ARQUITECTURAObras

Luxación fundamental a la historia

Museo de Historia Militar de Dresden, Daniel Libeskind

La ampliación del edificio del Museo de Historia Militar de Dresden materializa una experiencia de particular semántica, que toma partido sobre el acontecer de la historia de la ciudad. Daniel Libeskind interviene en el antiguo edificio con una irrupción concluyente. La inserción representa el avance de las libertades democráticas sobre una estructura que fue la representación cabal de la violencia.

La intervención de Libeskind se corporiza en una inmensa cuña tridimensional que avanza desde el patio posterior del edificio histórico y lo atraviesa superando el muro de fachadas. Libeskind propone una dialéctica cargada de significados, donde lo viejo y lo nuevo, la opacidad y la transparencia, conviven desafiantes sin desconocer que son partes opuestas de la historia de la ciudad.

 

En el punto más alto de la cuña, a 30 metros de altura, el museo ofrece un mirador donde puede apreciarse la geografía de la ciudad, punto en que el diseño plantea un espacio para la reflexión. Hacia uno de los lados de la plataforma pueden verse los armamentos bélicos que formaron parte de la destrucción de ciudad. Del otro lado se descubre una ciudad reconstruida, sobrepuesta a los bombardeos que la dejaron en ruinas.

El programa también tiene un marcado contrapunto en los 20.000 m2 destinados a exposición. El interior del edificio antiguo muestra la historia militar Alemana en un recorrido cronológico; por el contrario, la ampliación propone una nueva concepción en espacios expositivos, orientado a mostrar las fuerzas sociales y los impulsos que promueven la cultura de la violencia. El nuevo volumen de 5 pisos de altura fue montado sobre una estructura de acero de 14.500 toneladas.

“No era mi intención preservar la fachada del Museo y añadir una extensión invisible a su espalda. Quería crear una interrupción negra, una luxación fundamental para penetrar en el arsenal histórico y crear una nueva experiencia. La arquitectura participará al público en lo más profundo de cómo se organizaba la violencia. La historia militar y el destino de la ciudad están entrelazados.”  Daniel Libeskind

©Marcelo Gardinetti

El Museo de Historia Militar de Dresde, que ahora es el museo oficial de las Fuerzas Armadas alemanas, ha asumido identidades diversas y contradictorias a lo largo de su historia. El edificio comenzó su vida como un arsenal, antes de convertirse en el Museo del Ejército Sajón, seguido de una temporada como museo militar nazi y luego como Museo Soviético y de Alemania Oriental. Incertidumbre sobre el papel de la institución en el Estado reunificado, el gobierno alemán cerró el museo y lanzó un concurso internacional para rediseñar la estructura.

Studio Libeskind fue seleccionado como arquitecto de diseño para la ampliación en 2001, después de presentar un diseño audaz fuera de las directrices del concurso. El enfoque del estudio era que el museo debía cambiar su identidad para lograr la visión de la institución. El desafío único de este proyecto fue que el documento original requería que la extensión no interfiriera con la fachada histórica.

El diseño interrumpe audazmente la simetría clásica del edificio original. La extensión, una enorme cuña de 14.500 toneladas de vidrio, hormigón y acero de cinco pisos, penetra y atraviesa el orden clásico del antiguo arsenal. Un mirador de 82 pies de altura (el punto más alto de la cuña está a 98 pies) ofrece unas vistas impresionantes de la Dresde moderna, mientras que apunta hacia la triangulación de la zona donde comenzó el bombardeo de Dresde, creando un espacio para la reflexión.

La forma icónica creó un hito nacional significativo y revitalizó el espacio cívico circundante. La explanada del edificio y los espacios abiertos circundantes se consideraron elementos cruciales en el diseño. Para las exposiciones de mayor envergadura, los espacios públicos fueron diseñados para ser activados con el fin de mostrar obras y artefactos de gran envergadura.

La apertura y transparencia de la fachada pretende contrastar con la opacidad y rigidez del edificio existente. La segunda representa la severidad del pasado autoritario, mientras que la primera refleja la transparencia de los militares en una sociedad democrática. La interacción entre estas perspectivas forma el carácter del nuevo Museo de Historia Militar.

©Studio Libeskind

 

Se trata de una arquitectura adecuada a su función, que combina el rigor geométrico con un comentario claro. Aunque el museo se encuentra a un paseo en tranvía desde el centro, muestra una Dresde diferente, aparte de la revivida y turística ciudad vieja. Cuando Libeskind concibió la expansión hace una década, estaba en su apogeo creativo. Se nota. En este contexto, con este peso de la historia, este museo militar es una fuerza del bien“. Hugh Pearman, Architectural Record (enero 2012)

Dibujos y Maquetas: Studio Daniel Libeskind

Fotografías:  ©Bitter Bredt  / ©Hufton+Crow

TECNNE  |  Arquitectura + contextos


 

Seguinos

Comment here