ARQUITECTURAReseñas

Hans van Heeswijk, casa Rieteiland

Hans van Heeswijk, Rieteiland House, tecnne

Rieteiland House, Hans van Heeswijk

La casa se implanta a orillas en una isla cercana a Amsterdam. Su forma cúbica responde de manera diferente en los frentes opuestos: sobre la calle, la fachada es compacta y opaca; en el lado opuesto es transparente, abierta al paisaje. Esta dualidad se ratifica en la volumetría, dividida en dos cuerpos simétricos contiguos: uno envuelto por un muro de aluminio perforado y el otro por cerramientos de vidrio.

El programa se desarrolla en tres niveles; los locales de servicio se agrupan en el volumen cerrado y las áreas sociales y dormitorios sobre el lado transparente. Éste volumen se compone mediante un interesante juego de dobles alturas que vincula los tres niveles de la casa, donde dos escaleras vinculan los tres niveles. La primera se desarrolla paralela al eje longitudinal; la segunda, perpendicular a la anterior, unidas un puente que bordea el triple espacio. De este modo, expone una profusa espacialidad sobre las caras dominantes del paisaje. 

El diseño pone particular atención al consumo de energía; utiliza colectores solares en el techo, un sistema de almacenamiento de calor y frío, y la utilización de materiales naturales.

Hans van Heeswijk, Rieteiland House, tecnne

Memoria descriptiva

Todos fantaseamos ocasionalmente con la casa de nuestros sueños, pero pocos logramos hacerla realidad. ¿Y cómo vive el propio arquitecto? En este caso, la casa privada del arquitecto Hans van Heeswijk dio lugar a una casa espaciosa y llena de luz, llena de detalles especiales. El cliente y el arquitecto Van Heeswijk se animó a no conformarse con soluciones improvisadas. En su lugar, aprovechó la oportunidad de trabajar a un nivel más alto de ambición en cuanto a cómo utilizar la energía, cómo maximizar el potencial de la tecnología, cómo responder al contexto y cómo estirar los límites de lo posible. El resultado es una verdadera máquina para vivir.

Mientras que la parte delantera de esta casa junto al agua, en la recientemente desarrollada isla de IJburg, cerca de Amsterdam, está revestida de paneles de aluminio perforado, la parte trasera está totalmente acristalada, para que los residentes puedan ver la puesta de sol. Algunos de estos paneles se colocan detrás de las ventanas y pueden abrirse automáticamente para permitir la entrada de luz. La fachada de la costa, por el contrario, está completamente abierta y orientada a la vista.

Hans van Heeswijk, Rieteiland House, tecnne

En el segundo piso, parte del volumen se omite para crear espacio para una terraza en el techo con mosquitera. Típico de los diseños de Van Heeswijk es la aplicación de materiales “atemporales” como el vidrio, el acero, el hormigón y la madera. La experiencia sensorial está determinada en gran medida por la transparencia lograda y una amplitud fluida que se extiende de alto a bajo y de grande a pequeño. En el centro del plano se encuentra un núcleo (la “caja mágica”) que se eleva a lo largo de los tres pisos del edificio y está envuelto en madera de wengué por razones acústicas.

El núcleo contiene armarios de almacenamiento, un baño en cada piso, cables y un montaplatos. Las aberturas en las losas del suelo crean espacios de doble altura en la gran zona de comedor de la planta baja, una sala de estar en el primer piso y un dormitorio principal en el segundo piso. Las vistas se vuelven cada vez más panorámicas hacia la parte superior de la casa. Las balaustradas de vidrio aseguran una vista sin obstáculos desde los balcones.

La casa está diseñada para acomodar el modo de vida de la familia. Cuando se cambian de ropa en el baño, tiran la ropa sucia en un tubo que la lleva por dos pisos hasta la lavadora. Una vez lavada y planchada, la ropa es llevada hacia arriba en un pequeño ascensor. Todo esto subraya el diseño efectivo y eficiente de la casa. Van Heeswijk aprovechó la oportunidad para diseñar casi todo especialmente para su casa. Desde muebles, estanterías, muebles de baño, bancos, armarios, chimenea, largas mesas de comedor, una isla de cocina con carro de postres incorporado hasta las manijas de las puertas. Los accesorios de puertas y ventanas están ahora en la colección de Post & Eger, serie ‘Wave’.

Hans van Heeswijk

Fotografías: ©Imre Csany

TECNNE  |  Arquitectura + contextos


 

Comment here