Archivo

Superstudio, Ciudad de producción continua


La settima città: Città nastro a produzione continua

La ciudad camina; serpentea como una majestuosa serpiente a través de territorios siempre cambiantes, recorriendo sus ocho millones de habitantes a través de llanuras, valles y colinas, desde las montañas hasta las orillas de los mares, generación tras generación.

La cabecera de la ciudad es la Gran Fábrica de 6 km de ancho y 440 metros, como la ciudad que produce continuamente, 400 metros de espesor y 91 metros de altura en el centro. La Gran Fábrica explota la tierra y el subsuelo sobre el que se mueve y de él obtiene maravillosamente todo lo necesario para la construcción de la ciudad; la Gran Fábrica devora fragmentos de naturaleza inútil y minerales sin forma de su frente y emite secciones de la ciudad completamente formadas y listas para ser utilizadas desde su cara posterior.  La Gran Fábrica avanza a una velocidad de 37 cm/h.

El urbanismo se caracteriza por un tablero de ajedrez de calles perpendiculares y paralelas a la Gran Fábrica; las calles separan plazas aisladas de 239 metros de lado y tienen 27 metros de ancho. Las calles perpendiculares se numeran progresivamente a partir del eje central de la ciudad añadiendo al número las iniciales D o S según estén a la derecha o a la izquierda del eje que mira a la Gran Fábrica; en cambio, las calles paralelas se nombran con el nombre del mes y del año de su producción; De hecho, la Gran Fábrica produce una serie de bloques (incluyendo segmentos de carretera perpendiculares interpuestos entre ellos) en 27 días y la carretera paralela adyacente en 3 días; puesto que la producción de la carretera está totalmente automatizada, en estos tres días la Gran Fábrica está cerrada. Este intervalo festivo en la incesante laboriosidad de la ciudad se denomina fin de mes o fiesta callejera familiar.

La principal aspiración de cada ciudadano es mudarse cada vez más a menudo a una casa nueva porque las casas producidas se renuevan constantemente y están equipadas con las comodidades cada vez más mejoradas que la Junta Directiva de la ciudad inventa para la alegría de los ciudadanos.

Piense en el hecho de que los ancianos de la ciudad, las Grandes Familias, cuyos ingresos lo permiten, se mudan mensualmente a sus casas recién construidas al ritmo de la producción de la Gran Fábrica. Los otros ciudadanos intentan hacer lo que pueden y sólo los más perezosos y perezosos esperan hasta el cuarto año para cambiar de casa.

Afortunadamente, de hecho, no es posible vivir en una casa durante más de cuatro años después de su construcción; después de este período, de hecho, los objetos, accesorios y estructuras de los propios edificios se rompen, se vuelven inutilizables y pronto se produce el colapso. Sólo la basura de la sociedad, los individuos locos o manchados, todavía se atreven a vagar entre las ruinas, los escombros y la basura que la ciudad deja atrás, luchando con los ratones y otros parásitos.

Precisamente para evitar que los ciudadanos se vean reducidos a unas condiciones tan deplorables, se les inculca desde una edad temprana el concepto de que la mayor aspiración de todos debe ser siempre un nuevo hogar, por lo que los periódicos, la televisión y todos los demás medios de comunicación anuncian constantemente las maravillosas nuevas características de los nuevos hogares, las innovaciones técnicas y los nuevos servicios. ¿Qué puede ser más bonito y más tranquilizador que el espectáculo de las familias que suben diariamente por las calles perpendiculares en los minibuses amarillos, puestos a disposición por la Junta Directiva, en dirección a la Gran Fábrica, hasta sus nuevos hogares? ¿Qué podría ser más estimulante que la continua competencia entre todos los ciudadanos para vivir en paralelo con la fecha más reciente? ¿Qué día es más feliz que el día del traslado a la nueva casa cuando su director le concede un día de vacaciones extraordinario y le felicita? ¿Qué momento es más hermoso que cuando entras en la nueva casa y descubres tus cosas nuevas, nuevos equipos, ropa nueva y todo lo que te ha sido preparado por la Gran Fábrica?

Admire la ciudad desde arriba, con su gran cabeza negra empapada en el humo de miles de chimeneas, con su cuerpo ordenado de ocho millas, con la cresta grandiosa de sus rascacielos flanqueados por grandes edificios municipales en el centro y con las extensiones de villas con jardines hacia los bordes; con su interminable tren de escombros que atestiguan el camino recorrido.

Mire la ciudad perfecta que, autónoma en todas sus necesidades, produce productos para la exportación en sus Pequeñas Fábricas, más que cualquier otra ciudad. Mira las largas teorías de los vehículos vacíos que llegan y parten cargados de ella para la mayor prosperidad de nuestro gran país y para las cada vez mejores fortunas de nuestros queridos accionistas.

©Superstudio