a todo el complejo una atmósfera mágica.

Los espacios exteriores (sauna, solarium, piscina) son accesibles directamente desde las piscinas y se fijan en aterrazamientos atractivos sumergidos en la naturaleza. La nueva estructura es accesible desde el hotel existente a través de una pasarela de cristal, así como para los visitantes externos desde el nivel de entrada al hotel. El nuevo edificio, más allá del “espacio sin construir” de las “hojas”, resuelve la relación con el hotel existente y el suelo a través de un gran muro de piedra natural. Por ello, el espacio público externo se ha rediseñado con el fin de crear un ambiente acogedor  que permite además resolver el problema de los estacionamiento discretamente integrado en el plan.

Mario Botta Architects

Notas

1 Mario Botta, Welness Centre, Memoria descriptiva

2 “Yo pienso que el análisis de la razón crítica de mi obra se produce a posteriori después de realizada, no antes. En realidad, toda obra tiene una razón de existir que para mí se hace evidente sólo en el momento en que ya está realizada. Durante el proceso de creación está latente una línea de fondo, pero hay muchas incertidumbres que sólo llegan a aclararse a través del proyecto. Existe una línea de investigación, una línea ética, una línea que refleja un modo de afrontar los problemas pero que en la obra real izada se hace más rica en su comprensión. Yo creo que la obra de arquitectura se enriquece del proceso de la arquitectura, pero se enriquece también del trabajo, de la fatiga del trabajo, del diálogo con el contexto, con la realidad … Las razones críticas que están presentes en el proyecto se evidencian -al menos en lo que a mí respecta- a posteriori.” Mario Botta, Entrevista, Sara de la Mata, Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, Revista Arquitectura N° 273 (1988), 103

3 “Al igual que muchas otras formas de comunicación, la arquitectura testimonia el espíritu y el comportamiento de una comunidad; existe una relación directa entre la cultura que caracteriza una época y las imágenes de sus edificios. Para todos nosotros, es relativamente fácil descifrar una obra construida en un tiempo anterior, ya que refleja los pensamientos, la técnica y las esperanzas de la sociedad que la produjo. Por eso podemos interpretar la arquitectura como expresión formal de la historia. Obviamente, esto también se aplica a la cultura de hoy a pesar de las perplejidades, dado que las formas de la arquitectura de hoy son menos evidentes que las del pasado, más ambiguas y problemáticas, y a veces aparentemente en contradicción con nuestra sensibilidad. La rapidez de los cambios que experimentamos todos los días no nos permiten guardar la distancia crítica necesaria para comprender bien el significado de las imágenes que poco a poco dan forma a nuestras vidas.” José Manuel Pozo (ed) Mario Botta, Sette riflessini e un progetto (Pamplona: Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Universidad de Navarra (2014), 107

4 “es difícil hablar de los aspectos formales de la arquitectura contemporánea, y resulta más sencillo referirse a las del pasado. Hoy en día son diferentes los registros formales y los modelos con los que estamos obligados a medirnos; las vanguardias del siglo XX nos han dejado huérfanos de puntos de referencia, obligándonos a buscar nuevas claves de lectura para entender el significado de la ética y la estética de nuestro trabajo. Y hasta tenemos que volver a formular el concepto mismo de belleza a la luz de una sensibilidad cambiada. Y por otra parte la búsqueda de lo bello en los entresijos de nuestra cultura suena como una voz de alarma si ha de ser cierto que sólo se empieza a hablar de algo cuando se nota que falta.” Op. Cit, 108

Fotografía de portada: ©Urs Homberger

Fotografía: ©Enrico Cano

TECNNE | Arquitectura y contextos


 

Comment here