Archivo

Superstudio, Ciudad 2000 t.


La prima città: Città 2000 t.

Sobre praderas verdes, colinas soleadas, montañas salvajes, la ciudad se extiende igual y perfectamente; delgadas y muy altas láminas de edificios continuos que se cruzan entre sí en mallas estrictamente cuadradas de 3999 metros. 

Los edificios, o, mejor dicho, el único edificio ininterrumpido, están formados por celdas cúbicas de 2,25 metros de lado, dispuestas una encima de otra en un solo orden, hasta una altura de 1333 metros sobre el nivel del mar, de modo que la altura relativa del edificio varía en función de la altitud del terreno sobre el que se asienta.

Por lo tanto, cada célula tiene dos paredes opuestas que bordean el exterior; las paredes de cada célula son de material opaco pero permeable al aire, rígidas pero blandas. La pared que mira hacia el norte (o si está bordeando el exterior, la que mira hacia el oeste) es capaz de emitir imágenes tridimensionales, sonidos y olores.

La pared opuesta está ocupada por un asiento que se adhiere perfectamente a cualquier cuerpo humano hasta que queda completamente envuelto; en este asiento se incorporan dispositivos capaces de satisfacer las necesidades fisiológicas (alimenticias, excretoras y sexuales). La sustancia membranosa que constituye este aparato, cuando no está en uso, se retira junto con sus accesorios, reconstituyendo la pared.

Superstudio Ciudad 2000t

El suelo es un simulador de la materia y puede reproducir en todos sus parámetros sensoriales un gran número de materia viva. Sin embargo, el techo es la parte esencial de la célula; consiste en una sola pantalla que recibe impulsos cerebrales.

Cada célula alberga a un individuo cuyos impulsos cerebrales son captados continuamente por el panel y retransmitidos al único analizador electrónico cuyo complejo equipamiento se recoge en la parte superior del edificio bajo una bóveda semicilíndrica continua; el analizador selecciona, compara y promedia los deseos de la programación individual momento a momento la vida de toda la ciudad a través de la pared emisora, el suelo de simulación y las acciones de la pared equipada, de forma que todos los ciudadanos están siempre en las mismas condiciones de igualdad.

La muerte ya no existe aquí. A veces alguien se ve envuelto en pensamientos absurdos de rebelión contra la vida perfecta y eterna que se le concede. La primera vez que el analizador ignora el crimen, pero si se repite, la ciudad decide negar el espacio vital al que se muestra tan indigno.

El panel del techo se baja con una fuerza de dos mil toneladas hasta que se une al suelo.

Es en este momento cuando se determina la vida en la maravillosa economía de la ciudad.

El panel vuelve a su posición original y al mismo tiempo todos los individuos que ocupan células cuya distancia es de 999 metros de la célula vacía dan un óvulo o un grupo de espermatozoides que son transportados a través de canales especiales en una loca carrera hasta el asiento vacío; aquí se fertiliza un óvulo y el asiento se transforma en un útero protegiendo durante nueve meses, hasta el amanecer de su feliz destino, el nuevo hijo de la ciudad.

©Superstudio

Superstudio ciudad 2000t