Hábitat natural

Sobre la aerotermia y el habitat natural

Por Marcelo Gardinetti

Fotografía: ©Koji Fujii/Nacása & Partners.

marzo de 2019

La casa se propone una concluyente integración al suelo, a partir de un diseño que se conjuga en la naturaleza. Medio ambiente y arquitectura crean una conexión intensa, propiciando una relación natural entre la arquitectura y el paisaje.

La casa se desarrolla como un suelo residencial sobre la terraza de una colina de montaña, donde la idea sustentable siempre está presente, no sólo por el uso de materiales renovables, sino que por sus características y el lugar de emplazamiento, donde un equipamiento tipo Ecoforest permite climatizar todo el espacio construido.

La casa trata de aprovechar el entorno como algo incorporado a la vida cotidiana. El proyecto fomenta una nueva forma de arquitectura que se asiste en la condición del sitio, y amalgama el hábitat natural con la arquitectura de modo que puedan coexistir al mismo tiempo sin contraponerse. Esta postura pretende establecer una arquitectura que forma parte del paisaje.

Del mismo modo, posibilita el uso de bombas de calor, que permite alcanzar una buena climatización con el empleo de la energía del aire. Un sistema renovable y ecológico con ventajas y beneficios superiores a los sistemas tradicionales, ya que la aerotermia consigue energía del aire exterior y no afecta el medio ambiente.

Esta manera de concebir la casa admite una forma de vida completamente integrada con el ambiente exterior. Su diseño amplía en el interior de la vivienda el terreno natural pedregoso de la montaña al incorporarlo a la superficie cubierta de la vivienda. La excavación propuesta se asienta a lo largo de la pendiente, formando un foso donde se inserta la vivienda, que a la vez establece terrazas de expansión enlazadas a un núcleo de hormigón cilíndrico que se dispone en el centro del espacio.

En el diseño se buscó integrar el espacio como una conjunción de elementos del entorno con pisos y paredes para lograr un efecto natural en la constitución de la arquitectura. A nivel del suelo algunos espacios están conectados entre sí por túneles subterraneos, que se conectan entre sí, mediante pequeñas entradas horadadas en el suelo. Por encima de este entramado, la caja que cubre la superficie del terreno natural, flota por encima cobijando el espacio, compuesta como un nido de ramas y hojas caídas.

 En esta composición, los elementos arquitectónicos se convierten en elementos esenciales que vinculan la arquitectura y el entorno como una secuencia que resulta natural en el ambiente. La caja flotante es soportada por una gran cantidad de columnas que por su esbeltez semejan ramas, promoviendo un espacio único. Así, el diseño trata de aprovechar las características del entorno como un elemento que no ofrece divisiones entre ambos lugares, sino una secuencia entre la casa, el bosque y la tierra

 

En síntesis, la casa se erige en la planitud de un suelo pedregosos en lo alto de una colina, haciendo uso de una estrategia de diseño que concede al espacio interior de la vivienda la máxima presencia del sitio, sin que sus características formales y los materiales empleados promuevan una discrepancia con las características del ambiente. La fusión entre la arquitectura y la naturaleza se establece como una simbiosis que se alcanza de un modo franco y novedoso.

©TECNNE

Pit House, UID Architects

Fotografías: ©Koji Fujii/Nacása & Partners.