ARQUITECTURAReseñas

Módulo de tratamiento, cambio de hábito

José Javier Gallardo tecnne

Módulo Para el Tratamiento de Jóvenes con discapacidades conductuales, José Javier Gallardo

Una práctica que se remonta al origen de las ciudades consistía en mantener ocultos del relato visual a los centros de tratamiento psiquiátricos. Este hábito controvertido encuentra en esta obra una reformulación decisiva. La conjunción de grafías y color empleados satisface una imagen impar que caracteriza al Módulo de tratamiento entre las demás formas del perfil urbano. De este modo, el diseño expresa el concepto del autor: la mejor manera de integrarlo a la comunidad es hacerlo decididamente perceptible.

Contenido en una planta rectangular, los movimientos de la cubierta, que difieren en acuerdo a las funciones que resguardan, definen el carácter del edificio: Las pendientes pronunciadas dan cobertura a los espacios comunes; las pendientes menores cubren las áreas de descanso; los techos planos las áreas administrativas.

Un patio incluido en la longitud del volumen permite incrementar la iluminación natural y crear un espacio protegido para los internos. El continuo rojo en elevaciones y cubiertas se alcanza por el uso de chapas de zinc con acabado en techos y muros laterales. Una persistencia que sólo es alterada por el ritmo de los vanos.

La continuidad funcional entre el nuevo edificio y la estructura existente se realiza de manera subterránea. De esta manera se resuelve una condicionante generada por el programa que, debido a la patología que trata, requería la independencia del módulo.

Memoria descriptiva

Un concepto, un color y un material

El encargo está motivado por la necesidad de ampliar el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen, en Zaragoza. En la primera fase hay un nuevo centro de apoyo para jóvenes con problemas de conducta, y actualmente comparte instalaciones con la sección geriátrica y, por la naturaleza de su tratamiento y patología, era necesario independizarse. En una segunda fase se construirá el “Módulo de Talleres Ocupacionales”.

Programa

Tiene 10 habitaciones individuales y 8 habitaciones dobles, con baños. Las zonas comunes del interior son dos salas de estar y el comedor. El programa se completa con, sala de recepción, dos oficinas, lavandería, oficina, sala de control de baños, almacén y lavadero.

Geometría

La planta es rectangular, con unas dimensiones de 15,5 x 65 m. La fachada no tiene voladizos, pero refleja el vaciado del volumen del edificio en dirección norte, creando un patio para captar la luz del sol y permitir que los pacientes controlados permanezcan allí en verano. La cubierta, en su mayor parte, en forma de diente de sierra, con pendientes variables -muy pronunciadas en algunos puntos- refleja, desde el exterior, el grado de actividad mental interna en relación con el tipo de habitaciones que ocupan: la zona de descanso o de dormir con una pendiente del 60%, las zonas comunes o de máxima actividad tienen un pico destacado del 240%. El tratamiento de los espacios ocupados por el personal médico y los cuidadores se ha tratado con techos planos.

Material/color

La fachada y el techo están cubiertos con una lámina de zinc roja. Históricamente, estos centros, conocidos como asilos, eran irreconocibles y estaban ocultos por la sociedad. Pero Hospital, “hospitare” en latín, significa “recibir como huésped” y junto con los valores de la Congregación y su fundador, “Hospitalidad entre personas que sufren de deficiencia mental” e “integrar a los pacientes en la sociedad en la medida de lo posible” donde los principales objetivos… El color rojo es un símbolo que los hace visibles… que nos roba el prejuicio… que enfatiza el trabajo social… ¡nos hace más sexy! El material… la forma de toda esta “escena” tenía que ser modelada noblemente!

José Javier Gallardo 

Fotografía: ©Jesús Granada

TECNNE  |  Arquitectura y contextos


 

Comment here