ARQUITECTURAArtículos

Clorindo Testa, la renovación del lenguaje

ClorindoTesta, Banco de Londres, tecnne ©Federico Cairoli.

Banco de Londres y América del Sur

En vísperas del centenario de su radicación en Buenos Aires, el directorio del Banco de Londres y América del Sur decidió renovar sus instalaciones. Su objetivo era lograr una nueva expresión arquitectónica que represente el carácter moderno y eficiente de la entidad. El diseño de Clorindo Testa y SEPRA rompe la robustez habitual de la arquitectura bancaria, para proponer un edificio innovador que fortalece su vitalidad en el ímpetu de su carácter plástico.

Marcelo Gardinetti | 7 de mayo de 2021

El Banco de Londres y América del Sur comenzó su actividad en Buenos Aires en 1962. En 1867 encomendó Hunt y Schröeder1la construcción de un edificio propio en las calles Reconquista y Bartolomé Mitre, inaugurado en 19692. Con motivo del centenario, el banco decidió renovar sus viejas instalaciones en la misma parcela donde estaba asentado. El directorio envió a su director de proyectos, el arquitecto británico Gerald Wakeman, para que elabore las bases programáticas y organice el llamado a concurso3. Wakeham compendió en las bases del concurso las intenciones del banco por consolidar un edificio que represente la imagen de eficiencia y confiabilidad de la empresa:

 “El Banco de Londres y América del Sud es uno de los principales bancos internacionales del mundo. La alta reputación de que goza por su integridad y eficiencia y la confianza que sus operaciones a través de sus casi cien años de existencia inspiran aún cualidades que deberán trasmitirse al edificio nuevo en una expresión arquitectónica clara y concisa. Es evidente, por lo tanto, que no deberá recurrirse al tratamiento de los frentes del nuevo edificio con estilos pasados de moda ni tampoco por medio de clisés corrientes en la actualidad que, a su turno, resultaran adecuados4

Wakeman recomienda el uso materiales locales, siempre que fuera posible, y considerar para el exterior “el aspecto y la durabilidad, dentro de los límites razonables de la economía”, previendo que el futuro mantenimiento alcance el debido equilibrio entre costo inicial y futuros gastos. El otro aspecto destacado en las bases refiere a las necesidades funcionales, que surgen como resultado de la modalidad de las operaciones bancarias, y serán determinantes en el futuro proyecto:

“tanto el planeamiento como las estructuras proyectadas para el edificio deberán permitir una máxima flexibilidad en la distribución de las comodidades. Dentro del ámbito de los recintos deberán limitarse al mínimo posible las columnas. Las superficies dadas en la descripción de las comodidades son aproximadas y podría resultar conveniente proyectar el espacio para las oficinas en un sistema modular acorde con la distribución de las columnas, empleando tabiques livianos y movibles en la mayor medida de lo posible. Excepto en los casos en que se lo indique específicamente, no se contempla que los departamentos ubicados en los grandes recintos de operaciones estén, en general, separados por barreras físicas5”.

El llamado se limitó a convocar arquitectos que ejercieran en Argentina. En enero de 1960 fueron invitados cuatro estudios a competir, y el cierre se produjo el día 31 de mayo. El proyecto fue adjudicado al estudio SEPRA junto a Clorindo Testa, asociado a SEPRA como consultor para este concurso6. A juicio del jurado, “el proyecto respondió a todos los departamentos dentro de un volumen cerrado, manteniendo la continuidad y permitiendo la fácil comunicación. El concepto arquitectónico básico es el del espacio libre. «…» Se tuvo especial cuidado en la solución urbanística para evitar que el nuevo edificio rompiera violentamente con el paisaje urbano, ya definido en esa zona. Se estudió el color del hormigón, la unión con los edificios vecinos y las perspectivas exteriores se adecuaron a la realidad, dada por el exiguo ancho de las calles. La entrada principal está claramente delineada en la esquina por medio de un receso externo que lleva hacia el edificio7

ClorindoTesta, Banco de Londres, tecnne

 

Referencias:

1 Hunt y Schröeder fueron los iniciadores de la arquitectura bancaria argentina, y a ellos se deben obras como el Banco de Londres (1867) y el Banco de la Provincia de Buenos Aires (1874), hoy demolidas, y el Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires (1876) que hoy es una de las sedes del Banco Central, ubicado en San Martín 275” Banco Central de la República Argentina, Patrimonio arquitectónico, http// bcra.gob.ar [consultado el 03-05-2021]

2 “La obra fue inaugurada en 1869; y según las descripciones de la época, su gran salón de operaciones –de 13.50 m. x 27.50 m. y 12.80 m. de altura con cubierta de armazón metálica- era uno de los espacios cubiertos más grandes de la ciudad.” (Liernur,2008,262)

3 El concurso fue organizado por el Sr. Gerald Wakeham, arquitecto del Banco de Londres y de Sudamérica, y se decidió limitarlo a arquitectos que ejercieran en Argentina. Bank Headquarters in Buenos Aires by Clorindo Testa, Architectural Review N°792 (1963), 122

4 Edificio para el Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires, Nuestra Arquitectura N°486 (1966), 32

5 Ibídem

6 “Clorindo Testa (que trabajaba como consultor de la empresa SERPA) fue su diseñador” (Salomon,2016,322)

7 Edificio para el Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires, Nuestra Arquitectura N°486 (1966), 32

El proyecto

Sumido en el trazo rector de Clorindo Testa8, el proyecto renueva los códigos arquitectónicos de la arquitectura bancaria de Buenos Aires. Concatena resoluciones formales, espaciales, funcionales y estructurales de manera homogénea y solidaria, en el interior de una caja flexible a distintas disposiciones internas, resuelta mediante una práctica estructural poco convencional.

El cuerpo del edificio ocupa una superficie de 3000 m2 y 26 metros de altura. El programa se concentran seis niveles que actúan como plataformas autónomas dentro de un único espacio, interconectadas por diversas circulaciones verticales. Esa disposición de plantas libres permite usos flexibles y una visual desde las áreas de trabajo que alcanza la casi totalidad del edificio.

Despojado del academicismo de los edificios linderos, el diseño mantiene el plano de fachadas urbano mediante la rítmica de sus pantallas de hormigón calado que componen el esqueleto exterior. El uso de texturas y tonalidades poco discordantes permite consolidar el telón de frentes que bordean el espacio de la calle. Por detrás de los soportes, las transparencias de la envolvente permiten visualizar el exuberante espacio interior, ampliando la estrechez de la calle mediante una perspectiva visual que atraviesa el interior del edificio.

Los pórticos estructurales mantienen la línea municipal en altura, pero a nivel de calle, las columnas se retraen para ampliar el ancho de las veredas: “Una de las cosas que pedía el banco era que la vereda se ensanchara. Los otros proyectos reculaban el volumen respecto a la calle. Nosotros pensamos que la alineación de la manzana tenía que seguir, no se podía interrumpir. Por eso las patas del hormigón mantienen la alineación municipal. Eso fue una manera de responder, que después el edificio sea de hormigón u otra cosa no importa9

El retroceso generado en la esquina del edificio proporciona un espacio que articula la transición con el espacio público y el interior. El interior de la planta de acceso conforma una enorme plaza cubierta, libre de muros y columnas, donde las transparencias establecen el límite visual en las fachadas de enfrente10. La pantalla de hormigón suspendida en la parte superior de la esquina, acentúa esa combinación, en tanto obliga a bajar la mirada desde los pisos superiores para participar visualmente de la calle.

8 “hay una Buena cantidad de elementos que permite sostener que dentro del equipo, el principal responsable de esa propuesta plástica, o, mejor dicho, espacial, fue Clorindo Testa” (Liernur,2008,270)

9 “Clorindo Testa. Hem de parlar” Revista Diagonal 24 revistadiagonal.com (2010)

10 “Queríamos también que la visión desde el interior fuera sobre la esquina, por eso existen unas pantallas de hormigón más arriba que dirigen la mirada sobre ella. Hicimos una plaza interior en el banco, desde dentro se ven los edificios de enfrente. Y eso es lo que queríamos, que el edificio se vinculara lo más posible a esa esquina.” Ibídem

ClorindoTesta, Banco de Londres, tecnne

La resolución estructural

La atípica resolución estructural cohesiona una idea arquitectónica que prioriza el espacio libre y la transparencia dentro de un único contenedor. La distribución de las cargas está regulada por una cuadricula de 3 metros de lado. Esta trama sólo es visible en el emparrillado de vigas de la losa superior, que está soportada por los pórticos exteriores, los muros medianeros y en una columna de hormigón ubicada en la parte central de la planta, en forma de enorme “doble te”, que contiene en su interior las circulaciones verticales.

Las bandejas del primer y el segundo nivel, de 12 x 33m. contienen áreas públicas. Están sostenidas por columnas fungiformes de bordes enfatizados para generar fuertes referencias en el enorme espacio central. Como apoyan en sólo dos puntos, las losas están en voladizo a ambos lados del apoyo. Por encima, las áreas privadas del banco, que ocupan los tres niveles principales y un área secundaria, están suspendidas del techo por tensores de acero que siguen una modulación de 3m. x 6m. Ninguna de estas losas tiene contacto con el núcleo central, flotan libres en el espacio sobre la planta baja, que adquiere múltiples alturas y una gran fluidez espacial.

Debajo de la planta de acceso, tres pisos de subsuelo que alcanzan los 14 metros de profundidad están contenidos en gruesos muros de hormigón que dan rigidez a la estructura. En estos niveles se distribuyen las áreas de servicio y las salas de máquinas.

La dimensión poética

La trama regular que rige la composición no se percibe en el diseño de la planta, pero está implícita en ella, generando un orden invisible semejante al que utilizaban los artistas del cubismo analítico para organizar sus composiciones.

Los pórticos calados de fachada crean máscaras que gozan de un tratamiento plástico casi artesanal. Construidos en hormigón visto, fueron elaborado con encofrados de tablillas cepilladas que se perciben en sus caras. Por detrás, la transparencia de la piel exterior fue ejecutada con materiales de avanzada tecnología para la época: grandes planos de vidrio con aislante térmico y carpinterías de perfiles de aluminio.

Cuando el modelo fue expuesto en Sociedad Central de Arquitectos, el carácter de la caja arquitectónica trascendió como un acontecimiento renovador. “aunque alude a muchos tipos y tropos modernos, el edificio no se ajusta a ninguno. También hay importantes coincidencias con las convenciones locales, pero nunca una perfecta. El resultado es una combinación compleja, no confusa. La confusión sólo se produce cuando se intenta que se ajuste a un tipo o genealogía. Es a la vez disglobal y dislocal. Sus asociaciones extranjeras le impiden ser un espécimen verdaderamente local, y sus alusiones locales le impiden ser puramente global11

11 (Salomon,2016,325)

ClorindoTesta, Banco de Londres, tecnne

 

La construcción

La demolición del antiguo edificio se comenzó en mayo de 196112. Las excavaciones superaron los 14 metros de profundidad para dar lugar a los tres subsuelos proyectados. Estos trabajos implicaron importantes submuraciones para evitar el deterioro de las antiguas construcciones linderas13. En abril se cursaron las invitaciones a los contratistas y la obra fue adjudicada a la empresa Crivelli, Cuenya y Goycos Construcciónes S.A.

La piedra fundamental fue colocada el 24 de marzo de 1962 y las obras se iniciaron el 15 de diciembre14. Los trabajos en el subsuelo llevaron un año de jornadas diarias en dos turnos. Las obras sobre el nivel de calle se hicieron más complejas por la necesidad de realizar estructuras de soporte para los encofrados ocupando parte de la acera pública. Para alcanzar una mejor terminación en los acabados de hormigón visto, los encofrados fueron realizados de manera artesanal utilizando tablas de madera cepillada que se perciben en los bloques de hormigón. Fueron construidos en talleres de carpintería y trasladados a la obra para su montaje.

El nivel de techo se alcanzó a fines de 1964, un emparrillado de vigas a 26 metros de altura que requirió una estructura temporaria adicional de vigas y caños tubulares para soportar las 4.500 toneladas de peso, durante el tiempo necesario para que el hormigón fraguara. La losa de cubierta se terminó en enero de 1965, momento en que se armaron las dos vigas de 5 metros de altura y 0.70 metros de espesor que se extienden entre las dos cajas de ascensores15. En los entrepisos colgantes se utilizaron losas prefabricadas de cemento para reducir el peso, de 6 metros de largo por 1.50 metros de ancho. El proceso de acarreo de las losas se realizó mediante un aparejo móvil suspendido de un riel superior.

El plano transparente de la envolvente fue realizado con vidrios térmicos sobre un bastidor de aluminio. El sistema de climatización interior es dual. En los niveles inferiores se utilizó un sistema tradicional de inyección y retorno, y en los pisos superiores el acondicionamiento se realiza mediante unidades a inducción16. En zonas especiales de uso permanente o fuera del horario habitual se colocaron equipos individuales de climatización.

Para proyectar el sistema de iluminación artificial, se envió una maqueta con los planos a un especialista en Nueva York, quien determinó la distribución y la forma que debían tener los artefactos para brindar una iluminación sin reflejos. Todos los componentes de ese sistema se fabricaron en Buenos Aires en base a los diseños que envió el consultor. Los cielorrasos de los pisos suspendidos fueron tratados con cinta de aluminio y chapa perforada forrada de una capa absorbente para mejorar la acústica de las áreas de trabajo17. El edificio fue inaugurado en agosto de 1966 y fue declarado monumento histórico nacional el 2 de diciembre de 1999.

12 La demolición fue realizada por los contratistas Agromartin, De Leo y Franchini.

13 “este apuntalamiento estaba formado por andamiajes tubulares y se extendía 75 metros en una dirección y 45 metros en la otra con apoyo intermedio sobre torres centrales. Toda esta elaborada estructura temporaria tuvo que ser instalada con sumo cuidado para reducir al mínimo su interferencia con el edificio que se levantaría a su alrededor” Edificio para el Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires, Nuestra Arquitectura N°486 (1966),34

14 “los trabajos comenzaron el 15 de diciembre de 1962 y fueron llevados a cabo por 600 obreros en dos turnos diarios de 9 horas. Con un peso de 4.500 toneladas, la cubierta de la que colgarían los entrepisos superiores se terminó en enero de 1965. (Liernur, 2008,263)

15 “En total se vaciaron 15.000 metros cúbicos de hormigón y se colocaron 2.000 toneladas de refuerzo de acero en la estructura. Durante la obra se tomaron mas de mil pruebas de laboratorio del hormigón y acero usados, para verificar el mantenimiento de la calidad y resistencia requeridos” Edificio para el Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires, Nuestra Arquitectura N°486 (1966),34

16 “la planta de aire acondicionado incluye tres calderas a vapor de baja presión, cada una de 1.600.000 calorías, dos máquinas de absorción que producen cada una 414 tonelada de refrigeración y un compresor que produce 95 toneladas.” Ibídem.

17 “prácticamente todos los materiales empleados en la construcción son de origen local. Solamente en algunos casos, como vidrios resistentes al sol, aceros especiales, linóleos para el piso y máquinas para acondicionado fue necesario recurrir a la importación” Ibídem,36

18 “la concepción estructural y el resultado formal de las vigas que coronan el pórtico ofrecen un producto tan original como potente, que dejó improntas retomadas por otros arquitectos tiempo más tarde. De hecho, pensar el edificio del Banco de Londres y América del Sur (Clorindo Testa-SEPRA, Buenos Aires, 1959-1966), con sus bandejas interiores colgando de la cubierta, la estructura exterior de hormigón armado y sus formas caladas con carpintería de metal y vidrio por detrás, permite establecer suficientes referencias.” (Müller,2019,39)

ClorindoTesta, Banco de Londres, tecnne

Conclusión

El proyecto del Banco de Londres y América del Sur no responde a ningún canon tradicional. El antecedente más próximo a un ejercicio arquitectónico similar realizado en la Argentina es el proyecto del Edificio suspendido de oficinas que realizó Amancio Williams en 194618. Amancio desarrolla una novedosa estructura expuesta de hormigón armado de 60 metros de altura, con cuatro columnas conformadas donde apoyan las imponentes vigas Vierendeel que sujetan los tensores de acero que sostienen las losas de los entrepisos.

El proyecto del Banco de Londres también ha sido vinculado a trabajos de los movimientos contemporáneos británicos, como el Furniture Manufacturers Association Headquarters, proyectado en 1957 por Michael Webb19. El diseño de Webb utiliza en los pisos inferiores que alojan las oficinas hormigón prefabricado en voladizo y en los superiores en celdas de hormigón, insertas en un esqueleto estructural contenedor.

El vínculo con Archigram no resulta fortuito; Peter Cook, que había diseñado para su popular Plug-In City un edificio de oficinas que tiene positivas referencias al mencionado proyecto de Williams, declaro recientemente que el Banco de Londres y América del Sur de Clorindo Testa era su edificio favorito20. Para Cook, “las capas de fantasía que se encuentran en el Banco de Londres y Sudamérica en Buenos Aires (1966) de Clorindo Testa, que combina las jugadas estructurales con una celebración a la tecnología de climatización, junto con un dominio del espacio, la luz y la ilusión, compite con lo mejor del barroco y parece totalmente original, para culminar en un gigantesco “párpado” de hormigón que tiene la audacia de arrastrar ópticamente a los tres edificios circundantes a su “juego” interno”21.

La idea de un gran contenedor con niveles interconectados dentro de una envolvente responde a las consideraciones requeridas en las bases del concurso. En su interior no hay plantas convencionales sino plataformas interconectadas que segregan diferentes cualidades espaciales y permiten una flexibilidad funcional relevante.

El tratamiento de la envolvente realza una cualidad poética que renueva carácter arquitectónico del microcentro de la ciudad, e induce un contrapunto formal con los edificios existentes que fortalece el carácter de ambas propuestas. En el Banco de Londres y América del Sur, Testa modela el hormigón con espíritu trasgresor, para renovar los códigos formales vigentes y componer una obra singular de la arquitectura argentina.

Marcelo Gardinetti

 

18 “la concepción estructural y el resultado formal de las vigas que coronan el pórtico ofrecen un producto tan original como potente, que dejó improntas retomadas por otros arquitectos tiempo más tarde. De hecho, pensar el edificio del Banco de Londres y América del Sur (Clorindo Testa-SEPRA, Buenos Aires, 1959-1966), con sus bandejas interiores colgando de la cubierta, la estructura exterior de hormigón armado y sus formas caladas con carpintería de metal y vidrio por detrás, permite establecer suficientes referencias.” (Müller,2019,39)

19 (Liernur,2008,273)

20 (Robathan,2019,44)

21 (Cook, 2016,106)

Bibliografía:

Cook, Peter, “Clorindo Testa’s Bank of London and South America, Buenos Aires” Architectural Record 71 ISSN:0003-8504 (2001),44-49

Cook, Peter. “The unexpected joys of architecture getting its wires crossed,” Architectural Review, June 2007, 34.

Cook, Peter “Architecture Workbook: Design through Motive” (West Sussex: Wiley, 2016), 106

Liernur, Jorge Francisco “Trazas de futuro: Episodios de la cultura arquitectónica de la modernidad en América Latina” ISBN: 978-987-508-981-5 (Santa Fé: Universidad Nacional del Litoral, 2008), 261-277

Müller, Luis “Apariencias concretas. El hormigón armado en la arquitectura de Amancio Williams” dearq 25 Bogota, ISSN 2011-3188. E-ISSN 2215-969X. (2019), 32-43

Robathan, Magali, “Peter Cook, Somehow we’d caught the imagination of people” Clad Mag N° 1, (2019), 38-45

Salomon, David, “Foreign Objects: Architectural History in the Age of Globalization” en Cross-Americas: Probing Disglobal Networks ISBN 978-1-944214-10-4 (2016), 321-325

Amancio Williams – Peter Cook

Fuente documental:

Archivo Amancio Williams [amanciowilliams.com]

Banco Central de la República Argentina, Patrimonio arquitectónico, http// bcra.gob.ar

Bank Headquarters in Buenos Aires by Clorindo Testa, Architectural Review N°792 (1963), 122-124

Edificio para el Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires, Nuestra Arquitectura N°486 (1966) 31-48

Bank of London & South America Limited, A short History (London: Blades, East and Blades, 1957)

Clorindo Testa. Hem de parlar, Revista Diagonal 24 revistadiagonal.com (2010)

Imagen de portada ©Federico Cairoli

Fotografías de maquetas: ©David Basulto

Fotografías del interior: ©Hernán Zenteno

TECNNE®

TECNNE | Arquitectura y contextos ©Marcelo Gardinetti. Todos los derechos reservados

Buy website traffic cheap