Archivo

Superstudio, Ciudad de las semiesferas


La quinta città: La città delle semisfere

Ese deslumbrante plano de cristal entre los bosques y las verdes colinas es la ciudad. El plano es un cuadrado de 183 etapas de lado, pero acercándose se dan cuenta que está formado por las hojas de cubierta de 10.044.900 sarcófagos de material cristalino largo 1 ala, 1/3 ala ancha y profunda 1/3 ala. Las paredes de separación entre los sarcófagos también están hechas de material transparente; la parte inferior, en cambio, está hecha de material blanco y brillante.

Dentro de cada sarcófago hay un individuo inmóvil, con los ojos cerrados. Respira el aire acondicionado que se renueva continuamente en el sarcófago y se alimenta directamente de la sangre, de hecho, su sistema sanguíneo está conectado con dispositivos purificadores y regeneradores que con la eliminación de toxinas y con dosis adecuadas de hormonas bloquean el envejecimiento.

Una serie de electrodos aplicados al cráneo controlan un dispositivo sensorial externo de forma hemisférica con un diámetro de 1/6 de borde; este hemisferio de metal plateado es capaz de moverse y estacionarse en el aire y en el suelo gracias a un sistema de propulsión que no emite ni gas ni ruido y que tiene autonomía ilimitada; se podría pensar que los cientos de miles de esferas que continuamente pululan o están suspendidas sobre la ciudad o sus alrededores son movidas por la telequinesia.

En la parte plana los hemisferios contienen los órganos sensoriales, la vista, el oído, el gusto, el olfato, el tacto; las sensaciones que recogen se transmiten directamente al cerebro del individuo que controla el hemisferio. A veces se pueden observar hemisferios que descansan en el sarcófago de su maestro justo en la cabeza, esta es la posición de `meditación profunda’; otras veces, especialmente en días soleados, se pueden observar varios hemisferios unidos de dos en dos para la parte plana, esta es la posición del `amor sublime’; estas uniones espirituales naturalmente no tienen el poder de crear vida, pero esto no es necesario en un lugar donde la muerte nunca pasa.

©Superstudio

Superstudio, ciudad de la semiesfera, tecnne