ARQUITECTURAReseñas

Mecanoo, simbiosis urbana

Mecanoo Delft tecnne

Biblioteca de la Universidad Tecnológica de Delft, Mecanoo

La incorporación de las rutas digitales en la estructura de las bibliotecas tradicionales promueve una redefinición ineludible en su carácter funcional. La atmósfera de las salas del pasado sufre una transformación histórica con la incorporación de las nuevas tecnologías, que diversifica y agiliza el acceso al conocimiento, que deben compatibilizar el funcionamiento armonioso de ambos métodos de estudio.

En el caso de la Biblioteca de la Universidad de Delft, se plantea además la necesidad de vincular el nuevo edificio con un auditorio existente proyectado por Van den Broek y Bakem que, ubicado en posición central, establece otra referencia ineludible en el campus universitario. Mecanoo responde a estas condicionantes con una estructura de atributos concluyentes, donde un plano inclinado cubierto de césped se enfrenta al antiguo auditorio en su punto más bajo y se eleva hacia la calle ubicada en el extremo opuesto.   De este modo, Mecanoo garantiza la continuidad del espacio libre y evita la confrontación entre ambas estructuras, pero además crea el espacio necesario para albergar a la biblioteca por debajo del parque.

En el lado bajo propone la continuidad del espacio libre. En el más alto, ofrece a la ciudad una enorme fachada de vidrio de alto rendimiento que deja ver la actividad que se desarrolla en su interior. A modo de faro, un cono que simboliza la tecnología atraviesa la biblioteca para construir un hito visible e que confiere identidad a la biblioteca. El acceso a la biblioteca horada el plano inclinado, contenida por paredes que se estrechan en forma de embudo hasta llegar a la puerta principal. En el interior de la biblioteca, la mayor parte de la actividad pública se concentra en el enorme espacio central, donde el ingente cono permite un abundante ingreso de luz natural.

El ingreso de luz desde los laterales transparentes, ofrece un contrapunto lumínico en el interior. De esta forma se alcanza un entorno con intensidades variables, propicio para diferentes actividades de lectura.  En uno de los laterales, una serie de pasarelas en altura rodea los estantes donde se ubican los libros, sobre un muro de color azul que aporta un interesante contraste con los tonos de madera del resto del edificio. En el lado opuesto, lindante a la sala central, se ubican 300 puestos de trabajo para la información digital.

Mecanoo, por medio del contraste, establece una simbiosis, que además de reformular un programa tradicional, se integra en un contexto de fuertes atributos formales, mediante una decisión estricta de diseño, que pondera el espacio público por encima de cualquier otro atributo.

Marcelo Gardinetti, abril de 2014

Memoria descriptiva

Simbiosis

En el diseño de una nueva biblioteca universitaria de gran tamaño, se destacan varias referencias. Bibliotecas famosas, desde la antigua Bibliothèque Nationale de París (1875) de Henri Labrouste hasta la Biblioteca Municipal de Estocolmo (1927) de Erik Gunnar Asplund, han pedido un edificio contemporáneo avanzado. Hoy en día, un edificio de este tipo debe ser la puerta de entrada a la autopista digital, pero también debe hacer referencia a importantes tradiciones, como el acceso al conocimiento y la atmósfera enrarecida de estudio en un entorno espléndido. En el caso de Delft, con mil estaciones de trabajo e instalaciones para acomodar a tres mil estudiantes cada día, el edificio también debe ser el corazón de la universidad y proporcionar un punto de referencia dentro de un campus del tamaño de una pequeña ciudad. El diseño también debe tener en cuenta su relación con el auditorio situado en el centro, el brutal edificio de Van den Broek y Bakema, grandes nombres de la historia de la universidad y de la arquitectura holandesa. Por el contrario, se ha establecido una simbiosis: el enorme hormigón del auditorio y el paisaje en el que se encuentra la biblioteca forman una nueva unidad.

Pasador

El gran techo de césped está inclinado hacia arriba en una esquina como una hoja de papel sostenida por un solo punto. El hueco debajo alberga la biblioteca. Un cono, símbolo de la tecnología, atraviesa la biblioteca y el paisaje, fijándolos como un alfiler. Con un techo cubierto de hierba, fachadas acristaladas de alto rendimiento y almacenamiento subterráneo para calefacción y refrigeración, el edificio alcanza altos estándares de sostenibilidad. La entrada ofrece una visión de las pilas de libros hundidos para libros raros e irremplazables. En el interior de la elevada estantería suspendida para los libros menos frágiles sorprende al visitante. El fondo azul intenso confiere a las estanterías de pared a pared la sensación de un decorado de teatro. Las columnas del vestíbulo central no sólo son estructurales, sino que también proporcionan iluminación y calefacción. El techo metálico inclinado continúa sin interrupción a través de todos los espacios sobre un suelo de color arena sahariana.

Perspectiva

Una biblioteca debe proporcionar un ambiente que permita la concentración a través del silencio, muebles cómodos e iluminación agradable. La luz natural penetra en el edificio no sólo a través de los cristales de climatización de la fachada, sino también a través del cono que penetra en el corazón del edificio. El cono también da forma a una variedad de salas de estudio. El espacio contiguo al vestíbulo central contiene largas mesas con trescientos puestos de trabajo con particiones en una perspectiva cambiante en deuda con Labrouste.

©Mecanoo

Fotografías: ©Mecanoo

Artículo relacionado: Táctil y flexible

TECNNE, Arquitectura y contextos


 

Comment here