Vacaciones permanentes

Por Santiago

mayo de 2012

Pizza, Birra, Faso – Bruno Stagnaro, Israel Adrián Caetano (1998)

Por Santiago Gardinetti

¿Por qué retroceder? ¿Por qué explorar el pasado? Dicen los que creen saber que estudiar lo que ya fue nos permite entender lo que es y proyectar lo que será. Puede que todos estos Qué nos sean útiles y nos ayuden con una comprensión del panorama actual, puede que alcance solo ver una película que en realidad no tiene fecha de caducidad. Entre el ejercicio revisionista y la necesidad de llenarme los ojos de virtuosismo, busco un complemento a la efervescencia de “El último Elvis” y lo hago nota.

Pizza birra faso es historia y manifiesto. El viejo y querido Nuevo Cine Argentino, donde los personajes tienen vida, hablan y se mueven, se vinculan y se extinguen.
Hay un mundo que flota ahí, entre el real y el imaginario para referenciar, recuperar u omitir a los restantes configurando una forma particular. Entre construcción social y parcialización subjetiva total, se erige un edificio firme que desarrolla un relato-complemento o reconstrucción nacional de Bande a part, Stranger than Paradise, o alguna otra que se le ocurra a usted.

Quedarnos con la idea de los adolescentes marginales que tratan de sobrevivir en una sociedad asfixiante, me resulta un análisis pasado por agua.  Está eso, no hay dudas, pero también hay más, sobre todo para los que comprendemos que nuestro país no termina en la Ciudad de Buenos Aires.
Stagnaro y Caetano construyen desde los créditos ese mundo-que-agobia llenándonos la cara de dedos. Cámara en movimiento, planos cortos, música extradiegética, policías, ciudad, gente, micros, radios, y un hombre que conceptualiza “Hay que luchar para vencer, hay que luchar para obtener la victoria”.  Ahí es cuando la película deja de ser solo una película para ser manifiesto. El concepto queda latente, y en esa resonancia uno ya lo entiende todo. Los realizadores se embarcan en un relato de lucha que después de los créditos parece estabilizarse, pero no. Comienza a contarse una historia que no necesita una explotación de movimientos de cámara, una exacerbación sonora o recurrencias lingüísticas, porque en cada plano hay un flujo interno que nos atrae, succiona y expulsa. La crisis, el amor, los códigos, las necesidades, todo se abre lento como una flor y se despliega en la pantalla para componer este universo particular.

El cordobés y los demás no son solo pibes que no saben otra cosa que hacer más que robar. Hay en sus acciones y comentarios críticos, un desprecio fuerte por el sistema. Se mofan del falo que se erige en el centro de la ciudad (si, similar al que está en Washington), tratan de independizarse de esos giles-que-se-quedan-con-la-guita-del-laburo, desprecian al que creció y se olvidó del barrio, y hasta se sinceran con “la vieja”. Cada situación una metáfora, cada metáfora un espejo de la realidad. El aguante en el hospital, en el tiroteo, en el escape final, el dinero para Sandra y el hijo, la idea de no volver, carga a los personajes de un romanticismo que no parece propio de ese mismo universo.

En cada construcción hay precisión. Cada imagen dice, cada sonido cuenta. Los diálogos no son azarosos, las situaciones no son reversibles. La mano no vuelve la hoja y nosotros avanzamos en esa evolución. Ellos se complejizan, sus vidas se complejizan y los demás están ahí mediocontemplando todo.

En el final hay otra referencia que profundiza la conceptualización. Copia/revalorización de Permanent Vacation (primera película de Jarmusch en la que Allie vaga buscando encontrarse a si mismo y en sus andadas se encuentra con otros pares que se sienten como él, vacíos),  Sandra se va, se aleja de esa asfixia dejando todo atrás, con la mirada en el río.
Queda a conciencia del espectador reformular su análisis o el mío.

Para terminar, cierro con una descarga. Buscando referencias de la película encontré que un tal Patricio escribió en IMDB, en 1999 que “el film ilustra una realidad que la mayoría de los países sudamericanos está viviendo” y yo digo: ¡qué pobre lo tuyo hermano!

 

Trailer

Síntesis argumental

El Cordobés vive con sus tres amigos, Frula, Megabom y Pablo en la misma casa, una casa tomada. Y con su pareja que está embarazada: Sandra. Esta banda de adolescentes marginales, formada casi al azar, pululan por Buenos Aires viviendo de lo único que saben hacer: robar. Sin embargo, la vida en la gran ciudad no es fácil, y ellos lo viven en carne propia: aún en el ámbito delictivo, siempre dependen de alguna otra persona, siempre hay algún “Trompa” que los emplea y les quita la mayor parte del motín, de manera que no obtienen gran cosa.

“Mientras alcance para las birras…”, parece ser la filosofía del Cordobés y de los suyos.

Dentro de estas pautas nos centramos en la relación del Cordobés y Sandra. Una relación condicionada por un amor en un entorno poco propicio. Por una razón social y económica que no les favorece. Así están las cosas. Un día Sandra, acaso la más madura del grupo, empieza a pedirle más responsabilidad en su actos al Cordobés: la llegada del futuro hijo requiere otra forma de vida. Y el Cordobés se encuentra ante la disyuntiva: ya no se trata sólo de pizzas y birras. La situación de este hijo que llega requiere buscar otras salidas. Así, a pesar de los reclamos de Sandra de buscar un trabajo decente, el Cordobés reacciona hacia lo único que sabe saber: induce al grupo a buscar independencia en su oficio. Dicen que no a su patrón, un tachero de baja calaña que hace robar a sus pasajeros, y deciden organizar ellos mismos sus asaltos. Pero esto no es fácil. Independizarse no es fácil. Un robo frustrado le hace recapacitar mas y sabe que las pequeñas soluciones nunca llevan a nada. Quiere un futuro para su hijo. Quiere reconquistar a Sandra, que ante las reiteradas irresponsabilidades del Cordobés lo dejó y volvió adonde nunca hubiera querido volver: la casa del Padre. Quiere ser alguien. Casi como al azar, esa misma noche del robo de mala muerte van a parar a la puerta de una bailanta. Una de las mas grandes de Buenos Aires. Una de las que recauda más. Ahí esta el gran Robo. Ahí esta su pasaporte a una nueva vida, una nueva vida para su hijo. Entonces el Cordobés no puede esperar. Es la oportunidad de reconquistar a Sandra y llevar una vida normal, lejos de acá, en el Uruguay, con la familia de Sandra, a la que ella quiere mucho. Una familia como la que él no tiene o no recuerda. Esa noche esta todo planeado. Repartija al toque y Sandra esperándolo en el Ferry, con los dos pasajes en mano, comprados con los últimos pesos de algún robo menor. Esa noche es la noche. Pero las cosas tienden a complicarse. Queda en evidencia que no son ladrones profesionales y que lo planeado es mínimo. El robo se concreta, pero a un costo altísimo. El Cordobés herido de muerte ve como sus amigos caen, o son atrapados por la policía. Pero la bolsa con toda la plata todavía esta en su poder. Con la ayuda de Pablo logrará llegar donde su amada. Llega allí donde ella lo espera. Consigue darle la bolsa y subirla al barco. El no puede ir. El tiene que hacerse cargo de sus actos, tiene que quedarse junto a Pablo, que se está tiroteando con la policía no demasiado lejos de allí. Sandra, que ignora todo lo sucedido, tampoco quiere dejarlo. Hay una promesa incumplida de no delinquir más de por medio.

“Pizza, Birra, Faso” es la historia de este amor, un amor impedido por el entorno.

Es la historia de estos personajes, totalmente amorales, productos de su entorno, que cumplen con su destino hasta el final. Pero es también una historia de lealtades llevadas hasta las últimas consecuencias: de la lealtad del Cordobés hacia Sandra, la lealtad entre este grupo de muchachos.

Actores Principales

Cordobés…………………………. HECTOR ANGLADA

Pablo………………………………. JORGE SESAN

Sandra…………………………….. PAMELA JORDAN

Frula………………………………… WALTER DIAZ

Megabom………………………… ALEJANDRO POUS

Rubén………………………………. ADRIAN YOSPE

Trompa…………………………….. DANIEL DIBIASE

Vieja………………………………… ELENA CANEPA

Pasajero………………………….. TONY LESTINGI

Rengo………………………………. RUBEN RODRIGUEZ

Taxista……………………………… MARTIN ADJEMIAN

 

Vía Página oficial

Escrito en: Audiovisuales
Autor: Santiago
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Los artículos de TECNNE se encuentran bajo la licencia Creative Comons | The articles of TECNNE are found under license Creative Comons