Arquitectura de interiores

Reciclaje y creatividad

Por Marcelo Gardinetti

Fotografía: Portada: ©nakanimamasakhlisi

abril de 2019

La cualidad visual, corpórea y táctil de los elementos que disponen el espacio interior, cuando actúan de manera mancomunada con la idea de arquitectura, profundizan el valor cualitativo de todo edificio.

Desde el punto de vista del diseño interior, la interpenetración que se alcanza a través de la secuencialidad de los elementos componentes del diseño, adquiere un rol importante para garantizar la sucesión de espacios y dotar de fluidez el transito. Algunos de los estudios que abordan el diseño de interiores en Panamá hacen hincapié en esta característica, mediante el uso de materiales que permiten transiciones fluidas y secuenciales

En el museo de la biodiversidad de Panamá, el espacio interior se resuelve mediante elementos disgregados bajo varias estructuras metálicas etéreas y solidarias que constituyen la base de sostén de los planos de colores desordenados que forman parte de la cubierta.

Panamá estaba constituido por un grupo de islas que hace tres millones de años se unieron producto de los procesos volcánicos para establecer la geografía actual. El museo de la biodiversidad representa este proceso.

El interior del museo se ordena a partir de un espacio central, un patio cubierto de planta cuadrada que adquiere carácter de plaza pública y vincula espacialmente los dos niveles. Cuatro columnas de hormigón en los vértices del cuadrado establecen la jerarquía de la plaza por sobre el resto de las salas.

El visitante inicia el paseo por el interior del museo en el patio central. El diseño de este espacio de intercambio se constituye en una de las de las pocas formas geométricas definidas. Sobre su extensión se distribuyen 16 columnas que muestran las relaciones entre la actividad humana y los escenarios naturales de Panamá. Hacia ese espacio confluyen de manera radial ocho galerías que se organizan en acuerdo con el contenido que alojan, aunque en algunos casos el diseño interior adquiere deliberadamente un carácter caótico.

En un mismo sentido, las profundas remodelaciones realizadas en un edificio construido después de la Segunda Guerra Mundial muestran como rasgos distintivos patrones de esas características, donde el piso estructurado bajo un patrón de piedras naturales se entrelaza con otras de color rojo intenso, con detalles en negro, blanco y gris, que permiten resaltar las cualidades tonales de la combinación.

Esas características que subyugan el espacio interior, no solo se observan en el solado; también en muros y columnas se repite la estrategia en una versión monocromática, de manera que las columnas ubicadas a ambos lados del mostrador adquieren un rol activo en el diseño interior

En la mediateca de Sendai, un aspecto destacado es la participación de diseñadores diferentes para el equipamiento de cada piso del edificio. Esta circunstancia afirma el carácter variado y cambiante de un programa flexible y dinámico.

El edificio se concibe siguiendo un proceso deductivo en el que emergen conceptos propios sobre la fluidez y la transparencia. La escasa presencia física del vidrio diluye los límites de la mediateca. Así, el edificio alcanza un orden arborescente imbuido mediante el sistema de tubos que concede al edificio una imagen atípica, conformando un espacio interior límpido y luminoso.

El criterio adoptado en la resolución estructural, sumado a la permeabilidad visual y la fluidez alcanzada en el espacio interior, afirma el carácter dinámico y diverso como cualidades univocas del espacio interior.

©TECNNE

Fotografías:

Portada: Municipalidad de Lazika, Architects of Invention : ©©nakanimamasakhlisi

Galería 1: Ministerio de trabajo y política social de Varsovia, FAAB Architektura: © ©Bartłomiej Senkowski

Galería 2: Museo de la Biodiversidad de Panamá, Frank Gehry: © Fernando Alda

Galería 3: Mediateca de Sendai, Toyo Ito: ©Toyo Ito